Los mártires de Chicago y primero de mayo

Escrito por Fernando Soto Rojas

Todos los años a nivel mundial, salvo en algunos países donde reinan todavía gobiernos conservadores incondicionales a los EEUU, se celebra el día del trabajador, de la clase obrera y se realizan movilizaciones populares y reuniones con consignas anti imperialistas, de reivindicaciones sociales y políticas de carácter democráticos, humanitarias. Este año 2020 será probablemente muy distinta por el COVID-19, que está afectando a los sectores más pobres de la humanidad en contaminación y muerte, a los sectores más pobres de la humanidad, pero habrá que expresarse de diversas maneras para levantar el grito proletario contra el enemigo histórico de la clase obrera y de la humanidad, el capitalismo y su expresión máxima, el imperialismo yankee. Es importante conocer lo que pasó en mayo de 1886 en Chicago, EEUU,  con la masacre de la bota yankee en las principales ciudades de los EEUU. Un historiador de ese país, el profesor Howard Zinn en su libro «La otra historia de los Estados Unidos» narra lo que sucedió durante esos días de 1886, cito:

«Se convocó un mitin en la plaza Haymarket Square de Chicago para la noche del 4 de mayo y se reunieron unas 3 mil personas. Fue un mitin tranquilo y, cómo acechaban nubes tormentosas y se hacía tarde, la muchedumbre se quedó en unos pocos cientos. Apareció un destacamento de 180 policías que avanzaron hasta la plataforma del orador y ordenaron a la muchedumbre que se dispersara. El orador dijo que el mitin casi había concluido. En ese momento explotó una bomba en medio de los policías, hiriendo a 66 de ellos de los que más tarde murieron 7. La policía disparó a la multitud, matando a varias personas en hiriendo a 200. Sin tener ninguna prueba sobre quien lanzó la bomba, la policía arrestó en Chicago a 8 dirigentes anarquistas; según el Journal de Chicago,  la justicia debería actuar rápidamente con estos anarquistas arrestados. En este estado, la ley concerniente a cómplices de asesinatos es tan clara que sus juicios serán cortos». La ley de Illinois decía que cualquiera que iniciará el asesinato era culpable de ese asesinato. Las únicas pruebas contra esos 8 anarquistas eran sus ideas y sus escritos. Ninguno había estado en Haymarker ese día, excepto Fielden, que estaba hablando cuando explotó la bomba. Un jurado los declaró culpables y se les sentenció a muerte, sus apelaciones fueron denegadas. El Tribunal Supremo dijo que no tenía ninguna jurisdicción.

Este hecho provocó una agitación internacional. Se hicieron mítines en Francia, Holanda, Rusia, Italia y España, en Londres, George Bernard Shaw y muchos otros apoyaron en un mitin de protesta, Shaw había respondido con su estilo característico al rechazo de la apelación por parte de los 8 miembros del tribunal supremo de Illinois: «Si el mundo ha de perder a 8 personas, se puede permitir mejor a los 8 miembros del Tribunal Supremo de Illinois». Un año después del juicio ahorcaron a 4 de los anarquistas convictos: Albert Parsons, impresor, August Spies, tapicero, Adolph Fischer y George Ángel. Louis Lingg, un carpintero de 22 se suicidó en su celda, haciendo un cartucho de dinamita que le explotó en la boca, 3 permanecieron en prisión. Las ejecuciones conmocionaron a la gente de todo el país, en Chicago, un desfile fúnebre de 25mil personas». El Estado norteamericano, y su dirección política, es históricamente represiva, racista, terrorista, imperialista y no se salva ninguno desde la primera generación de la independencia hasta hoy. Que incluye al Presidente Lincoln y a Walt Whitman, llegando hasta Coronavirus Trump que es una expresión de una conducta histórica del capitalismo norteamericano. Sin duda fue una masacre y de esa masacre surgió el día internacional del trabajador y quedaron sembradas las ideas del socialismo en EEUU.

Deja tus comentarios