Asesinato de Jorge y la complicidad de Sofía Ímber y Carlos Rangel

Denunciado el crimen por José Vicente Rangel, defendido su cadáver por su compañera  Delcy de Rodríguez y la solidaridad valiente de los dirigentes de la Liga Socialista Carmelo Laborit, Agustín Calzadilla, Orlando Yajure y Juan Medina Figueredo, y asegurada su sepultura en el cementerio General del Sur de Caracas por la militancia luchadora que él formo con pasión revolucionaria y su don de gente buena: los bárbaros de siempre intentaron crucificarlo políticamente.

Fernando Soto Rojas dice que aquel carajito lo impresionó desde siempre y David Nieves me dijo, en los “tigritos” de la DISIP, que  esa muerte no la pudimos impedir a riesgo de nuestras vidas, porque los canallas se la tenían jurada; Jorge  lo sabía y seguro estaba que pelearía con el “cuchillo en la boca”, como aun nos dice con su mirada inolvidable que para Alexis Corredor y Ángel Salazar es de Carora.

Han pasado cuarenta y cuatro años, y hete aquí a Jorge  convocando a nuestra comunidad política  y de afectos con la devoción de su gran consigna “El socialismo se conquista peleando”.

Nos toca a todas y todos mejorar un pelín cada día, como lo aconseja Silvio Rodríguez, para que la vida de nuestro Maestro, para siempre  sea una siembra inagotable, imperecedera.

La entrevista que reportamos es representativa de la oleada de infamias e intrigas que Jorge, un líder de victorias, ha derrotado para siempre.

 

Foto de archivo/Jorge Rodríguez/Entierro/Fidel Ernesto Velázquez

 

Entrevistadores: Sofía Ímber y Carlos Rangel/Entrevistado: Octavio Lepage,

“…el asesinato de Jorge Rodríguez ha tenido un impacto muy negativo en la opinión pública, que se conmueve ante estas cosas, pero no nos sentimos culpables, no nos sentimos responsables y creemos que estamos en una línea correcta de haber…. El gobierno no está a la defensiva, el Gobierno está tranquilo, está seguro de que cumple con su deber cabalmente, y de que este comportamiento firme, decidido para descubrir a los culpables del secuestro y castigarlos, tiene el apoyo y el respaldo de los sectores mayoritarios de la opinión venezolana”. Octavio Lepage

Sofía Ímber: Tenemos hoy como invitado a Octavio Lepage, quien es Ministro del Interior, y esta entrevista en las actuales circunstancias es de la mayor importancia, porque esperamos que nos de aquí la máxima información posible con la única limitación que impone el secreto sumarial, sobre los diversos aspectos de la situación que se viene desarrollando desde el pasado fin de semana con las detenciones de presuntos implicados en el secuestro de Niehous, la acusación contra dos parlamentarios y quizás tal vez más, de estar complicados en el secuestro y la muerte de uno de los detenidos, el asesinato de uno de los detenidos, Jorge Rodríguez, tras haber sido torturado. Yo creo que sobre eso puedes comenzar tu comentario y si quieres, darnos el mayor número de informaciones, decirnos lo que pasó. La gente está muy atenta a todo esto.

Octavio Lepage: En primer término, no es curioso recordar que Niehous fue secuestrado desde hace cinco meses, y que desde el mismo momento del secuestro se inició una investigación para tratar de despejar la incógnita de este secuestro, de quiénes podían haberlo realizado, qué razones motivaron esa acción, y naturalmente, tratar de dar con el paradero de Niehous y atrapar y castigar severamente a los autores de este delito tan aborrecible como es el secuestro. La investigación y el país lo apreció, lo pudo apreciar, resultaba muy difícil; aparentemente estaban bloqueadas todas las pistas y no lográbamos ni siquiera una hipótesis que encajara en ciertos elementos concretos que le dieron fundamento serio y que hicieran pensar que conducirían a un resultado positivo. Pero sin embargo, esa investigación perseverante, aunque difícil, repito, nos condujo a estos hallazgos que no vacilo en calificar de sensacionales, de que habían participado o participaron en el secuestro dos diputados al Congreso que son, como ustedes saben, Salom Meza y Fortunato Herrera. Tú has hecho mención al secreto sumarial y, efectivamente, es necesario respetarlo y eso constituye una limitación a que yo pueda aportar así, públicamente, muchos elementos de juicio para convencer a la opinión pública, de que se trata de una denuncia seria…

(Ruido en la grabación impidió escuchar el audio del programa).

– … pero se trata de una denuncia seria y el gobierno no ha procedido con precipitación ni mucho menos se le ha ocurrido urdir una maniobra de distracción que, por lo demás, sería muy torpe, muy rudimentaria y contraproducente. Cada vez que se me pregunta, desde el mismo momento en que di una rueda de prensa el lunes, en qué fundaba el gobierno una denuncia tan seria y tan grave como ésta, observé y lo he seguido repitiendo que se trata de un gobierno serio, yo creo ser también una persona seria, y si me decidí, si el gobierno se decidió a hacer esta denuncia ante el país y a señalar con nombre y apellido a dos diputados como implicados en el secuestro, es porque tenemos elementos de juicio que nos llevan a la absoluta convicción de que, efectivamente, Salom Meza y Fortunato Herrera están implicados en el secuestro de Niehous.

Sofía Ímber: Bueno, el ministro Lepage, Ministro del Interior, tiene siete minutos diciendo cosas de profundo interés pero hasta ahora no ha salido el nombre de Jorge Rodríguez. Jorge Rodríguez fue asesinado… ha salido Niehous, ha salido el secuestro, que es una de las cosas más lamentables, ha salido lo de la defensa del gobierno, ha dado garantías de la seriedad del gobierno y del Ministro, cosas que no dudamos… pero no ha salido una cosa que nos duele a todos los venezolanos por igual y nos compromete a todos los venezolanos por igual, y que nos obliga a una búsqueda a todos los venezolanos por igual, para saber lo que ha pasado. Jorge Rodríguez ha sido asesinado en la Disip y hasta ahora no ha salido de la boca del Ministro ese nombre. ¿Qué pasa… es que eso va de tercero o de cuarto?

Octavio Lepage: No podía salir porque estaba empezando. De todos modos no creo realmente… yo lo dije en mi intervención en el Congreso y ahora lo repito -a pesar de que ayer, en la continuación del debate se pretendió utilizar esa expresión mía para presentarme como una persona insensible ante un hecho horrendo como es el crimen o el asesinato de Jorge Rodríguez-, yo dije, y ahora lo repito, que hay dos casos, dos situaciones muy ligadas entre sí que son, el secuestro de Niehous y el descubrimiento de que están implicados en él dos parlamentarios, eso para mí es el hecho de mayor gravedad, de increíble gravedad, no sólo porque compromete a dos personas que han tenido -particularmente Salom Meza- una figuración política en Venezuela, sino por el hecho mismo de que Venezuela se encuentre de golpe con el hecho de que dos parlamentarios sean capaces de incurrir en un delito tan imperdonable y tan aborrecible como es el secuestro de un ciudadano pacífico y tranquilo, que fue sorprendido en su casa en situación de indefensión absoluta. Ahora, la investigación de este caso, de ese hecho gravísimo condujo hasta Jorge Rodríguez. Jorge Rodríguez, sin duda alguna -y eso va a demostrarse en el curso del juicio-, a pesar de que desgraciadamente hoy está muerto, tuvo o tenía participación destacada en el secuestro de Niehous y por esa única razón fue detenido. A él no se le detiene por sus antecedentes ni como luchador, como persona o dirigente ligado a actividades subversivas en el pasado, se le detiene exclusivamente porque la investigación condujo hasta él como complicado y jugando un papel muy importante en el secuestro de Niehous. Sucede pues, lo que el país conoce, que cuatro funcionarios de la Disip, posiblemente psicópatas o gentes inclinadas a la violencia, orgánicamente inclinados a la violencia, cometieron el crimen y la estupidez -porque son ambas cosas- de torturarle y de quitarle, de arrebatarle la vida. Ese hecho, no solamente lamentable, sino que merece un castigo muy severo, nosotros lo hemos repudiado plenamente.

Carlos Rangel: Desde el punto de vista de la investigación es un desastre, además de todo, porque para la investigación era importante Jorge Rodríguez vivo.

Octavio Lepage: Desde luego, era importantísimo Jorge Rodríguez vivo y el hecho de que se le asesinara, como ustedes han podido constatarlo, ha servido para que se trate de esconder ante el país la gravedad de la complicidad de dos parlamentarios en el secuestro de Niehous. Esto es tan absurdo, tan inconcebible, que podría pensarse incluso que no sólo obedeció a la innata inclinación de estos cuatro funcionarios por la violencia y el atropello a la dignidad humana, y que uno incluso se pregunta si no estaríamos en presencia de un acto de provocación. Lo digo simplemente a título de hipótesis…

Sofía Ímber: Perdón… ¿cómo es eso de la provocación?

Octavio Lepage: Se plantea esta hipótesis, porque es inconcebible que a nadie pudiera ocurrírsele realizar acto semejante, un acto de provocación en el sentido de que elementos extraños a la Disip pudieran concebir el propósito de provocar un hecho de estas características justamente para entorpecer la investigación del caso Niehous y para desviar la atención del país en torno a los resultados de la investigación de este secuestro y las implicaciones de dos parlamentarios en el mismo.

Carlos Rangel: Esa hipótesis indica que no serían elementos extraños a la Disip sino elementos infiltrados en la Disip; admitiendo esta hipótesis, que no es descartable, porque hay una vieja regla de la pesquisa y es interrogarse sobre a quién beneficia un crimen… En este caso, no beneficia a la investigación y sí a la desviación de la atención de la opinión pública del hecho fundamental –que yo estoy de acuerdo contigo- que es el secuestro, la investigación del secuestro, hacia esta cosa horrible y desgraciada que es el asesinato de Jorge Rodríguez. De manera que como hipótesis no es descartable, pero en ningún caso por gente extraña a la Disip, y la inquietud que ha tenido la opinión pública en estos días al ver que este cuerpo policial ha podido ser el protagonista, a través de estos cuatro funcionarios, de este crimen aumentaría, porque ya no sería cuestión de descontrol del cuerpo, de falta de previsión y de que psicópatas puedan dar rienda suelta a su sadismo en contra de un preso indefenso, sino que habría entonces que ir más allá, a la hipótesis de que ese Cuerpo de Seguridad del Estado está infiltrado y manipulado por –justamente- los enemigos más peligrosos del Estado, cosa que causa mayor alarma todavía.

Octavio Lepage: Cuando te digo manipulados desde afuera, sin duda alguna pueden ser personas que desde fuera conciben un plan de un propósito muy definido y utilizan a cuatro agentes que se prestan por sus características, a cumplir esa función tan odiosa.

Carlos Rangel: Con relación a este caso de Niehous, el gobierno ha hecho acusaciones contra una serie de personas, detenidos algunos de ellos, prófugos otros, y dos de ellos parlamentarios, por lo cual su detención y enjuiciamiento no pueden llevarse a cabo ahora, a menos que haya un allanamiento previo por parte de la Cámara de Diputados, un levantamiento de la inmunidad parlamentaria de esos dos diputados. Y una pregunta que la gente se hace en la calle es la siguiente: puesto que la acusación contra los dos diputados coincidiendo con la muerte de Jorge Rodríguez en la Disip, lejos de servir como una cortina de humo –como se ha dicho- más bien ha hecho mucho más delicada y virulenta y angustiosa una situación, la gente se pregunta si no hubiera sido más político por parte del gobierno dividir la acusación y separar netamente ambas cosas: que por un lado se supiera el caso de Rodríguez, el asesinato de Rodríguez, y luego, más tarde, tras un par de semanas o tres, hacer entonces la acusación formal contra los diputados.

Octavio Lepage: Voy a contestar a esa pregunta, pero yo necesito rematar el planteamiento que me hizo Sofía de hablar sobre el caso del asesinato de Jorge Rodríguez; lo que señalé en una simple hipótesis, que será investigada…

Carlos Rangel: El hecho de que sea una provocación.

Octavio Lepage: Exacto, pero no puedo dejar de ratificar aquí que independientemente de que sea una provocación, o que se trate de un exceso de unos funcionarios que cometieron un asesinato imperdonable, en ambos casos de todos modos, mejor dicho, serán castigados con gran severidad… Esa iniciativa de solicitar inmediatamente la investigación la tomé yo, porque apenas me enteré de la muerte de Jorge Rodríguez llamé al Fiscal General de la República, Dr. José Ramón Medina, y le pedí que seleccionara fiscales del Ministerio Público, jueces de instrucción, médicos forenses, para una investigación sin tardanza que precisara responsabilidades. Y además, hubo la investigación interna que rápidamente condujo a identificar a los cuatro funcionarios que sacaron a Jorge Rodríguez del local de la Disip y le causaron la muerte. Esos funcionarios fueron detenidos de inmediato, están siendo sometidos a juicio y serán castigados como se debe; y además, dije en el debate en la Cámara y quiero repetirlo aquí, que la investigación continúa y esa investigación determinará si esos cuatro agentes o funcionarios actuaron por iniciativa propia o por orden superior. Y si llegare a precisarse que actuaron por orden superior, quien impartió esa orden sería también ejemplarmente castigado por haberla impartido. De tal manera que el país debe tener absoluta confianza de que el gobierno no interfiere la acción de la justicia, sino que por el contrario, la exige y pide que se esmeren fiscales y jueces en sacar en claro la verdad de las cosas y castigar, de manera ejemplar, a todos los culpables.

En cuanto a tu pregunta, Carlos, efectivamente eso se planteó, pero realmente es un enfoque artificial de las cosas. Yo acabo de decirles que Jorge Rodríguez fue detenido porque estaba implicado en el secuestro de Niehous; esa investigación había avanzado mucho –después de una gran lentitud- con una gran velocidad, entonces, se desarrolla desde el momento en que logramos atrapar a dos personas claves en el secuestro, en el momento en que iban a recibir la bolsa donde estaba el anticipo del rescate, en ese momento culminante de la detención de dos agentes que iban a recoger el rescate, nos abrió una cantidad de pistas que condujeron a detener a mucha gente… Ya empezaba a trascender a la opinión pública que estaban detenidas muchas personas en la Disip, trascendió a la prensa y el propio día domingo apareció un telegrama público que encabezaba Salom Meza entre otros firmantes, denunciando la presión de David Nieves y de Iván Padilla, justamente las dos personas que habían ido a recoger el rescate. Como estamos en un régimen democrático, y esto no puede dudarlo nadie, y hay Parlamento, y hay jueces y hay periódicos, ya era inevitable que el gobierno diera una explicación al país, habíamos decidido el día sábado, en una reunión para examinar las cosas, que ese anuncio al país debía hacerlo yo en rueda de prensa el lunes, y en ese sentido organizamos las cosas para tal efecto.

Carlos Rangel: ¿Ustedes ya habían encontrado indicios de que dos diputados estaban implicados?

Octavio Lepage: ¡Ah, claro!.. por supuesto. Y consideramos indispensable ya anunciarlo ante el país, de tal manera que el hecho accidental y muy lamentable de que el domingo en la tarde mataran a Jorge Rodríguez, no podía llevarnos a nosotros a posponer la información al país de la detención de David Nieves, de Iván Padilla y de todos los restantes detenidos vinculados al secuestro de Niehous.

Sofía Ímber: Me parece que todo lo que está diciendo el ministro Lepage es muy importante y que, por el contrario, nos hacen entender ciertas cosas. Nosotros, la mayoría de los venezolanos no sabíamos que el gobierno el día anterior sabía una serie de cosas, de manera que si ustedes saben que hay presos pero saben que nuestra policía no es la mejor del mundo y que no es la primera vez que se le va la mano, al mismo tiempo, al detener a estas personas, ¿no estaba en la obligación de usted o de otra gente, llamar a la policía y decirle: ¡Por favor, hagan todo tipo de investigación, pero háganla como los países democráticos hacen con sus presos políticos sin que sucedan estas cosas horribles!?… A mí me parece que allí hay algo en realidad muy grave, porque si hubiera sido la primera vez que a la policía se le va la mano (ustedes que han tenido también presos lo saben muy bien, aunque ahora es una cosa diferente)… Pero creo que hubo un descuido en los hombres democráticos que sepan que hay presos allí, necesitan cuidarlos en forma importante… ojalá tengas esas cosas importantes. Y la otra cosa es que en el país todo ha recibido, con frecuencia, la seguridad de que si estos cuatro disipoles actuaron por sí mismos o actuaron por órdenes de personas de mayor rango, esas personas de mayor rango serían castigadas. En el caso de mayor rango, la persona que tiene mayor rango en este país es Carlos Andrés Pérez, y Salom Meza dijo en el Congreso que el ministro Lepage no actuó por sí solo como Ministro sino que estaba muy presionado por el Presidente de la República.

Carlos Rangel: Salom Meza dijo que no había indicios contra él sino simplemente una venganza personal de Carlos Andrés Pérez, ¿qué nos dice?

Octavio Lepage: Sofía me ha hecho muchas preguntas, pero de todas maneras, creo que para rematar una anterior, vuelvo a decirles que para que no digan ustedes que confían solamente en mi palabra de que el gobierno estaba decidido a hacer esta rueda de prensa desde el sábado, desde el viernes se inició una operación rastreo en gran escala por parte de efectivos del ejército en la zona de Guaribe, donde está ubicada la finca del diputado Salom Meza y donde teníamos indicios de que podría estar escondido el secuestrado Niehous. Es una operación muy visible porque se movilizaron efectivos militares importantes para un rastreo muy completo de toda la zona. Ahora, en cuanto a lo que acabas de decir Sofía, esto es simplemente un recurso, por cierto, de la peor especie.

Carlos Rangel: ¿La alegación de una venganza personal del Presidente…?

Octavio Lepage: Sí, y que por cierto descalifica mucho, este recurso al que ha acudido Salom Meza en este trance tan difícil en que se encuentra es ridículo, es absurdo y es además un irrespeto insinuar siquiera que el Presidente de la República pueda actuar en la forma en que él lo dijo. Yo, en mi intervención en el Congreso, observaba lo siguiente -lo voy a repetir, y me perdonan-: que los altos funcionarios del Estado, y con más razón del Presidente de la República, no pueden de ninguna manera sentir comprometida su responsabilidad por los excesos o los delitos en que puedan incurrir funcionarios subalternos, y citaba ejemplos… Decía yo que si esto fuera así, no podría funcionar ninguna institución: si un soldado mata a un ciudadano ¿va a afectar la responsabilidad de sus superiores y sobre todo la responsabilidad de los jefes del Ejército?… ¡De ninguna manera!… El punto importante es el siguiente: en un régimen dictatorial hay excesos y delitos en que incurren los subalternos, no se les castiga por ello, eso es lo que ha pasado en Venezuela en nuestras dictaduras, en un régimen democrático si un funcionario se excede, incurre en atropellos o comete delitos, se le castiga, se le somete a la acción de los tribunales de justicia; en la medida en que un superior cuando descubre que un subalterno ha incurrido en delito y lo somete a la acción de los tribunales, no tiene nada que reprocharse.

Carlos Rangel: Ahora, el gobierno ha dicho que el caso del secuestro de Niehous está resuelto policialmente, pero el secuestrado no aparece, hay una especie de paradoja en esto, ¿qué quiere decir resuelto policialmente?

Octavio Lepage: Quiere decir algo que ya se ha descubierto y que están presos los principales participantes en el secuestro; un secuestro es una operación con varias fases…

Carlos Rangel: ¿Es cierto que unas 70 personas están involucradas?

Octavio Lepage: No creo que tantas, en todo caso, son equipos diferentes para cumplir tareas distintas. Hay un equipo que está custodiando a Niehous y hasta ese equipo todavía no hemos llegado… Pero todos los demás que actuaron en la calle, que no están en el sitio del escondite, están presos, están descubiertos y sin duda alguna, se rompió el contacto.

Sofía Ímber: ¿Eso no hace peligrar la vida de Niehous?

Octavio Lepage: Se rompió el contacto y hay que tener paciencia para tratar de encontrar el sitio exacto donde está escondido, podría perder la vida… Supongo yo, una primera interpretación lógica es que, sintiéndose descubiertos, los responsables del secuestro deben hacer esfuerzos extraordinarios para evitar que maten a Niehous sus custodios, porque ese crimen recaería sobre ellos, pero al mismo tiempo, esos mismos jefes no están en capacidad de controlar las reacciones de ese grupo de personas que están en torno a Niehous manteniéndolo secuestrado. Ahora, si funciona la lógica, una actitud racional, yo diría que todo indica que a Niehous no hay interés de asesinarlo por parte de los que participaron en su secuestro.

Carlos Rangel: Desde el punto de vista político, ¿el gobierno y AD se sienten a la defensiva en vista de lo ocurrido el domingo?

Octavio Lepage: ¡De ninguna manera!…¡de ninguna manera! Comprendemos que el asesinato de Jorge Rodríguez ha tenido un impacto muy negativo en la opinión pública, que se conmueve ante estas cosas, pero no nos sentimos culpables, no nos sentimos responsables y creemos que estamos en una línea correcta de haber, prácticamente, culminado la investigación de un delito horrible como es el secuestro, y que el gobierno está obligado a tratar de despejar con todos sus recursos. El gobierno no está a la defensiva, el Gobierno está tranquilo, está seguro de que cumple con su deber cabalmente, y de que este comportamiento firme, decidido para descubrir a los culpables del secuestro y castigarlos, tiene el apoyo y el respaldo de los sectores mayoritarios de la opinión venezolana.

Sofía Ímber: Un consejo de periodista: no utilice tanto el verbo rematar…

Octavio Lepage: Le agradezco el consejo, ¡todos tus consejos son buenos, porque tú eres una mujer muy inteligente!

 

Deja tus comentarios