¿Qué Pasaría si los «Dos Estados Unidos» Se Separaran de Forma Definitiva?

Escrito por JACOBIN

Por Houman Barekat

El futuro de una ilusión

La gran cantidad de libros sobre la polarización de la política estadounidense han tendido, en general, a estar orientados a la solución, diagnosticando el mal para vender la cura: la mayoría de las veces, la receta es una fuerte dosis de centrismo intelectual, emitida en una retórica insípida de unidad y valores compartidos. Pero, ¿y si las crisis de los últimos años no fueran solo un parpadeo, sino la primera etapa de un cisma terminal? ¿Y si los problemas políticos a los que se enfrenta hoy Estados Unidos son, de hecho, objetivamente irresolubles? ¿Es inevitable la desintegración de los Estados Unidos, tal y como la hemos conocido hasta ahora? Estas son las preguntas que plantea el periodista canadiense Stephen Marche en su provocador libro titulado The Next Civil War.

Marche cree que Estados Unidos está entrando en «un periodo de inestabilidad radical» caracterizado por «el hiperpartidismo, la bifurcación del país en azul y rojo, el violento odio al gobierno federal, la insostenibilidad económica, las incipientes crisis en el suministro de alimentos y la seguridad medioambiental urbana, el ascenso de las milicias patriotas antigubernamentales de extrema derecha». El problema no es solo que el consenso mayoritario se esté desmoronando, sino también que las instituciones existentes en el país están mal equipadas para resolver los antagonismos y contradicciones que acribillan al cuerpo político. La Suprema Corte, escribe Marche, es «una colección de partidistas, como cualquier otra rama del gobierno estadounidense»; el colegio electoral es un anacronismo grotesco, como resultado del cual «el sistema federal ya no representa la voluntad del pueblo estadounidense»; el «sentimentalismo delirante» con el que los estadounidenses de todos los colores políticos sacralizan la Constitución de EE.UU., 240 años después de su redacción, hace que una reforma significativa sea increíblemente difícil. En resumen: «el país ya no tiene sentido».

 

El principal beneficiario de esta crisis es la extrema derecha, que comprende un «buffet de sensibilidades» que abarca «el poder blanco, la identidad cristiana, la inviolabilidad de la Segunda Enmienda, el odio a los impuestos, la creencia en la ilegitimidad del gobierno federal». Lo que une a grupos como el movimiento Boogaloo, QAnon, el KKK y los aproximadamente 300 000 autodenominados «ciudadanos soberanos» que se niegan a declarar sus impuestos cada año es que su supuesto amor a su país se manifiesta como un odio extremo a su gobierno. La llamada doctrina de la interposición, no reconocida en la legislación estadounidense, pero que es un artículo de fe entre los incondicionales del gobierno, permite a los gobernadores estatales rechazar la autoridad del gobierno federal en determinadas circunstancias si creen que está actuando de forma inconstitucional. Marche especula que el incidente desencadenante de un levantamiento separatista de la extrema derecha podría ser algo tan banal como una disputa sobre infraestructuras: el gobierno federal intenta cerrar un puente en mal estado para arreglarlo, y un sheriff local se lo impide; la situación escala a partir de ahí.

Cuando Marche escribe que «la izquierda (…) constituye la mayoría del país, y tiene (…) 70% del PIB nacional», «la izquierda» denota el lado liberal y progubernamental en sentido amplio: el conflicto que imagina aquí no es tanto la derecha contra la izquierda como la extrema derecha contra todos los demás. En un país con 400 millones de armas en circulación, podría ser muy sangriento. Como sabemos por la larga historia de ocupaciones estadounidenses fallidas, la abrumadora fuerza militar del gobierno no sería garantía de éxito político a largo plazo: «la cuestión (…) no es necesariamente si los Estados Unidos sobrevivirían, sino si serían reconocibles después».

The Next Civil War es una obra híbrida que mezcla el ensayo, el reportaje y la escritura creativa. Marche asiste a una cumbre de preparadores y supervivientes en Ohio y a una feria de armas en Oklahoma; entrevista a expertos en extremismo, a pensadores del cambio climático, a generales retirados, a un activista de alto nivel de Black Lives Matter, al director general de un museo de la Guerra Civil y a activistas separatistas de Texas y California. Este extenso trabajo de selección de cerebros se intercala con fragmentos de ficción especulativa que nos ayudan a imaginar cómo podrían desarrollarse los acontecimientos: uno de ellos implica a un general del Ejército que se enfrenta a un levantamiento antigubernamental; otro se refiere a un joven solitario descontento que se convierte en aspirante a asesino; un tercero trata de dos hermanas cuyas vidas se ven alteradas por la catástrofe climática. Se trata de un formato un poco excéntrico, pero que ofrece una lectura convincente.

Marche sugiere, con cierta ligereza, que la creación de un país escindido sería una especie de victoria, en la medida en que «la Unión, tal y como está, impide que ambas partes se conviertan en el pueblo que quieren ser»: una nueva Confederación «podría recrearse como una nación cristiana, prohibiendo el aborto y el matrimonio homosexual sin más. Podría no permitir ninguna restricción de armamento [mientras que el Norte] podría promulgar políticas significativas en materia de sanidad, reforma policial, control de armas y medio ambiente». Quizás la mayor pregunta sería quién se queda con el nombre.

Todo esto puede parecerle un disparate a algunos lectores. ¿Hay algo de verosimilitud en ello? Es cierto que, en los últimos años, la política estadounidense ha dado la sensación de ser una lucha de suma cero por el alma cultural y política de una nación: «La América azul y la América roja representan dos estilos de vida, el mayoritariamente blanco y rural contra el mayoritariamente multicultural y urbano». Marche señala que la sensación de mentalidad de asedio en ambos bandos se está calcificando en términos geográficos, ya que los estadounidenses eligen vivir y trabajar en los lugares que mejor se adaptan a sus disposiciones culturales y políticas, una tendencia que se correlaciona ampliamente con la identidad étnica. Especialmente tras la reciente anulación del caso Roe vs. Wade, es difícil discutir la afirmación de Marche de que «Estados Unidos se está convirtiendo en dos Américas, Américas que se odian, que no se hablan». Predicar el compromiso, a estas alturas, parece inútil, si no ingenuo.

Sin embargo, Estados Unidos siempre ha estado en una especie de crisis, y se las ha arreglado, durante los últimos 160 años más o menos, para salir adelante. ¿En qué momento se convierte en algo realmente existencial? ¿En qué momento los resentimientos de larga data cristalizan en una conciencia separatista casi nacional? Marche no aclara si los escenarios explorados en este libro constituyen una predicción concreta o un mero experimento mental. En su mayor parte, su tono es de certeza enfática y catastrofista: «El futuro de Estados Unidos implicará una grave sequía, una recesión económica y la erosión de las principales ciudades costeras (…) Ninguna solución política, ni siquiera la más extrema, evitaría lo que he descrito aquí»; «todas las sociedades de la historia de la humanidad con niveles de desigualdad como los actuales de Estados Unidos han caído en la guerra, la revolución o la peste. No hay excepciones».

En su conclusión, sin embargo, hace un intento poco entusiasta de mitigar el pesimismo, instando a Estados Unidos a «recuperar su espíritu revolucionario» y evitar así el desastre: «Sería totalmente posible que Estados Unidos implementara un sistema electoral moderno, restaurara la legitimidad de los tribunales, reformara sus fuerzas policiales, erradicara el terrorismo interno, modificara su código fiscal para abordar la desigualdad, preparara sus ciudades y su agricultura para los efectos del cambio climático, regulara y controlara los mecanismos de la violencia». Es posible, pero, teniendo en cuenta los obstáculos que ha enumerado tan asiduamente, es bastante improbable. Uno se pregunta si hubo una intervención editorial, o si solo se trató de una juiciosa apuesta. En cualquier caso, es difícil ver cómo un sistema político tan paralizado por la disfunción podría promulgar reformas tan radicales.

Marche tiene cosas interesantes que decir sobre las contradicciones en el corazón de la psique de la extrema derecha estadounidense, cuya ideología es simultáneamente ultrapatriótica e implícitamente traicionera. «Todo patriota odia a su país», porque la realidad real siempre está por debajo del ideal romántico. Esta patología está muy arraigada en la sociedad estadounidense y en muchas otras. Forma parte del mobiliario de la vida política. Si «la cuestión para los Estados Unidos (…) es cuán fuerte es la sociedad civil y cuánto puede contener esa sociedad civil la feroz violencia de su política», el pronóstico a medio plazo es la continuidad, a pesar de todo.

Como señala acertadamente Marche, el ataque al edificio del Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021 no fue, a pesar de la comprensible indignación, una verdadera insurrección. La extrema derecha estadounidense es un peligro claro y presente, pero, al menos por el momento, es probable que se conciba mejor como una organización terrorista dispar y no como un gobierno secesionista en espera. No hay ninguna ley de hierro por la que las contradicciones deban resolverse necesariamente de manera oportuna: las cosas pueden ser muy tensas y seguir siéndolo. Es muy posible que los Estados Unidos se desintegren algún día en un futuro lejano, pero de momento seguirán cojeando.

FUENTE JACOBIN REVISTA

Deja tus comentarios