Análisis y algunas sugerencias para la Operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro

Escrito por Juan Martorano

Hemos podido constatar, a una semana después de la más reciente entrega de esta columna, y como lo dice el extraordinario periodista Walter Martínez, los acontecimientos se encuentran en pleno desarrollo. El Gobierno Bolivariano que encabeza Nicolás Maduro ha desarticulado, una vez más, un nuevo intento de desestabilización política cuyo objetivo era desatar toda una espiral de violencia y sangre en la República Bolivariana de Venezuela.

Ya varias de las causas y de los objetivos los hemos narrado varios analistas de las más diversas formas y en reiteradas oportunidades. De diagnósticos sobre los por qué de este tipo de situaciones abundan y seguirán produciéndose sin duda alguna.

Y desde la semana pasada cuando los sectores y grupos generadores de violencia se activaron en lo que ellos denominan la Operación “Jaque Mate”, la respuesta del Gobierno Bolivariano no se hizo esperar, y a las 2:30 am del 8 de julio se activó la denominada Operación “Gran Cacique Indio Guaicaipuro”.

De ahí, se han producido en los últimos días, comparecencias públicas de altos funcionarios y altas funcionarias del Gobierno y del Estado, revelando a la opinión pública nacional e internacional los detalles de este macabro plan: el pasado sábado 10 de julio, comparecieron ante los medios públicos y privados nacionales y extranjeros la ministra del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz y Vicepresidenta Sectorial de Seguridad Ciudadana y Paz, Almiranta en Jefa Carmen Meléndez Rivas, el Mayor General y Director General del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana, Elio Estrada, y la Vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez; el domingo 11 de julio en un programa especial, el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros dio más detalles de la Operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro, línea que reiteró en la Mesa Nacional de Diálogo del día lunes 12 de julio en presencia de voceros opositores y con transmisión nacional e internacional y ayer martes  13 de julio, el diputado y presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Rodríguez, en cumplimiento de instrucción del Jefe de Estado Nicolás Maduro, dio más detalles del plan terrorista.

… a mi parecer, el manejo comunicacional del Gobierno Bolivariano, en cuanto a las informaciones que han venido siendo divulgadas con respecto a la develación del plan dirigido a destruir el Estado Nación Venezolano, ha sido bueno. No excelente, porque pienso que hay algunos detalles que hay que corregir, pero la iniciativa de ir dando las informaciones en la medida en que avancen y lo permitan las investigaciones ha sido muy asertivo y acertado. Por ello quiero permitirme hacer un análisis, hacer algunas observaciones en cuanto a un detalle que observe y formular modestamente una serie de recomendaciones al Gobierno Nacional, a fin de que corone su esfuerzo de preservar la paz en el país y mantenga el respaldo de su base política y social.

Primero iniciaré en cuanto a la observación. Si bien es cierto que los revolucionarios y las revolucionarias nos caracterizamos por un lenguaje sencillo, directo y franco, además del fino humor y sarcasmo que caracteriza a buena parte de los revolucionarios y las revolucionarias, me parece que señalar cuando se anuncia la comparecencia pública de altos funcionarios del Gobierno y del Estado para denunciar hechos tan graves como los ocurridos en estos últimos días con la frase “COMPREN COTUFAS” no está nada bien. No se trata de que los que estamos del otro lado del receptor estamos en un cine y vamos a ver el estreno de una película. Eso le quita seriedad a la denuncia y a la declaración que se va a hacer, merma la credibilidad del vocero o vocera que realizará la denuncia y banaliza el contenido de la referida denuncia. Detalles en lo comunicacional que podría parecer una tontería, pero que hace una gran diferencia.

,,, Es una modesta sugerencia que respetuosamente me permito hacer a los y a las responsables de la política comunicacional gubernamental. Espero no vayan a crucificarme por ello…

Por las mismas consideraciones del escenario y la ocurrencia de lo que se viene reportando en estos últimos días, es muy conveniente precisar en datos, estadísticas concretas, a los fines de cómo lo señalarían los sociólogos y sociólogas, mayor pegada e impacto en la opinión pública. Es significativo, por ejemplo, el dato que dio tanto la Almiranta Carmen Meléndez como la vicepresidenta ejecutiva Delcy Rodríguez en cuanto a los secuestrados rescatados en el marco de la Operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro por parte de nuestros cuerpos de seguridad, porque estamos hablando de personas, de seres humanos y esto es justamente lo que lo hace un hecho con alta incidencia negativa y de repulsión lo que las BACRIM venían realizando en la Cota 905.

Hay que hacer énfasis por ejemplo en el caso del médico integral comunitario que fue rescatado en el marco de esta operación, que además es el que va a dar la atención primaria a la comunidad en los casos de que se registren enfrentamientos como los ocurridos en los últimos meses en la referida zona, que estaba secuestrado por estas bandas en medio de una situación de salud como esta pandemia y que es fundamental un actor social como éste.

Importantísimo destacar la cifra de los 17 heridos civiles y que el gobierno del presidente Nicolás Maduro tiene su atención enfocada y priorizada en esas víctimas de la violencia basada en la paramilitarización del accionar criminal en nuestro país, haciéndole seguimiento y atención a sus necesidades de salud.

Hay que visibilizar en la medida de lo posible (entiendo que razones de seguridad podrían constituir una limitante) a las personas, a los seres humanos que han sido víctimas de esa tragedia. Por eso es que me permití sugerir no banalizar con frases como “COMPREN COTUFAS” cuando se va a informar sobre estos delicados y graves eventos.

Otro ítem a destacar tiene que ver con la información referida a los vehículos, las motos recuperadas, lo cual también tiene un impacto porque el común, el ciudadano y la ciudadana de “a pie” como diríamos acá en Venezuela, que escucha la información, señala: “¿Ajá, y que les consiguieron?”, y cuando esto se empieza a detallar y a explicar con datos precisos, sin tanto adorno, esto es muy relevante, al igual que el tema de las viviendas abandonadas, que creo serían 38, esto debido a que las personas que habitaban los referidos inmuebles se vieron desplazadas y obligadas a abandonarlas debido a las amenazas de la que fueron víctimas por parte de estos líderes negativos de estas barriadas.

No sería extraño pensar que los referidos desplazados sean compañeros nuestros y compañeras nuestras que hayan abandonado sus viviendas para proteger sus vidas y la de sus familias. Y esos serían los desplazados que señalan los medios de difusión y propaganda de la contrarrevolución, pero que no indican el contexto de cómo se produjo ese desplazamiento y de quien es la responsabilidad el mismo, los cuales no debe caber ninguna duda, es producto del paramilitarismo made in Colombia.

El anuncio de la recuperación de los espacios públicos, de la base de misiones, en la que la ministra- vicepresidenta señaló que se le va a dar una atención integral a las personas víctimas de la violencia paramilitar en la zona es muy importante, y cuando se arrojen los diagnósticos podemos toparnos con un sinfín de situaciones en las que aflorarán cualquier cantidad de elementos y denuncias que seguramente se dieron en algún momento o no se dieron por la situación que ya se ha hecho del conocimiento público y que estos habitantes resultaron amenazados por los referidos mercenarios. Violaciones, homicidios, en fin, todo lo que nos podemos imaginar y más allá.

El parte de armamentos y municiones es fundamental continuar detallándolo porque da cuenta del poder de fuego que tenían y aún pueden tener los referidos grupos que se supone y que uno se pregunta de dónde salen tantos recursos y armamento de ese calibre , y es esto lo que justamente da la contundencia y la gravedad de la denuncia o las denuncias que se asocian a personeros vinculados con sectores de la derecha fascista venezolana, EEUU, España y Colombia que les proveían y proveen del apoyo financiero y logístico para este tipo de operaciones contra el país.…

Importantísimo también para destacar, además que sirve como mecanismo de verificación, el testimonio referido al video que se pasó durante la comparecencia pública de la Almiranta Meléndez y de la vicepresidenta Delcy Rodríguez del joven delincuente que da su testimonio, valga la redundancia, y que develó el monto y la forma de pago para realizar ciertos y determinados “trabajos” por parte de los actores políticos implicados en esta trama terrorista, sobre todo porque allí se señala que quienes les daban las orientaciones y asesoramientos son paramilitares colombianos. Esto también es significativo porque constituye evidencia física, como lo decimos los abogados y abogadas. Tanto los y las juristas, trabajadores y trabajadoras sociales y los sociólogos y sociólogas andamos constantemente buscando los medios de verificación (fotografía, audios, videos, video audios) y cualquier otro elemento que verifique o certifique las circunstancias y los hechos que queremos demostrar.

Ha habido un buen manejo comunicacional hasta ahora por parte de las vocerías gubernamentales en el marco de esta Operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro. Cabe destacar que en el caso de la comparecencia pública liderada tanto por la Almiranta en Jefa Carmen Meléndez como de la Vicepresidenta Ejecutiva Delcy Rodríguez se posicionó un hecho de fuerza, de autoridad y de respuesta contundente por parte de vocerías y funcionarias femeninas, de mujeres integrantes del Ejecutivo Nacional, elemento éste a destacar y extraordinario, y que muy raro que los movimientos feministas que hay en nuestro país no destacasen este elemento, cuando se visibiliza la participación inteligente , activa e insurgente de la mujer en un hecho de estas características.

….

Por último, y ya para ir cerrando estas opiniones y modestas sugerencias, el Gobierno Bolivariano pudiera sacar provecho en cuanto al tema de la recuperación de los vehículos, de las viviendas desocupadas, la significación de las cifras que hablan del hueso y la carne de las personas, de esos rostros que tienen historias, familias, a esto hay que sacarle punta. Porque no se trata solo de la recuperación de un número determinado de vehículos, de motos, de viviendas sino lo que está detrás de eso material. Me explicó: Hay que señalar que ese vehículo “X” que era del señor “Y” de 60 años de edad, que es el sustento de su hogar, que además en su casa hay una persona con parkinson, y toda una serie de datos socioeconómicos y fundamentalmente HUMANOS son importantes. Hay que sensibilizar de manera tal que se vea el rostro humano de lo que se está haciendo allí. Que no quede nada más en la divulgación de unas cifras frías o de las vinculaciones políticas de Guaidó, Lopez y CIA con estos grupos delincuenciales y paramilitares en cuanto a su poder de fuego, de ataque en contra de la población.

… Recordemos que los venezolanos y las venezolanas somos muy sensibles y si sólo mostramos la moto recuperada, eso probablemente no cause mayor impacto o emoción en el que recibe la información nuestra. Ahora cuando tú dices que esa moto era de un muchacho que pasó 10 años de su vida reuniendo el dinero para comprarla y convertirla en el sustento de su hogar, cuando se escucha la historia que está detrás de eso que desconocemos, y lo visibilizamos, es decir, hacemos tangible lo humano (y ese fue siempre el gran mérito de Hugo Chávez) , la respuesta y el respaldo popular es total y se revierte en contra de los manipuladores y engañadores de todos los días y de todas las horas.

Por qué si no, que es lo que podría ocurrir. Sencillamente los elementos desestabilizadores van a montar las campañas (de hecho, ya lo están haciendo) para tergiversar la Operación Gran Caique Indio Guaicaipuro. Ya están saliendo las madres y familiares de los criminales, articuladas con las Ong financiadas desde EEUU, quienes están montados desde ya en toda una campaña de victimización y que buscarán sensibilizar a la opinión pública nacional e internacional, a favor de ellas y de los intereses de estas corporaciones. Carlos Lanz hablaba de las operaciones de distorsiones de las percepciones e informaciones que se buscan dar.

Buscarán establecer en el imaginario colectivo de que son mujeres pobres (efectivamente lo son en su mayoría) que además de “lidiar con el muerto” o con el compañero o compañera preso o presa, deben lidiar con la pobreza.

Indudablemente nuestra sociedad toda es víctima de este fenómeno social, tanto los que tomaron ese camino de la delincuencia, de la droga, de las armas, como los que vivieron, han vivido y viven esa situación de estado de sitio de esa violencia que nos han importado desde Colombia con claros fines de desestabilización política. El tema de la pobreza es un tema que aún tiene mucha tela que cortar.

… En esta coyuntura es vital, y el tema de los Derechos Humanos es muy sensible, sobre todo cuando estamos en el marco del 47 período del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y en donde por cierto conoceremos el informe definitivo de la Relatora Especial que evaluó el impacto negativo que han tenido las Medidas Coercitivas Unilaterales en el disfrute de Derechos Humanos en Venezuela, Alena Douhan, en su visita de febrero del presente año a Venezuela, y que ya presentó un informe preliminar que es del conocimiento público.  Ya Michelle Bachelet presentó su “actualización” de su informe de la situación de Derechos Humanos en el país donde nuevamente nos agrede. Así que estemos atentos y atentas con esto.

Llama poderosamente la atención y destacamos el acierto de colocar como nombre a esta Operación de restitución de la paz pública de Gran Cacique Indio Guaicaipuro, sobre todo cuando la Almiranta en Jefa y ministra Carmen Meléndez en sus declaraciones daba el nombre completo de la misma, resaltado la condición indígena de este líder. Lo reitero en dos o tres oportunidades de la rueda de prensa del sábado 10 de julio. Teniendo ese nombre, se simboliza justamente la rebeldía que insurge ante niveles de opresión como esta situación que se pretende con esta activación de BACRIM en pleno corazón de la capital de la República. Y sobre todo con bandas delictuales propias del barrio pero que se convierten en enemigos de su propia clase, algo verdaderamente bien perverso.

Me disculpan lo extenso de estas líneas, pero creo que eran necesarias. Conozco a personas amigas que viven en El Paraíso, y a ascensoristas de la UBV, como me lo señaló una amiga que me ayudó a reproducir este testimonio, que las compañeras se quedaban dormidas en los ascensores sentadas en pleno trabajo, porque cuentan que no podían dormir porque tenían que estar debajo de sus camas vestidas y con sus cosas, y la situación tenía ya bastante tiempo que venía ocurriendo. Y cuando había “cambio de carro” (de guardia de estas BACRIM) ocurrían los enfrentamientos que tenían hastiados a la población de ese sector y los inocentes quedaban en medio del fuego cruzado que se producía.

La mayoría de personas que viven en los barrios no apoya estas acciones del hampa, y quieren paz y tranquilidad. Esa conseja de que “el que es pobre es hampón” conlleva una profunda carga de racismo social y constituye una incitación al odio que debemos erradicar de nuestra sociedad.

Hay gente muy valiosa en nuestras barriadas, trabajadora, que le toca lidiar todos los días contra la pobreza, y sin duda también en los barrios vive mucha gente desclasada. Es una problemática muy compleja, pero esto debe ser abordado, sin duda alguna, aprovechando el viento de cola que nos da estas comparecencias públicas de la Operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro.

Y bueno como estamos en el marco de planes como el Plan Caracas Patriota, Bella y Segura y haciendo esto extensivo a toda Venezuela, pues que la Operación Gran Cacique Indio Guaicapuro se convierta también en un gran plan no sólo para neutralizar a las BACRIM, sino de abordaje social e integral de los barrios en toda la Patria de Bolívar y Chávez.

Hay que mostrar lo humano de los barrios. El barrio no sólo es violencia, drogas o muerte. El barrio es vida, alegría, solidaridad y humanismo. Insisto en que se debe mostrar lo humano de las cifras y el impacto en lo humano que esta Operación está arrojando en el país, sobre todo en la preservación de la justicia y la paz en el país.

Porque quien sabe si detrás de cada bala mostrada, cuántos muertos ha evitado el Gobierno Bolivariano, más los que ya hay y los que no se sabrán nunca.

Y es fundamental hacer micros, piezas, etc, mostrando el rostro humano de esta situación que comienza a visibilizar más producto de los certeros golpes propinados por el Ejecutivo Nacional a los que pretendieron robarnos la paz y la tranquilidad. Destacar lo que se está recuperando, más allá de la fachada, la infraestructura y lo físico o material, porque esas resultas sabemos que generará un saldo y un impacto. Hay que resaltar por sobre todo ello, lo humano (lo espiritual, porque eso es lo que realmente nos da vida).

Por ejemplo, cuando se cerró la rueda de prensa del sábado la ministra Meléndez y la vicepresidenta Rodríguez con el video donde se muestra a un señor feliz porque gracias a esta Operación los cuerpos de seguridad rescataron su camión que le sirve como medio de subsistencia para él y su familia, donde primero se preserva su vida y además la felicidad y agradecimiento de éste con el gobierno de Maduro por la recuperación de su medio de subsistencia, hay que mostrarlo y de esa manera para contrarrestar las matrices de opinión que conglomerados mediáticos nacionales e internacionales tratarán de hacer. y eso mantendrá la base de apoyo social y político a la Revolución Bolivariana.

Sino preguntémosle a los hermanos cubanos, que de ese cuento largo tienen ellos todo un rollo.

He aquí pues, estas modestas sugerencias que pongo a la disposición del Alto Gobierno y del pueblo en general.

 

Nota: artículo editado por Red Angostura

Deja tus comentarios