La Danza Geopolítica Balinesa del G20.

Escrito por Pepe Escobar

La tradicional foto grupal antes del G20, un elemento básico de todas las cumbres en Asia, tuvo que posponerse. Porque, quién más, «Biden» y Sunak, EE. UU. y Reino Unido, se negaron a estar en la misma foto con Lavrov … Los estadounidenses repentinamente interesados ​​en hablar, y Macron y Scholz acercándose a Lavrov, señalan el meollo del asunto: es posible que la UE y el Reino Unido no sobrevivan el próximo invierno, 2023-2024, sin Gazprom.

La cultura balinesa, un ejercicio perpetuo de sutileza sofisticada, no hace distinción entre lo secular y lo sobrenatural: sekala y niskala.

Sekala es lo que nuestros sentidos pueden discernir. Como en los gestos ritualizados de los líderes mundiales, reales y menores, en un G20 altamente polarizado.

Niskala es lo que no se puede sentir directamente y solo se puede «sugerir». Y eso también se aplica a la geopolítica.

El punto culminante balinés puede haber presentado una intersección de sekala y niskala: el tan cacareado Xi-Biden cara a cara (o cara a auricular).

I-3

El presidente estadounidense Joe Biden se reúne con el presidente chino Xi Jinping al margen de la cumbre de líderes del G20 en Bali, Indonesia, el 14 de noviembre de 2022.(Kevin Lamarque/Reuters)

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China prefirió ir al grano y seleccionó los dos aspectos más destacados.

    Xi le dijo a Biden, más bien a su auricular, que la independencia de Taiwán simplemente está fuera de discusión.

Xi también espera que la OTAN, la UE y EE. UU entablen un “diálogo integral” con Moscú.

 

Las culturas asiáticas, ya sean balinesas o confucionistas, no son conflictivas. Xi estableció tres capas de intereses comunes:

  •     Prevenir conflictos y confrontaciones, lo que lleva a una coexistencia pacífica;
  •     Beneficiarse del desarrollo de los demás; y
  •     Promover la recuperación global post-COVID, abordar el cambio climático y enfrentar los problemas regionales a través de la coordinación.

Significativamente, la reunión de las 3h30 tuvo lugar en la residencia de la delegación china en Bali, y no en la sede del G20. Y lo pidió la Casa Blanca.

Biden, según los chinos, afirmó que EE.UU. no busca una Nueva Guerra Fría; no apoya la “independencia de Taiwán”; no apoya “dos Chinas” o “una China, un Taiwán”; no busca la “desacoplamiento” de China; y no quiere contener a China.

Ahora dígale eso a los straussianos/neoconservadores/neoliberalcons empeñados en contener a China. La realidad indica que Xi tiene pocas razones para tomar a «Biden», más bien el combo que escribe cada guión en segundo plano, al pie de la letra. Tal como está, permanecemos en niskala.

Ese juego de suma cero

El presidente de Indonesia, Joko “Jokowi” Widodo, recibió una mano terrible: cómo celebrar un G20 para discutir la seguridad alimentaria y energética, el desarrollo sostenible y los problemas climáticos, cuando todo bajo el sol está polarizado por la guerra en Ucrania.

Widodo hizo lo mejor que pudo, instando a todos en el G20 a «terminar con la guerra», con una sutil insinuación de que «ser responsable significa crear situaciones no de suma cero».

El problema es que gran parte del G20 llegó a Bali empeñado en la suma cero, buscando la confrontación (con Rusia) y casi ninguna conversación diplomática.

Las delegaciones de EE. UU. y el Reino Unido declaradamente querían desairar al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en cada paso del camino. Francia y Alemania es un asunto diferente: Lavrov habló brevemente tanto con Macron como con Scholz. Y les dijo que Kiev no quiere negociaciones.

i-1

Lavrov también reveló algo bastante significativo para el Sur Global:

Estados Unidos y la UE le han prometido por escrito al secretario general de la ONU que se levantarán las restricciones a la exportación de cereales y fertilizantes rusos. Veamos cómo se implementa.

La tradicional foto grupal antes del G20, un elemento básico de todas las cumbres en Asia, tuvo que posponerse. Porque, quién más, «Biden» y Sunak, EE. UU. y Reino Unido, se negaron a estar en la misma foto con Lavrov.

Tal histeria infantil y poco diplomática es profundamente irrespetuosa hacia la amabilidad ritual balinesa, la cortesía y un espíritu de no confrontación.

El giro occidental es que “la mayoría de los países del G20” querían condenar a Rusia en Ucrania. Disparates. Fuentes diplomáticas insinuaron que, de hecho, puede ser una división 50/50. La condena proviene de Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea del Sur, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea. No condena de Argentina, Brasil, China, India, Indonesia, México, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turkiye y, por supuesto, Rusia.

Gráficamente: Sur Global contra Norte Global.

Por lo tanto, la declaración conjunta se referirá a los impactos de la “guerra en Ucrania” en la economía global, y no a la “guerra de Rusia en Ucrania”.

El colapso de la economía de la UE

Lo que no sucedía en Bali envolvió a la isla en una capa extra de niskala. Lo que nos lleva a Ankara.

La niebla se espesó porque en el contexto del G20, Estados Unidos y Rusia conversaban en Ankara, representados por el director de la CIA, William Burns, y el director de SVR (Foreign Intel), Sergei Naryshkin.

Nadie sabe exactamente qué se estaba negociando. Un alto el fuego es sólo uno de los escenarios posibles. Y, sin embargo, la acalorada retórica de la OTAN en Bruselas a Kiev sugiere que la escalada prevalece sobre algún tipo de reconciliación.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, se mantuvo firme; de facto y de jure, Ucrania no puede ni quiere negociar. Por lo que la Operación Militar Especial (SMO) continuará.

La OTAN está entrenando nuevas unidades. Los próximos objetivos posibles son la planta de energía nuclear de Zaporizhzhya y la orilla izquierda del Dnieper, o incluso más presión en el norte de Lugansk. Por su parte, los canales militares rusos adelantan la posibilidad de una ofensiva invernal sobre Nikolaev: a sólo 30 km de las posiciones rusas.

Los analistas militares rusos serios saben lo que los analistas serios del Pentágono también deben saber: Rusia usó, en el mejor de los casos, solo el 10% de su potencial militar hasta el momento. Sin fuerzas regulares; la mayoría son milicias de la RPD y la LPR, comandos de Wagner, chechenos de Kadyrov y voluntarios.

Los estadounidenses repentinamente interesados ​​en hablar, y Macron y Scholz acercándose a Lavrov, señalan el meollo del asunto: es posible que la UE y el Reino Unido no sobrevivan el próximo invierno, 2023-2024, sin Gazprom.

i-2

El próximo invierno en Europa se presenta frío debido al corte de gas de Putin.

La AIE ha calculado que el déficit global para entonces se acercará a los 30.000 millones de metros cúbicos. Y eso presupone circunstancias “ideales” este próximo invierno: mayormente cálido; China todavía bajo bloqueos; consumo de gas mucho menor en Europa; incluso aumento de la producción (¿de Noruega?)

Los modelos de la AIE están trabajando con dos o tres oleadas de subidas de precios en los próximos 12 meses. Los presupuestos de la UE ya están en alerta roja, compensando las pérdidas causadas por el actual suicidio energético. Para fines de 2023, eso puede llegar a 1 billón de euros.

Cualquier costo adicional e impredecible a lo largo de 2023 significa que la economía de la UE colapsará por completo: cierre de la industria en todo el espectro, euro en caída libre, aumento de la inflación, deuda que corroe todas las latitudes, desde las naciones del Club Med hasta Francia y Alemania.

La dominatriz Ursula von der Leyen, al frente de la Comisión Europea (CE), por supuesto debería discutir todo eso, en interés de las naciones de la UE, con los actores globales en Bali. En cambio, su única agenda, una vez más, fue la demonización de Rusia.

Aquí no hay niskala; simplemente disonancia cognitiva de mal gusto.

18 noviembre, 2022

Deja tus comentarios