Reimaginar los cuidados a largo plazo

Escrito por Red Angostura

Una narrativa dicotómica rodea el envejecimiento en el siglo XXI. Por un lado, hay una creciente investigación y el reconocimiento del envejecimiento saludable, y el entendimiento de que envejecer no es equivalente a mala salud. Por otro lado, existe el temor de que se produzcan costes económicos y de que se preste atención a un número cada vez mayor de personas mayores con necesidades cada vez más complejas. Estas dos narrativas son difíciles de casar. Incluso la atención a largo plazo (que procede de la segunda narrativa) entra en contradicción con una economía política neoliberal cortoplacista y, como consecuencia, generalmente tiene poca relevancia en las agendas gubernamentales.

Muchas sociedades están atrapadas en la consideración de los individuos solo como contribuyentes a la economía, algo que ha devaluado la importancia de la vida de las personas mayores. Nada muestra más esta denigración que el hecho de que en abril sólo cinco países tenían datos sobre las personas mayores que viven en residencias y sobre las tasas de infección por COVID-19 [1]/1. O, también, la repugnante pregunta neoliberal durante la COVID-19 sobre por qué dañamos la economía para defender a miembros de la sociedad que se consideran económicamente inactivos. De hecho, entre 2008 y 2018 las personas mayores de 55 años representaron el 79% del crecimiento del empleo en los países de la OCDE, y hay pruebas de que las actividades de mercado y las actividades productivas no relacionadas con el mercado de las personas mayores (voluntariado, cuidados y apoyo) constituyen una buena proporción del producto interior bruto en muchos países. Pero seguramente, independientemente de la actividad económica, queremos vivir en un mundo en el que todas las vidas se valoren por igual.

Los asilos de ancianos no tienen orígenes salubristas. En el Reino Unido, durante el siglo XIX, las personas mayores que no podían mantenerse económicamente o que no tenían una familia que las cuidara, eran alojadas en asilos para pobres (workhouses) – instituciones con condiciones tan lúgubres que Thomas Wakley las llamaba “las antecámaras de la tumba”. En 1920, muchos de estos edificios se convirtieron en asilos y, en un movimiento de puro beneficio, nació la atención residencial.

Afortunadamente, las condiciones han mejorado, pero muchas residencias de ancianos todavía no son muy buenas ni para cuidar ni para ser un hogar, en el sentido reconfortante y emocional en el que las personas tienen control sobre su entorno y se sienten seguras. La Red Internacional de Políticas de Atención a Largo Plazo (una colaboración de investigadores) ha informado de que, en 21 países, en promedio, casi la mitad de todas las muertes de COVID-19 se han producido en residentes de centros de atención (aunque los datos son deficientes y se miden de forma inconsistente).

La COVID-19 se ha relacionado con las muertes de más del 4% de la población que vive en las residencias en los EE.UU., el Reino Unido, España y Bélgica. Las residencias de ancianos no pueden considerarse seguras.

En The Lancet, un documento sobre programas que analiza el sistema de cuidados a largo plazo en China[2] /2 destaca problemas globales recurrentes: un sector de cuidados institucionales de rápido crecimiento, a menudo privado, el desarrollo lento y reducido de los cuidados domiciliarios y comunitarios (a pesar del deseo de aumentar los cuidados domiciliarios, años de medidas políticas contradictorias han incentivado de hecho los cuidados institucionales), el control inconsistente de los datos, la escasez de mano de obra, la mala regulación, el mal gobierno y la falta de financiación organizada.

El mundo está empezando a darse cuenta de la importancia de un envejecimiento saludable. La 73ª Asamblea Mundial de la Salud aprobó el Decenio del Envejecimiento Saludable 2020-2030 y un amplio programa (que incluye orientaciones sobre la atención a largo plazo) tendrá por objeto prolongar el tiempo que las personas mayores pasan con buena salud, es decir, aumentar la duración de la salud, en lugar de la vida. The Lancet Healthy Longevity, una revista clínica que aborda todos los aspectos del envejecimiento saludable, publica su primer número esta semana.

Junto con el compromiso político y académico en este aspecto del envejecimiento está la necesidad de conciliarlo con y aceptar el requisito inevitable de que muchas personas necesitarán cuidados adicionales a medida que envejecen. Los cuidados a largo plazo deben valorar la herencia, la experiencia y la contribución de las personas mayores, y verlas como individuos que forman parte de una red social más amplia. Algunos países ya lo hacen. Dinamarca dejó de construir residencias en el decenio de 1980 y las personas mayores que residen en viviendas sociales con instalaciones de atención se consideran inquilinos. Singapur está construyendo comunidades integradas, las llamadas “comunidades empoderadas” (enabled communities), en las que los residentes son conciudadanos que contribuyen a la resiliencia de la sociedad. La atención a largo plazo debe ser diversa y centrarse en la importancia de un hogar y una comunidad con posibilidades multigeneracionales, con la construcción de entornos diseñados para las personas de edad y con acceso a una atención flexible y de alta calidad, una atención a largo plazo que refleje las muchas y singulares formas en que las personas envejecen. La fuerza de trabajo de la atención necesita ser valorada y debe recibir una mejor capacitación, una mejor remuneración y una trayectoria profesional estructurada que refleje sus funciones importantes y altamente calificadas. Las residencias tradicionales deben ser el último recurso. La forma deshumanizante en que se ha gestionado COVID-19 en las personas en las residencias es una burla del objetivo de la medicina de prolongar la vida y permitir que las personas vivan la vida en su sentido más completo. El sistema de cuidados a largo plazo en muchos países está roto y debe ser reimaginado.

24/10/2020

Editorial de The Lancet,  vol 396, issue 10259, p1307

https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)32202-9/fulltext

Notas

[1] https://ltccovid.org/

[2] Long-term care system for older adults in China: policy landscape, challenges, and future prospects. The Lancet, vol 396, 10259, p 1362-1372, 24 de Octubre de 2020 DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)32136-X

 

Fuente

Deja tus comentarios