Putin y Xi dan un giro a la guerra híbrida de Biden

Escrito por Pepe Escobar

Xi Jinping y Vladimir Putin mantuvieron el miércoles una conversación de vídeo de una hora y 14 minutos. Desde el punto de vista geopolítico, preparando el camino para 2022, ésta es la que realmente importa, mucho más que la de Putin-Biden de hace una semana.

El secretario de prensa del Kremlin, Dmitry Peskov, que generalmente mide cuidadosamente sus palabras, había insinuado previamente que este intercambio sería “extremadamente importante”.

Era obvio que los dos líderes no sólo intercambiarían información sobre el gasoducto Power of Siberia 2. Pero Peskov se refería a la geopolítica de máxima prioridad: cómo Rusia y China estarían coordinando sus contragolpes contra el combo de guerra híbrida/guerra fría 2.0 desplegado por Estados Unidos y sus aliados.

Aunque no se esperaban filtraciones sustanciales del 37º encuentro entre Xi y Putin desde 2013 (volverán a verse en persona en febrero de 2022, al inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín), el Asistente del Presidente para Política Exterior, Yuri Ushakov, se las arregló para entregar sucintamente al menos dos informaciones serias.

Estos son los aspectos más destacados de la llamada:

  • Moscú informará a Pekín sobre los avances, o la falta de ellos, en las negociaciones con EEUU/OTAN sobre las garantías de seguridad para Rusia.
  • Pekín apoya las demandas de Moscú a EE.UU. y la OTAN para obtener estas garantías de seguridad.
  • Putin y Xi acordaron crear una “estructura financiera independiente para las operaciones comerciales que no pueda ser influenciada por otros países”. Fuentes diplomáticas, extraoficialmente, dicen que la estructura podría anunciarse en una cumbre conjunta a finales de 2022.
  • Discutieron la “Cumbre para la Democracia” organizada por Biden, concluyendo que fue contraproducente e impuso nuevas líneas divisorias.

De todo lo anterior, el tercer punto es el que realmente cambia las reglas del juego -ya se está trabajando desde hace unos años, y está cobrando un impulso definitivo después de que los halcones de Washington del tipo de Victoria “F**k the EU” Nuland hayan hecho planear recientemente la idea de expulsar a Rusia de SWIFT -la vasta red de mensajería utilizada por los bancos y otras instituciones financieras para dar instrucciones de transferencia de dinero- como el último paquete de sanciones por la no invasión de Ucrania.

Putin y Xi volvieron a hablar de uno de sus temas clave en las reuniones bilaterales y de los BRICS: la necesidad de seguir aumentando la cuota del yuan y del rublo en las liquidaciones mutuas -sin pasar por el dólar estadounidense- y de abrir nuevas vías bursátiles para los inversores rusos y chinos.

Evitar un mecanismo SWIFT “influenciado por terceros países” se convierte entonces en una necesidad. Ushakov lo expresó diplomáticamente como “la necesidad de intensificar los esfuerzos para formar una infraestructura financiera independiente que dé servicio a las operaciones comerciales entre Rusia y China”.

Las empresas energéticas rusas, desde Gazprom hasta Rosneft, saben todo lo que hay que saber no sólo sobre las amenazas de Estados Unidos, sino también sobre los efectos negativos del tsunami de dólares que inunda la economía mundial a través de la flexibilización cuantitativa de la Fed.

Este impulso entre Rusia y China es una dimensión más del poder geoeconómico, geoestratégico y demográfico que se desplaza rápidamente hacia Eurasia y que posiblemente presagia el advenimiento de un nuevo sistema mundial relacionado con otros asuntos que Putin-Xi ciertamente discutieron: la interconexión de la Franja y la Ruta con la Unión Económica de Eurasia (UEE), la ampliación del alcance de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) y la próxima presidencia china de los BRICS en 2022.

Estados Unidos -con una deuda de 30 billones de dólares, el 236% de su PIB militarizado- está prácticamente en bancarrota. Rusia-China ya han experimentado con sus sistemas de pago alternativos, que inevitablemente se integrarán.

Los bancos más importantes de ambos países adoptarán el sistema, así como los bancos de toda Eurasia que hagan negocios con ellos, y luego vastas franjas del Sur Global. A largo plazo, SWIFT sólo se utilizará en casos excepcionales si China y Rusia se salen con la suya.

Maidan redux

Ahora, el corazón del rompecabezas geopolítico.

Ushakov confirmó que la Federación Rusa ha presentado propuestas sobre garantías de seguridad a Estados Unidos. Como el propio Putin había confirmado incluso antes de hablar con Xi, se trata de la “seguridad indivisible”: un mecanismo consagrado en todo el territorio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa desde una cumbre celebrada en 1975 en Helsinki.

Como era de esperar, bajo las órdenes de los poderes fácticos, el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, ya lo ha rechazado.

Tanto Xi como Putin identifican claramente cómo el Equipo Biden está desplegando una táctica de polarización estratégica bajo el viejo divide y vencerás. El deseo es construir un bloque proamericano -con participantes que van desde el Reino Unido y Australia hasta Israel y Arabia Saudí- para “aislar” a Rusia-China.

Eso es lo que hay detrás de la narrativa que se difunde estruendosamente sin parar en todo Occidente, a la que también se vinculó la Cumbre para la Democracia de Biden. Taiwán está siendo manipulado contra Pekín mientras que Ucrania está siendo literalmente armada contra Rusia. La “agresión china” se une a la “agresión rusa”.

Pekín no ha caído en la trampa, sino que ha afirmado a diferentes niveles que Taiwán acabará integrándose en la madre patria continental, sin ninguna “invasión” absurda. Y el deseo de que la presión masiva de Estados Unidos provoque fisuras en el seno del Partido Comunista Chino también es probable que no genere ninguna tracción.

Ucrania es una propuesta mucho más volátil: una pesadilla disfuncional de inestabilidad sistémica, corrupción generalizada, turbios entramados oligárquicos y pobreza.

Washington sigue el plan de Maidan, ideado por Zbigniew Brzezinski, que fue trazado por la repartidora de pan Nuland en 2014. Sin embargo, siete años después, ningún “estratega” estadounidense logró entender por qué Rusia no invadió Ucrania, que ha sido parte de Rusia durante siglos.

Para estos “estrategas”, es imperativo que Rusia se enfrente a un segundo Vietnam, después de Afganistán en la década de 1980. Pues bien, eso no va a ocurrir porque Moscú no tiene ningún interés en “invadir” Ucrania.

La cosa se complica. El último temor que dicta toda la política exterior de Estados Unidos desde principios del siglo XX es la posibilidad de que Alemania consiga una nueva versión del Tratado de Reaseguro de Bismarck con Rusia de 1887.

Si se añade China a la combinación, estos tres actores son capaces de controlar casi toda la masa terrestre euroasiática. Actualizando a Mackinder, Estados Unidos se convertiría entonces en una isla geopolíticamente irrelevante.

Es posible que Putin-Xi hayan examinado no sólo cómo las tácticas imperiales de guerra híbrida contra ellos están fracasando, sino también cómo las tácticas están arrastrando a Europa más al abismo de la irrelevancia.

Para la UE, como señala el ex diplomático británico Alastair Crooke, el equilibrio estratégico es un desastre: “La UE ha roto prácticamente sus relaciones con Rusia y China, al mismo tiempo. Los halcones de Washington lo querían. Un ‘Brzezinski europeo’ ciertamente habría aconsejado a la UE de otra manera: nunca pierdas a ambos al mismo tiempo – nunca eres tan poderoso”.

No es de extrañar que los dirigentes de Moscú-Pekín no puedan tomar en serio a nadie en Bruselas, ya sean los diversos chihuahuas de la OTAN o la espectacularmente incompetente Ursula von der Leyen en la Comisión Europea.

Un tenue rayo de luz es que París y Berlín, a diferencia de la rusofóbica Polonia y la franja báltica, al menos prefieren tener algún tipo de negociación con Moscú sobre Ucrania en lugar de abofetear sanciones adicionales.

Ahora imagínese al ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, explicando el ABC de la política exterior a una despistada Annalena “Grune” Baerbock, que ahora se presenta como ministra de Asuntos Exteriores de Alemania, mientras hace gala de una nueva mezcla de incompetencia y agresividad. De hecho, ella hizo la llamada telefónica.

Lavrov tuvo que explicar meticulosamente las consecuencias de la expansión de la OTAN; el acuerdo de Minsk; y cómo Berlín debe ejercer su derecho a presionar a Kiev para que respete Minsk.

No hay que esperar ninguna filtración al respecto por parte de Ushakov. Pero es justo imaginar que con “socios” como EE.UU., la OTAN y la UE, Xi y Putin deberían llegar a la conclusión de que China y Rusia ni siquiera necesitan enemigos.

 

Fuente

Deja tus comentarios