La Incógnita despejada

Escrito por Fernando Soto Rojas

Le tienen miedo a la verdad, al diálogo, y desde el perjurio y las mentiras atacan a la Patria, al Presidente, y  al liderazgo de la Revolución Bolivariana,

Los que pretenden destruir nuestra nación carecen de toda idea acerca de lo que significa desafiar la furia bolivariana, a un  viento libre que no se puede enjaular, ni contener con muros o bases militares de imperios y gobiernos  que no hacen nada contra él Coronavirus.

Estamos como pueblo, clase y nación venezolana, en una pelea que sabemos muy bien es prolongada, en una confrontación ideológica, política y social contra el imperialismo yankee, y el fascismo a nivel local y mundial.

Las plutocracias están atrapadas por la  crisis estructural del capitalismo y la decadencia de la hegemonía yankee. Están sin antifaz, sin máscaras, desesperadas y cometiendo diabluras. Se ha consolidado un rechazo y cuestionamiento mundial de un Donald Trump incapaz incluso de convencer a sus históricos aliados europeos.

Nuestra batalla tienen esa dimensión, ese  signo, y ese ese rumbo, que no admite  no  vacilaciones ni   confusiones, y menos aún deslealtades y traiciones.

Nuestros enemigos, en decadencia histórica,  desde la presente crisis experimentan y experimentarán la aceleración de su descomposición  y camina directamente hacia su destrucción, empujado  por los pueblos libres y  direccionalidad política de  legítimas vanguardias. En esta lucha las y los revolucionarios no podemos cometer errores de principio.

El covid-19 es una pandemia mundial y la humanidad sobrevivirá. Con el conocimiento científico, la ciencia, la poesía, y las políticas justas y adecuadas a las necesidades de los seres humanos: aislaremos y  derrotaremos a la plutocracia mundial y regional:

“No hay libertad legítima sino cuando esta se dirige a honrar la humanidad y a perfeccionarle su suerte. Todos lo demás es de pura ilusión, y quizá de una ilusión perniciosa” escribe el Libertador en una carta al  británico Guillermo White (25-05-1820), en la cual argumenta las ideas fundamentales del Discurso de Angostura, y analiza la situación diplomática, geopolítica y militar del momento, reafirmando su convicción independentista.

Somos un pueblo virtuoso, rebelde y heroico, que contribuye a  desechar los atajos e   ilusiones: avanzamos en nuestro horizonte revolucionario fortalecidos la solidaridad militante de pueblos libres y Estados Aliados Soberanos; contribuimos con nuestros combates para que  la buena suerte de la humanidad  sea una realidad.

Después del covid-19 aflorará en la escena política con más fuerza el estancamiento y decrecimiento de la economía mundial capitalista: el agotamiento absoluto del recetario neoliberal no puede ser sustituido por política económica alguna con la capacidad de resolver la crisis estructural del capitalismo, los desastres del capital financiero y el estrangulamiento de la deuda global billonaria.

Mientras, el pueblo venezolano  en cuarentena social permanece en un acuartelamiento popular vigilante, movilizando su poder y la resistencia activa que enfrenta   el cerco económico-financiero, la conspiración terrorista y el asedio militar contra la Patria, el Presidente Maduro y la dirección de la revolución bolivariana.

¡Viviremos y Venceremos!

Con la política bolivariana de paz, de diálogo y de defensa  integral de la nación, hacemos segura nuestra  victoria.

1 comentario

  • Siempre la verdad es el enemigo de los imperialista ellos cuando ven fracturadas sus inventos Atacan con toda la malicia del mundo pero ellos saben que los pueblos cuando se residen es por que van para a delante a defender sus dignidad y libertad

Deja tus comentarios