Intervención del presidente Nicolás Maduro Moros durante la XVII Cumbre del ALBA-TCP

Escrito por Nicolás Maduro

La Habana, República de Cuba.  14 de diciembre de 2019

 Se pretendió imponer un pensamiento único, un modelo único, se pretendió imponer lo que se llamó para entonces el fin de la historia y en América Latina, el Caribe, en nuestra América eso significó la ofensiva para imponer el llamado Acuerdo de Libre Comercio, el ALCA, que como luego se demostró en el tiempo, no era otra cosa que un proceso de recolonización profunda, intensa de toda nuestra América para incorporarla, casi como una estrella más de la bandera estadounidense; para aquella época en el mundo, pero sobre todo aquí en la América, prácticamente quedaba, como siempre decía nuestro amado comandante Hugo Chávez, sólo una luz prendida, Cuba, Fidel, una bandera levantada, una verdad defendida con pasión, con razones, con argumentos, con pueblo, con ejemplo.

Cuba vivía para entonces lo que la revolución denominó como el período especial en tiempos de paz, un doble bloqueo una agresión sin límites y Cuba resistía, Cuba resistió, en aquella Habana de diciembre del año 94 llegó nuestro amado comandante Hugo Chávez para traer el mensaje del poderoso movimiento Bolivariano Revolucionario-200 que había insurgido en Venezuela contra el neoliberalismo, contra el Fondo Monetario Internacional, contra el viejo régimen de opresión que nuestra patria tuvo durante 160 años, la llamada IV República, 25 años de aquel abrazo y aquel abrazo significó un encuentro profundo de caminos, pudiéramos decir un encuentro profundo entre el camino del Libertador Simón Bolívar y del apóstol José Martí. Un encuentro de rebeldes, de soñadores, de revolucionarios, 1994, cuántas cosas pasaron después en aquella época de los 90, llamada la década perdida, cuántos despertares se dieron en nuestro continente. En 1999 el comandante Hugo Chávez, por el voto popular, llega a la Presidencia de la República y da inicio al proceso popular constituyente, precisamente mañana 15, en Caracas y en toda Venezuela nuestro, en unión cívico-militar, estará conmemorando los 20 años de la aprobación en referéndum consultivo de la Constitución de nuestra República Bolivariana de Venezuela hace 20 años, un 15 de diciembre nació nuestra República Bolivariana de Venezuela, habían pasado del año 94 al año 99 apenas 5 años y en Venezuela se desató, y en América Latina y el Caribe se desató un proceso acelerado de encuentros, unificación de fuerzas, resurgir de fuerzas, un proceso acelerado de liberación continental del dominio neoliberal y del dominio imperial.

Diez años después de ese encuentro, de ese abrazo de 1994, debe saber nuestra juventud, apenas diez años, en el año 2004, nuestra patria había soportado no sé cuántas agresiones, habíamos logrado derrotar un golpe de estado imperialista en abril del año 2002; nuestro comandante Hugo Chávez había enfrentado lo que se constituyó como el primer referéndum que pretendió ser referéndum revocatorio constitucional convocado por firmas populares para sacarlo de la Presidencia de la República y había ganado, precisamente ese año 2004, el 15 de agosto del 2004 había ganado con el 60% de los votos en el referéndum que pretendió ser revocatorio y que al final fue el referéndum ratificatorio de la Presidencia y del camino revolucionario de Venezuela, porque a nosotros siempre se nos ha acusado de dictadores, de dictadura, y resulta que Venezuela todo lo que tiene en revolución lo ha obtenido con el pueblo como protagonista partícipe y constructor de sus decisiones políticas y de su voluntad nacional, después de haber soportado sabotajes petroleros, golpes de estado, intentos de revocatorio. Cuando se conmemoraban los primeros 10 años de ese encuentro, en el año 2004, exactamente hace 15 años, Hugo Chávez y Fidel Castro, dos comandantes combatientes decidieron darle forma y dar el primer paso para la formación de un nuevo modelo de integración, de unión, de construcción conjunta de la patria grande entre el pueblo de Cuba y el pueblo de Venezuela y se dio el nacimiento, feliz nacimiento aquel 14 de diciembre del año 2004 a lo que se llamó para entonces la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, hoy Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Tratado de Comercio y de los Pueblos, TCP.

Si hiciéramos un balance detallado, detenido, necesario de los programas que se impulsaron desde el ALBA, necesariamente tendríamos que llegar a la conclusión de que el ALBA ha demostrado, a través de Petrocaribe, a través de la Misión Milagro, a través de los Programas de Alfabetización con el Programa Yo Sí Puedo, a través de la presencia de médicos y de la salud pública encabezada por los médicos y médicas de Cuba, a través de los programas para atender a las personas con discapacidad en todo el continente; el ALBA ha demostrado en lo económico, en lo social y ha demostrado grandemente en lo político en todos los escenarios internacionales, en las batallas contra el cambio climático, en la batalla por la paz mundial el ALBA ha demostrado su pertinencia, su vigencia, su fortaleza y la capacidad para hacer realidad concreta los sueños, los discursos, las proclamas y los comunicados.

Muy acostumbrados estamos en la arena internacional, el campo internacional de la diplomacia a ver bellos documentos, muy bien redactados, eso sí, acaba de terminar la Cumbre del Cambio Climático, en Madrid, en España, el documento que se redactó es hermoso, supera cualquier escrito poético de Miguel Hernández, o de Pablo Neruda, pero después veamos qué se hace un día después, un mes después, un año después; allá estuvimos, recuerdo, hace 10 años con el comandante Hugo Chávez salimos de La Habana hacia Copenhagen, allá estuvimos en la batalla de Copenhagen y ¿qué ha pasado después de hace 10 años para acá en el tema del cambio climático? Hoy por hoy la humanidad y la Organización de Naciones Unidas ha decretado una emergencia climática y estamos llegando a lo que Fidel Castro, con su palabra de profeta dijo hace casi 30 años, estamos llegando a un punto de no retorno, un punto de no retorno ya, de la emergencia climática que está afectando a los pueblos más vulnerables, sobre todo del  Pacífico, del Caribe.

Hermosos documentos se escriben en la arena internacional, compañero presidente Díaz-Canel, compañero Presidente, primeros ministros, cancilleres, pero es poco lo que se logra, lo que se hace, poco, y con esto no expresamos en ningún momento ninguna crítica destructiva contra los organismos internacionales sino es la realidad, es muy poco lo que se hace en correspondencia con lo que se declara, con lo que se proclama y lo que se escribe. Y nosotros, en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, en el ALBA, como Petrocaribe, con la Misión Milagro, con las misiones educativas podemos decir, históricamente hablando, que hemos demostrado que sí se puede transitar un camino diferente de amor, de atención y de crecimiento económico, social y político y de integración profunda, verdadera de nuestros pueblos, sí se puede, que es un camino recorrido.

Hemos visto la declaración que han preparado los equipos de gobierno, aquí la tenemos, una declaración muy completa de 33 puntos, la edad de Cristo, muy completa, sabemos que tenemos una batalla política intensa, una pugna, un pulso intenso entre el proyecto imperialista que ha reivindicado y asumido como pensamiento a Monroe, James Monroe, el monroísmo, América para los americanos, nosotros como colonia de ellos, de los imperialistas versus el proyecto independentista, soberano de los pueblos de América Latina y el Caribe, el Proyecto Bolivariano, el Proyecto Martiano, el Proyecto San Martiniano, el Proyecto Sandino, el Proyecto Morazán, el Proyecto de los Pueblos de Tupac Catari, es una dura pugna, y con la llegada y la estancia de los sectores extremistas de derecha en la Casa Blanca, en el Departamento de Estado, en el  Pentágono; lo que han hecho en los últimos años, desde el año 2017, es aplicar políticas de shock para reventar los procesos de cambios, los liderazgos de cambios y los proyectos revolucionarios de América Latina y el Caribe, intensa pugna de avances, retrocesos, de victorias y derrotas. Venezuela ha estado en el centro del huracán, estamos en el centro del huracán, dentro de unos minutos, para culminar el año 2019,  nuestro Vicepresidente de Comunicación Jorge Rodríguez, al tiempo que estamos desarrollando esta cumbre, va a mostrar pruebas, videos, audios, testimonios de un intento de escaramuza violenta de ataques a cuarteles militares en Venezuela que se pretendía el día de mañana en la madrugada, 15 de diciembre.

Hemos iniciado el desmembramiento, hemos iniciado el desmontaje y la captura de un grupo dirigido desde Estados Unidos, se va a mostrar la prueba, para tratar de generar una violencia en Venezuela para decirle al mundo Venezuela está en guerra, Venezuela termina el año con muerte, con violencia, bañar con sangre las navidades del pueblo venezolano; afortunadamente la labor de inteligencia y la labor patriótica de civiles, militares y policías del país nos permitió desmantelar de cuajo los estertores de esta conspiración ya finalizando el año 2019, que ha sido un año, presidente Díaz Canel, como usted sabe querido compañero, querido hermano, ha sido un año de fragua, de batalla, pero también tengo que decir, viendo a los ojos de nuestros hermanos del Caribe, de América Latina, de América Central, ha sido un año también de victoria, de aprendizaje y de avance de la revolución bolivariana que fundó nuestro comandante Hugo Chávez, un año de avances, complejo; hemos recibido de ustedes toda su solidaridad, todo su amor, todas sus preocupaciones, nos hemos sentido acompañados de ustedes y del mundo entero; los pueblos del mundo ven con sus ojos de amor, de solidaridad y de atención la batalla que está dando América Latina y el Caribe y la batalla que ha dado Venezuela y que vamos a seguir dando, y que vamos a seguir venciendo por encima de lo que trate de hacer el imperialismo.

Política de shock contra todos los países, contra Cuba, ahora Cuba, dice el imperialismo, que la agrede y la sanciona por su amistad con Venezuela y su solidaridad y su apoyo con Venezuela, pretenden crear la intriga para la división entre los pueblos porque nos subestiman, nos desprecian, ahora Cuba el bloqueo, ahora lo  justifican diciendo porque, según los imperialistas enloquecidos de extrema derecha que controla el poder en Estados Unidos, por culpa de Cuba existe la revolución bolivariana, tratando de buscar en su mente macabra, en su mente llena de miseria la justificación a lo injustificable, la agresión contra nuestros pueblos. Nicaragua también este año ha logrado salir airosa resistiendo no sé cuántas conspiraciones y complots; el Caribe, heroico el Caribe, recientemente nuestro hermano Roosevelt Skerrit, querido compañero, exactamente hace una semana obtuvo una victoria electoral ejemplar, verdaderamente heroica.

Enfrentando amenazas, chantajes, violencia, no sé cómo se dice guarimba en inglés, se pretendió un golpe de estado contra nuestro hermano Roosevelt Skerrit, qué dignidad el Caribe, qué valentía el Caribe, nos sentimos orgullosos del Caribe, nos sentimos parte del Caribe, nos sentimos hermanos del Caribe.

Y todos conocemos también la dura prueba que ha tenido que transitar nuestra hermana Bolivia, nuestra querida hermana Bolivia, el Estado Plurinacional de Bolivia cuando con métodos fascistas de guerra psicológica, violencia, acosos, ataques personalizados se consumó el 10 de noviembre pasado un golpe de estado racista, fascista contra nuestro querido hermano y jefe del Sur y líder de Bolivia, Evo Morales Ayma, desde el ALBA toda nuestra solidaridad, todo nuestro apoyo y Evo Morales, junto al pueblo cumplirá otra vez la profecía de Tupac Catari, volverán hermanos de Bolivia, volverán hechos millones, más temprano que tarde derrotarán a los fascistas, a los racistas, eso está escrito en la historia de las luchas por venir.

Está escrito en la historia de las luchas por venir, hay que lograr la unión de todas las fuerzas sociales políticas, de todos los liderazgos para golpear con un solo puño, como decía nuestro cantor Alí Primera, para golpear al que nos golpea, con un puño cerrado, una sola fuerza espiritual, política,  ideológica, cultural, una sola fuerza de todo el pueblo más allá de los partidos políticos, junto a los movimientos sociales, las corrientes sociales del pueblo de Bolivia que le ha tocado soportar masacres, la masacre de Cochabamba, la masacre de El Alto, más de 30 muertos conocidos, torturas, violaciones, desapariciones; ahí está el informe de la Comisión de Derechos Humanos de Argentina, ahí está el informe de la célebre CIDH, inclusive, no sé si la alta comisionada Michelle Bachelet ha emitido algún informe sobre Bolivia, esperemos el informe de la alta comisionada Michelle Bachelet, torturas, muertes, persecución, fascismo puro en poco tiempo, y apenas con un mes en el gobierno la dictadura que se impuso por métodos inconstitucionales, con el apoyo directo de Donald Trump y del gobierno de Estados Unidos ya anuncia la entrega de la economía boliviana al Fondo Monetario Internacional.

Hay suficiente fuerza moral, espiritual y política en el pueblo, tengamos confianza en el pueblo de Bolivia que sabrá superar, con verdadera altitud histórica, sabrá superar esta dura prueba, y desde el ALBA creo que debemos ratificar con una sola voz todo el apoyo y la solidaridad a nuestro hermano, jefe indio del sur, Evo Morales Ayma en este combate junto al pueblo de Bolivia. Así que es compleja la pugna; pero apenas la historia empieza, la historia no ha terminado, como dijera Fidel y Chávez en el año 94, donde no había perspectivas de avances, de victorias, sólo se veía en el horizonte el pensamiento único, la palabra única, el unipolarismo, el mundo unipolar que llaman en la ONU, en el sistema de Naciones Unidas y en la vía diplomática el unilateralismo, el mundo unipolar, hay que llamarlo por su nombre propio, mundo unipolar imperialista, mundo unipolar imperialista, no había horizonte de avance en el año 94 y en un encuentro en la Universidad de La Habana los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez hablaban de ese mundo futuro, hablaban de bolivarianismo, de socialismo, de nuevo cristianismo, hablaban de unión de fuerzas, hablaban de sueños comunes, hablaban de la integración de América Latina y el Caribe, como quien viaja al futuro lo ve, como siempre se dijo de Fidel y viene a contárnoslo.

Año 94, ha en el año 2004 nació la esperanza y en estos 15 años de dura  batalla, de duro trabajo tenemos mucho, pero mucho que balancear y demostrar que desde el ALBA sí se puede, sí se puede. Por eso estoy de acuerdo con las propuestas que los equipos de trabajo han hecho en el documento oficial que estamos trabajando y que seguramente aprobaremos al final de esta jornada y desde Venezuela nos comprometemos con todo nuestro amor, con toda la disposición, con todas las ganas de hacer para relanzar con fuerza, en primer lugar, Petrocaribe, asumamos, pero como una tarea conjunta, el relanzamiento de Petrocaribe y su total funcionamiento en el primer semestre del año 2020 como gran meta del ALBA y Venezuela se compromete activamente para que eso sea una realidad.

Asumamos con fuerza compañeros el relanzamiento con grandes metas de la Misión Milagro, si hemos llegado a 7 millones de latinoamericanos y caribeños operados de sus ojos, curados, podemos plantearnos llegar a la meta de diez millones a mediano plazo, pero tenemos que poner nuestros equipos de salud a trabajar, a coordinar y a desplegar esfuerzos; tomemos con fuerza el relanzamiento de las misiones educativas y así por el estilo, tomemos con fuerza los programas económicos, tomemos con fuerza la expansión del Banco del ALBA al nivel que necesitan  nuestro países; ya el Banco del ALBA ha demostrado su capacidad, su funcionamiento, su fortaleza. Ahora tiene que llegar el tiempo de que vaya expandiendo su capacidad de financiamiento, de crecimiento hasta que lo coloquemos en el tamaño y el nivel que necesitan nuestras economías; tomemos con fuerza el proyecto original del Tratado del Comercio de los pueblos, quizás en la economía es lo más difícil, porque las economías tienden a correr su camino propio, pero sí es posible retomar con fuerzas la Secretaría Económica del ALBA y articular una política comercial de estímulo comercial y de inversiones intra-ALBA que nos permita avanzar en el sueño de la Zona Económica de la Alianza Bolivariana, de la Zona Económica Petrocaribe, de la zona económica a la que tanto esfuerzo le hemos dedicado; quizás sea lo económico lo más difícil, lo más complejo, lo más duro para avanzar, pero es el meollo, es el centro, avanzar en el comercio intra-ALBA, comprar, vender, producir, invertir en lo público, en lo privado, en lo mixto.

Así que son tantas las tareas en estos 15 años y, sobre todo, compañeros, mantener esta unión espiritual, esta unión moral indestructible, esta unión que señalaron esos dos gigantes seguidores de Bolívar y de Martí, Fidel y Chávez, yo lo siento presentes a ellos, cuando nos encontramos, cuando nos unimos, cuando soñamos  juntos, cuando batallamos juntos, cuando estamos en los momentos de mayor dificultad y llega la palabra de aliento de nuestros hermanos del Caribe, de Centroamérica, de Suramérica, del ALBA yo siento que están Fidel y Chávez diciendo sigan adelante, es la hora, es nuestro tiempo, es nuestro siglo y así lo creemos, es nuestra hora, es nuestro tiempo y es nuestro siglo. Muchas gracias querido compañero presidente Díaz-Canel.

Deja tus comentarios