Luisa Ortega Díaz y el Teniente Nicolás Hurtado Barrios

Ahora que la Fiscal General se ha convertido en actora política, traicionando principios revolucionarios al colocarse contra el pueblo y al lado de la oposición y tomando ventajas de su condición de Fiscal, conviene señalar los casos donde ya se podía notar su falta de compromiso revolucionario, conozco varios muy delicados y la identificación de los restos del desaparecido Teniente Nicolás Hurtado Barrios, es uno de esos casos, el cual  fue maltratado por ella causando más dolor a los familiares que vino a sumarse al de los 36 años de su desaparición forzada para el momento que sus restos fueron localizados.

En el año 2004 después de 2 años de investigación del “Programa Nacional para el Rescate de los Restos de Desaparecidos” de la UBV, dirigida por el Antropólogo Forense Pedro Pablo Linares,  con asesoría de Nicolás Hurtado hijo y de Francisco Prada entre otros exguerrilleros, los testimonios de habitantes del lugar como la familia Aranguren y el apoyo logístico de la Alcaldía del Tocuyo y la Alcaldía de Ospino, fueron localizados los restos del desaparecido Teniente Nicolás Hurtado Barrios, militar rebelde del ejército venezolano, incorporado a la lucha guerrillera en los años sesenta del siglo pasado, para el 23 de marzo de 1967, fecha de sus asesinato, era Comandante de la Brigada Rider Colina  del Frente guerrillero, José Leonardo Chirinos, el Tte Hurtado, muere en una emboscada del ejército en Ospino, Estado Portuguesa.  Es el caso que en la exhumación de sus restos en Aguas Dormidas en Ospino, en el sitio conocido como “El plan de los muertos”,  participo Luisa Ortega Díaz como Fiscal 6ta. con competencia Nacional, en esa ocasión se conocieron también los testimonios de la familia Aranguren quienes lo vieron pasar pocos momentos antes de la emboscada y luego reconocieron la mano y el antebrazo que  llevaban los militares, por el reloj que usaba; otra información utilizada para hallar los resto fueron las coordenadas geográficas señaladas por el ejército en un informe a sus superiores ubicados en archivos de la antigua DIM.

Se tomaron los soportes fotográficos de la osamenta, que dejan claro como estaba dispuesta incluso con las botas militares que calzaba, se observa sin confusión, que es un solo cuerpo y es humano, como lo confirma un informe del CICPC sobre dichos restos, le faltaban los  antebrazos y las manos, práctica del ejército como prueba del objetivo cumplido.  Los restos quedaron bajo la custodia de la Fiscalía para estudios de confirmación de identidad y fines consiguientes entre ellos la acusación penal a que hubiere lugar, pasaron los años y la Fiscal Luisa Ortega Díaz, nada informaba del caso, después de 8 años  de la exhumación y ante las reiteradas solicitudes de respuesta, ya como Fiscal General de la República, responde verbalmente, llama una reunión a familiares, sin mostrar nunca un informe que diera fe de los estudios hechos, dijo que las pruebas realizadas no logran determinar la filiación  y pone en entredicho  que se traten de huesos de humanos, despacha así de fácil el caso, irrespetando el esfuerzo realizado por el antropólogo Pedro Pablo Linares y demás personas participantes en la investigación, sin importar para nada la sensibilidad de los familiares, dice que parecen huesos de perro, esta respuesta valga la redundancia, genero muchas preguntas sin respuesta, y la indignación del antropólogo Pedro Pablo Linares, porque se ponía  en entredicho su trabajo, siendo él  pionero en la búsqueda de desaparecidos y con una larga trayectoria en esas investigaciones.

Como manejar esta situación, dividió a los familiares involucrados en esta causa, entre quienes decidieron aceptar esa respuesta con el compromiso de la Fiscalía que se continuarían la búsqueda a partir del inicio de actividades de la Comisión por la Justicia y  la Verdad y quienes no la aceptaron por considerar que habían muchos elementos de convicción de que esa osamenta era de Nicolás Hurtado Barrios y que el pronunciamiento  de la Fiscalía no era confiable y muy falto de seriedad, sin embargo estas diferencias paralizaron la acción de los familiares y es en el 2014  que se realiza una nueva diligencia, donde se le solicito a la Fiscalía que retomara el caso y que la osamenta fuese estudiada, con las técnicas aplicada al caso de Noel Rodríguez, el cual se basó en el estudio de las características del cráneo, esta solicitud fue reiterada en el 2015 y como respuesta solo se ha obtenido, por parte de la Fiscalía, el silencio y el olvido.

La Comisión por la Justicia y la Verdad (CJV), sin desmeritar el valioso trabajo realizado en las investigaciones sobre la violación de los derechos humanos entre 1958 y 1998, hay que aceptar como toda obra humana, que tuvo sus fallas y por lo menos una ha sido el ignorar el caso del Tte Nicolás Hurtado Barrios, no se  ocuparon de aclarar la situación de sus restos, quizás no quisieron chocar con Luisa Ortega, a la influencia nefasta, para este caso, de la sra Fiscal, se le sumó el veto de algunos miembros de la Comisión por la Justicia y la Verdad (CJV),  contra el Antropólogo, Pedro Pablo Linares, un hombre controvertido por su crítica abierta y  frontal a algunos actores de las  luchas guerrilleras de los sesenta, ejercida a partir de sus investigaciones, docente universitario, pionero en la búsqueda de desaparecidos y en la recopilación y publicación de testimonios de esa lucha,  darle impulso al caso del Tte Hurtado Barrios, significaría tener que reconocer el trabajo de mencionado Antropólogo hoy fallecido.

La negación a Pedro Pablo Linares, llego al extremo que prácticamente no fue mencionado en el Informe final de esa Comisión habiéndola él integrado por algún tiempo después de derrotar la maniobra de su exclusión, omisión que se agrava por estar él  en ejercicio en dicha Comisión, para el momento de su fallecimiento por enfermedad. En el acto de entrega del informe fue totalmente ignorado, no hubo unas palabras de reconocimiento a un camarada que dejaba de existir físicamente y  que tanto lucho y trabajo por visibilizar a los desaparecidos, en Lara hay quienes lo llamaron la voz de los desaparecidos. Su nombre no está en la lista de los miembros de la Comisión, tampoco en la de los asesores, injusto totalmente.

En el informe de la CJV, Nicolás Hurtado Barrios, aparece en un listado general de víctimas  y en uno de desaparición forzosa  pero debió también estar en el listado de los casos denunciados, ya que los denunciados de oficio por la Comisión fueron sumados a los denunciados con anterioridad por familiares, los casos denunciados, conllevan una investigación penal, al no estar entre esos casos se prolonga el  Silencio y el Olvido para Nicolás Hurtado Barrios.  Sin embargo, la memoria del Teniente Hurtado, ha logrado sobrepasar esos “olvidos” y varios homenajes ha recibido con la colocación  de su nombre en espacios públicos de Calabozo su pueblo natal, como una avenida, una ciudadela, un CDI y una Torre Factora, por iniciativa del Movimiento Patriótico Revolucionario, Teniente guerrillero Nicolás Hurtado Barrios, colectivo de Calabozo Guárico,  igualmente mediante la realización de Foros sobre su pensamiento, en el marco de las actividades de la CJV y la publicaciones de libros  como “Con Las Botas Puestas”, su Diario en las Montañas, mensaje a las Fuerzas Amadas, entre otras

Una entrevista, en el Programa de Encendidos en VTV, a Humberto Vargas Medina, miembro de la CJV, podría significar una explicación a la injusticia con el Teniente Hurtado Barrios, a partir de las recientes posturas de la Fiscal General y las revelaciones  que él ha realizado sobre el contenido del prólogo hecho por Luisa Ortega Díaz  en el informe final de la Comisión Contra el Silencio y el Olvido de acuerdo a la opinión de Humberto el contenido de ese prologo que fue protestado por varios miembros de dicha Comisión, revela que ella era una quinta columna en esa Comisión y que no cree en la unión cívico militar. Si él tuviera razón eso pudiera explicar el interés por invisibilizar el caso de Nicolás Hurtado Barrios, quien fue varias veces mencionado por el Comandante Chávez como pionero de la unidad cívico militar, sin embargo  hay quienes piensan que obedece a su incompetencia y falta de compromiso con la Revolución, la cual ha usufructuado “para vivir de ella y no morir por ella”.

La Justicia para el Teniente guerrillero, Nicolás Hurtado Barrios sigue pendiente!

! Honor y Gloria al Camarada!

2 comentarios

  • es de mencionar el libro REMEMBRANZAS de UN GUERILLERO DE LOS AÑOS SESENTA. Humberto Vargas Medina, en la pagina 188, parece una foto del Teniente Nicolas Hurtado Barrios (Fernando) Revista Sucesos, levantando su fusil. ally se menciona que fue enterrado con sus BOTAS PUESTAS. Honor al Teniente. Viva la Patria.

  • Luisa tiene una cola larga, y no es de novia, su esposo German Ferrer aparentemente fue jefe de la Brigada Livia Gouvernier, fue el que recibio el pago por las hijas de Renny en su tiempo, tanta hambre que pasaron esos muchachos en el monte.

Deja tus comentarios