La asamblea nacional y la necesaria unidad del pueblo contra el imperialismo

Escrito por Dámaso Pérez

“Unámonos y seremos invencibles” Simón Bolívar 1817

“Lo que está a la vista no necesita anteojos” es una vieja conseja de nuestras abuelas y abuelos.

Afortunadamente, a esta altura de las circunstancias que nos toca vivir a las venezolanas y venezolanos, hasta los más extremistas de la oposición de derecha y de izquierda coinciden en aceptar que Venezuela actualmente enfrenta un terrible bloqueo económico y una feroz guerra económica y financiera de parte del imperio más poderoso de la historia.

El pueblo venezolano, ha asestado grandes derrotas tácticas al imperialismo y sus lacayos internos, pero estos no cesan en su pretensión de lograr su objetivo estratégico, que consiste en derrotar a la Revolución Bolivariana imponiendo nuevamente el viejo modelo puntofijista.

Con la partida física del Presidente Chávez, el imperialismo y los enemigos internos de la revolución creyeron haber logrado parte de esa tarea.

Es así como desde el mismo día en que el pueblo y el presidente Obrero Nicolás Maduro los derrotan en unas elecciones limpias retoman su enfrentamiento con nuevos impulsos y violencia.

En ese orden de ideas el gobierno norteamericano, como una abierta declaración de guerra,  decide reforzar su agresión contra el pueblo venezolano y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firma una orden ejecutiva declarando  a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria” a la seguridad nacional y a la política exterior de EE.UU.

A partir de esa declaración de guerra se recrudecen las medidas contra el pueblo venezolano con la llamadas “sanciones selectivas” a importantes figuras del gobierno nacional y diferentes entes del Estado.

Sanciones estas que buscan generar descontento en el pueblo al debilitar el ingreso económico, impidiendo mantener la infraestructura, los servicios y generando una serie de calamidades y necesidades en el pueblo más necesitado.

A pesar de todo esto, durante estos últimos años el pueblo y la dirección revolucionaria con una férrea unidad han demostrado capacidad de resistencia ante tan feroz enemigo.

Estamos en presencia de una confrontación entre el imperialismo norteamericano, de algunos de sus gobiernos lacayos en la región y de sus aliados de la derecha nacional contra el pueblo y la Revolución Bolivariana, comprender esto es fundamental para entender la necesidad de marchar unidos ante la agresión del enemigo.

Hoy con la elección de la nueva Asamblea Nacional buscan generar fisuras en el seno del movimiento revolucionario y así intentar debilitar el apoyo popular al gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Como no han podido derrotar a la Revolución Bolivariana con sus armas tradicionales, hoy pretenden dividirnos para de esta manera hacer más viable su intervención en la política interna.

En la actual coyuntura de confrontación antimperialista, la Asamblea Nacional constituye, más que un espacio para construir el conjunto de leyes de la nación, un espacio de resistencia en el combate contra el imperialismo. Por esto debe estar en manos de hombres y mujeres leales al proceso político de transformación que actualmente vivimos en el país.

Por esto se impone la necesidad de marchar al lado de las candidatas y candidatos propuestos por la dirección revolucionaria, comprendiendo que se trata, más que de mujeres y hombres, de constituir y garantizar un equipo que apoye al Presidente Nicolás Maduro en este combate por la soberanía nacional.

Deja tus comentarios