Informe de Sures evidencia relación entre medidas coercitivas en la economía y la atípica migración venezolana

Escrito por Red Angostura

En su más reciente informe acerca de la caracterización de las migraciones en Venezuela y la población de retorno, la organización Sures concluye, entre otros vértices, que la atípica migración venezolana es fundamentalmente por motivos económicos, siendo esta una consecuencia directa de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por el Gobierno de los Estados Unidos y sus aliados a la República Bolivariana.

El estudio tuvo como objeto indagar y describir de forma general los perfiles de los y las migrantes del estado Bolivariano de Miranda -en el centro del país-, sus situaciones familiares, condiciones de emigración y de retorno en el marco de la pandemia de COVID-19.

Para ello fue instrumentalizada una encuesta entre el 15 y el 31 de julio de 2020. Se levantó una muestra de 266 personas contagiadas o en proceso de diagnóstico del COVID-19, de un universo de 1.248 personas que se encontraban en los centros de atención sanitaria por estos motivos: hoteles sanitarios dirigidos a brindar aislamiento preventivo a las personas contagiadas o en riesgo de contagio.

La muestra abarcó 22 hoteles sanitarios de los 59 que se encontraban activos para la fecha.

Sures enfatiza que aunque los resultados no deben interpretarse ni proyectarse a la totalidad de la población de retorno del estado Miranda o de Venezuela, en razón de la muestra, “la fortaleza de este estudio es que permite conocer, de forma imparcial, ponderada y directa, algunos aspectos esenciales de las personas que retornan, de sus familias, de su situación económica y legal durante su experiencia migratoria”.

Conclusiones

Los resultados de la encuesta demuestran que el principal motivo de la emigración venezolana es la situación económica.

“Un porcentaje importante de la población de retorno indica que emigró para mejorar las condiciones de vida que se vieron deterioradas a partir del bloqueo económico y la guerra económica contra nuestro país (acceso a medicinas, servicios públicos, entre otras)”, destaca el informe.

Sólo el 8,6% de la población de retorno declara que emigró por motivos políticos, mientras que apenas el 1,9% afirma tener la condición o solicitud de asilo.

Paradójicamente, las condiciones económicas en los países de acogida constituyen, a su vez, el principal motivo de regreso a Venezuela.

El 69,5% de la población declara que retornó por la situación económica generada por el COVID-19, en tanto que el 19,9% manifiesta que regresó por temor a los riesgos a la vida y a la salud del coronavirus.

Mientras, el 47% de los encuestados declara no haber recibido apoyo de los organismos internacionales para regresar a su país; sólo el 7,5% de la población de retorno indica que recibió asistencia de ACNUR.

El informe es parte de la serie “Ida y vuelta”, diseñada por Sures para evidenciar, con bases legales, científicas y estadísticas, todo lo vinculado a la movilidad humana y políticas migratorias en la República Bolivariana de Venezuela, el resto de los países del continente americano y el mundo entero.

Desde finales del año 2019 comienza a registrarse un flujo de retorno pequeño y ascendente de las personas que emigraron desde Venezuela a los países de la región durante los últimos años. Las autoridades venezolanas estiman que a la fecha más de 160.000 personas han ingresado a nuestro país desde marzo de 2020.

Deja tus comentarios