Declaración 2020. Contribución para consolidar la Revolución Bolivariana

Escrito por Brigada CWG-JAC

Brigada Carlos Wilfredo García/José Aquino Carpio (PSUV)

El pueblo venezolano ha declarado “un nuevo conjunto de principios y de verdades”

 El compromiso fundamental de la Brigada Carlos Wilfredo García/José Aquino Carpio (PSUV) es luchar por la unidad del chavismo y de las fuerzas revolucionarias: la victoria estratégica contra las fuerzas imperialistas y capitalistas exige de la militancia unida y articulada  por una diversidad de contenidos programáticos que sean expresiones de las contradicciones y antagonismos sociales que resultan de la fase terminal del capitalismo,  del tránsito geopolítico, y particularmente del desempeño de la Revolución Bolivariana.

En sentido estricto, están agotados los análisis políticos que separan lo nacional de lo internacional: las coyunturas  y momentos políticos de los   Estado nación y de las relaciones interestatales están estrechamente interrelacionadas con  la geopolítica mundial y la geopolítica regional. En ese sentido, la cuestión ya no es “cuando veas la barba de tu vecino arder”, sino que todas las barbas arden conjuntamente, y esa visión no niega la particularidad ni la vigencia del Estado nación, y menos avanzar en procesos de  transición socialista.

Toda estrategia para la transformación revolucionaria exige no borrar de la pizarra los dos elementos claves de la presente  coyuntura mundial. En términos de líneas gruesas:

La aceptación o negación de la crisis económica estructural del capitalismo, de la prolongada recesión de la economía mundo capitalista (desde mediados de la década de 1970), dan lugar a dos  políticas.

Asimismo, la aceptación o negación del tránsito geopolítico que desarticula el Orden Mundial post Segunda Guerra Mundial y la institucionalidad de Bretton Woods, dan lugar a dos visiones geopolíticas.

Si admitimos la  crisis económica estructural del capitalismo y el tránsito geopolítico que desplaza el sistema mundo jerarquizado y polarizado por un orden basado en las relaciones interestatales simétricas y en la paz, tendremos una estrategia coherente con las coordenadas de la nueva época en curso,  con las contradicciones y antagonismos fundamentales de esa bifurcación:  humanidad-imperio, Estado nación-imperio, trabajo-capital,  el cambio climático y la naturaleza feminista de los combates populares.

Esa perspectiva requiere de análisis rigurosos de coyunturas y momentos políticos enfocados en la correlación de fuerza de diverso orden y escala, que no separen abstracta y artificialmente las dimensiones más visibles de la misma (mundial, regional,  nacional y locales). Estamos persuadidos de que la unidad del chavismo, depende de nuestra capacidad como pueblo de calar nuestras fuerzas y las del  campo imperialista-capitalista,  y de   desarrollar nuestras mejores estrategias, para así decidir el punto socialista de no retorno, de la Revolución Bolivariana.

En ese compromiso,  no debe sorprendernos  que se profundice  la recesión  económica mundial (la crisis del G7, particularmente)  y agudicen las contradicciones inter imperialistas y de clases, en un contexto mundial que tiene como eje emblemático las luchas de resistencia, de Venezuela, Latinoamérica y el Oriente Medio.

Entonces, para quienes militamos en la Brigada, nuestra  lealtad al legado de Chávez, nuestro compromiso irreductible con el Presidente Nicolás Maduro y la participación activa en la defensa  integral de la Patria,  significan  una expresión de la conciencia transformadora que activa la participación política del pueblo venezolano, de las mujeres y hombres de a pie y a pedal, puestos en marcha por el amor a la Patria, en cualquier terreno que el imperio emplace el desenlace, con sus estrategias genocidas  de bloqueo económico-financieras y de chantaje militarista

La política de paz y diálogo del Presidente Nicolás Maduro, ha asegurado impedir la consumación de la intervención militar de EEUU,  de los vende patria y  los vividores de siempre. Evitar el desenlace de una guerra civil es  el logro estratégico de Nicolás Maduro,  que ha decidido las condiciones de determinada estabilidad política y las posibilidades de profundizar la Revolución Bolivariana. Claro y raspao, esa victoria no puede ser escamoteada:

En el marco de la ausencia física del Comandante eterno, del declive de la tendencia progresista y antineoliberal de América Latina, y del cerco imperialista, hubo la capacidad de resistir y mantener en pie el proceso de cambio.

Las 7 líneas de acción para el 2020:

  1. Consolidar la paz, fortalecer y expandir la estabilidad política del país,
  2. Defensa de la Patria y la seguridad ciudadana
  3. Crecimiento económico,
  4. Expansión de las Misiones y Grandes Misiones,
  5. Mejora de los servicios públicos,
  6. Desarrollo audaz de la nueva Diplomacia Bolivariana y la nueva geopolítica,
  7. Transformación, cambio y modernización revolucionaria del Estado y del Gobierno,

Definen un amplio campo de  participación política y de base programática, que requiere  de una voluntad de poder coherente con el arqueo de la correlación de fuerzas: la posición de la izquierda revolucionaria se decide en torno a nuestra capacidad de movilizarnos en función de esa líneas estratégicas, sin menoscabo de la crítica siempre necesaria y sin saltarse o poner en entredicho la unidad del chavismo.

Nosotros estamos persuadidos de la justeza de ese lineamiento político-organizativo; es más, podemos afirmar sin rodeos, que nuestra convicción consiste en el principio popular de que las “piedras rodando se encuentran”.

En ese horizonte, planteamos:

  1. Una estrategia chavista de largo plazo, para  la transformación socialista de la sociedad venezolana, proceso en el cual agotemos las doctrinas políticas, económicas y la eficacia ideológica del capital. La naturaleza radical de la Revolución Bolivariana se decide en términos de trascender el orden liberal burgués.
  1. Un diálogo democrático y creativo en torno del nuevo texto constitucional; el Estado comunal; la democracia protagónica y decisoria; la soberanía popular; y el tránsito socialista:

Nuestros máximos esfuerzos deben estar orientados a constituir el Estado Comunal y a construir las Bases de Resistencia Territorial, asumiendo con coherencia la situación de bloqueo económico-financiero y la amenaza guerrerista de EEUU.

  1. La creación de una Comisión Ética de la Nación.
  1. Respecto del ámbito económico o la cuestión económica productiva, apreciamos un conjunto de diferencias y desacuerdos que son transversales del chavismo y del pueblo venezolano. El marco de esas contradicciones está dado por la urgencia de avanzar aceleradamente en la construcción de la Venezuela socialista y potencia económica. La construcción de un nuevo sistema nacional de producción (antineoliberal y anticapitalista) es consustancial con la política del diálogo y la unidad del chavismo,  y de la transición socialista;  es decir, con la articulación de un conjunto de fuerzas sociales, cuyos desenlaces parciales y estratégicos dependen de las correlaciones de fuerza.

Cuestiones económicas  claves como la dolarización, la hiperinflación  y los alcances del Petro, son de una alta sensibilidad; generan debates y polémicas, e incluso desacuerdos, que es indispensable asumirlos, como tantas veces hemos  afirmado, de acuerdo con la política de “contradicciones en el seno del pueblo”, de Mao.

Por nuestra parte,  reafirmamos la posición de defensa del bolívar  su respaldo en oro.

La elaboración de una nueva Ley Orgánica del Sistema de Producción Comunal, que instituya el Presupuesto de las Iniciativas Socio-productivas.

  1. En el ámbito latinoamericano, las acciones políticas para impulsar la reconfiguración antineoliberal, democrática y socialista del movimiento popular latinoamericano, significan un asunto de orden estratégico

Es clave un seguimiento riguroso de la reciente y persistente lucha democrática y antineoliberal de los pueblos latinoamericanos. Así como de la conformación de diferentes bloques políticos unidos en  torno del combate contra el neoliberalismo.

La participación activa en las acciones de los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua contra el bloqueo y el unilateralismo de EEUU.

  1. La constitución y consolidación de equipos políticos (militantes) enfocados en los análisis de la crisis del capitalismo, el tránsito geopolítico y de la correlación de fuerzas a diversas escalas.

Después de cinco años de actividad política de nuestra Brigada, podemos decir que nuestras convicciones y fortalezas emanan de un hecho simple y sencillo: somos parte de un pueblo bolivariano, virtuoso, libertario,  feminista,  solidario, “con bastantes cojones”, y chavista.

La Patria vence y vencerá.

1 comentario

  • Palabras muy ciertas, pero en definitiva camaradas falta que desde el ejecutivo se radicalicen las acciones contra quienes atentan con el pueblo, se que el camarada Maduro esta echándole un mundo, por ello el apoyo de lo ultrosos sera siempre irreductible,cuente con nuestras vidas, pero es necesario un verdadero golpe de timón, ya basta de contrarrevolucionarios quienes apoyados en la imagen del comandante eterno hacen usufructo y amazan ingentes fortunas, eso por una parte, ahora bien lo que debe hacer el estado es actuar firmemente contra los comerciantes y empresarios que especulan, inflan, desconocen las leyes y pasan por encima de estas, es valida la interrogante: temor, miedo, cobardía del estado socialista? declararse dictador de una vez, y encarcelar a los traidores, hambreadores del pueblo,pues lo hizo Miranda y Bolívar para salvar a la patria naciente. Putin en Rusia, sin nombrar las acciones del pueblo chino para proteger a su pueblo.Entonces, preseidente proletario, accione en definitiva, los que aun viven lo apoyamos, PATRIA O MUERTE, EN UNA REVOLUCION O SE TRIUNFA O SE MUERE, SI ES VERDADERA, SEAMOS COMO EL CHE!!!

Deja tus comentarios