Venezuela: Crecimiento Económico Contra Viento y Marea

Escrito por Irán Aguilera

A pesar de que El Banco Mundial (BM) en abril rebajó la proyección del crecimiento económico para Latinoamérica y el Caribe para este año, de 2,6% a 2,3%, ante la incertidumbre que continúa debido a la pandemia del coronavirus, la alta inflación y la guerra en Ucrania, nuestra Venezuela bolivariana y chavista, agredida cruelmente por el imperialismo estadounidense, bloqueada de forma asfixiante, sigue transitando con éxito por la senda del crecimiento que retomara desde julio del 2021. El Banco Central de Venezuela (BCV), acaba de anunciar que la economía del país ha crecido dos dígitos durante el último año.

Según las cifras del ente emisor la actividad económica en nuestro país creció 14,65 % y 19,07 % en el tercer y cuarto trimestre de 2021, respectivamente, mientras que la mejora en los primeros tres meses de 2022 fue de 17,04 % y entre abril y junio se estima en un 18,7 %.

Recordemos que para este 2022 la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), ha proyectado un crecimiento económico para Venezuela entre el 5 y 10 por ciento, que pudiera ser el más alto de la región, el BM prevé para Brasil un crecimiento del 0.7%; Argentina, el 3.6%; Colombia, el 4.4%; Perú, el 3.4%; Ecuador, el 4.3%; Chile, el 1.9%; Bolivia, el 3.9%; Uruguay, el 3.3%, y Paraguay, el 1.5%, 2.1%; Costa Rica, el 3.4%; República Dominicana, el 5%; Guatemala, el 3.4%; Honduras, el 3.1%; Nicaragua, el 2.9% y El Salvador, el 2.9% .

Y esto ocurre en un escenario que se proyecta muy sombrío según las proyecciones del BM, debido a que el crecimiento de Latinoamérica y el Caribe se pudiera situar entre los más bajos del mundo, incluso por debajo del África subsahariana, el  BM vaticina que un crecimiento así no sería suficiente para aliviar los niveles de pobreza acumulados en la región, y reconoce dramáticamente –de forma hipócrita porque no se autocritica como uno de los responsables de esa situación– de que se trata de un “problema estructural” más allá de las dificultades causadas por la pandemia, y que estamos ante un retroceso como antes de 2020, con un repunte muy elevado del porcentaje de empleo informal y de altos índices de pobreza.

Es en ese contexto. el gobierno del Presidente Nicolás Maduro viene haciendo un gran esfuerzo –por supuesto que muy serio, con mucho cuidado, para evitar los amargos retrocesos– por lograr elevar el nivel de vida de la mayoría de la población, y lo viene logrando de manera sostenida y segura, aunque consciente de lo mucho que falta para llegar a los niveles deseados, pero  sin duda se ha avanzado bastante.

Para la lógica de esta estrategia el crecimiento económico debe atemperar las previsibles tensiones producidas en la distribución de la renta, ya que facilita las posibilidades de permitir un crecimiento sostenido de todos los tipos de renta, aunque no se modifique sustancialmente el reparto inicial, cuestión conveniente para el cómo se está afrontando la actual coyuntura –no está demás volver a recordar que esta coyuntura la determina la brutal agresión imperial, cuya punta de lanza es el criminal bloqueo– en la cual se echan las bases para objetivos superiores que la Revolución tiene planteados, convencidos de que se debe avanzar sobre bases sólidas que se deben construir.

Si lo anterior es lo que determina la presente coyuntura entonces los cosas deben seguir haciéndose con la coherencia como las viene haciendo el Gobierno Bolivariano.  Se debe continuar  desechando las ilusiones del inmediatismos, evitar los atajos de y las aventuras que pudieran sonar agradable a los oídos de los incautos, como aquellas de las que echan mano algunos sectores demagógicos y oportunistas, tanto de la derecha como de sus aliados de cierta izquierda trasnochada.

Estamos en la vía de lograr consolidar una tendencia del crecimiento económico, de manera que se pueda mantener en el tiempo, dando lugar a incrementos importantes en el nivel de producción de bienes y servicios, en un proceso de reconstrucción sostenido del aparato económico devastado por la agresión imperial, ya de esto tenemos los primeros resultados satisfactorios, las cifras del BCV así lo demuestran.

31/08/22.

Deja tus comentarios