Problemas de Logística Global

Escrito por Centro KATEHON

El 29 de agosto se anunció que Turquía tenía la intención de aumentar cinco veces el precio del pasaje por el Bósforo y los Dardanelos. Según Sabah, Turquía fue a aumentar el valor del franco, de acuerdo con los derechos internacionales que le otorga la Convención del Estrecho de Montreux, que determina los ingresos del estrecho. En 1983, Turquía fijó un descuento del 75 % sobre el valor del franco y fijó un franco en 0,80 dólares.

Pero en el pasado, esta cantidad se ha derretido en el contexto de la creciente inflación y el costo del oro en el mundo. Así, el valor del franco se incrementó 5 veces y ascendió a $4 por tonelaje neto. A partir del 7 de octubre de 2022, las tarifas de baliza, evacuación y médica se incrementarán 5 veces y los ingresos aumentarán de $ 40 millones a $ 200 millones. De acuerdo con  la Convención de Montreux , firmada en 1936, Turquía tiene derecho a cobrar tarifas por faros, evacuación y atención médica de los barcos que pasan por el Estrecho de Estambul y entran y salen del Estrecho de Çanakkale.

Y a principios de agosto, los precios para la entrega de contenedores desde China aumentaron significativamente, lo que aumentará el costo de los bienes. El costo de un contenedor estándar de 40 pies en las rutas a EE. UU. superó los $ 20 y $ 13,000 en la ruta europea. El precio  de Rusia también saltó, lo que se reflejó en el precio de los electrodomésticos y la electrónica.

En el caso de Rusia, la reducción de trenes, que China decidió limitar, se vio afectada por el miedo a las sanciones. Junto con el mercado naviero, esto creó una especie de monopolio para un número limitado de empresas de logística, que comenzaron a subir los precios. Sin embargo, el efecto dominó es evidente, ya que el cambio en la situación del mercado ya es de carácter global.

La logística y las cadenas de suministro representan un elemento importante de la geopolítica moderna. No es casualidad que el informe de Prospectiva Estratégica 2022 de la Comisión Europea señalara  que “la inestabilidad geopolítica actual confirma la necesidad no solo de acelerar la doble transición, sino también de reducir nuestra dependencia estratégica. En el corto plazo, esto seguirá afectando los precios de la energía y los alimentos, con importantes impactos sociales. Por ejemplo, a mediano y largo plazo, el acceso sostenible a los productos básicos críticos para las dos transiciones seguirá siendo primordial, lo que reforzará la necesidad de pasar a cadenas de suministro más cortas y menos vulnerables y de apoyar a los amigos cuando sea posible.

La asociación también requerirá vincular el modelo económico de la UE con la prosperidad, la sostenibilidad y el carácter cíclico. La posición de la UE en el establecimiento de estándares globales jugará un papel importante, mientras que un programa de justicia social y desarrollo de habilidades será una de las condiciones para el éxito, junto con la movilización de inversión pública y privada. Se espera que para 2030 se requieran anualmente casi 650 mil millones de euros de inversiones adicionales en el futuro”.

Entre las diez tareas clave, una está dedicada específicamente a cuestiones logísticas: gestionar estratégicamente el suministro de materiales y bienes críticos mediante la aplicación de un enfoque sistemático a largo plazo para evitar una nueva trampa de dependencia.

La fragmentación y cambio del mercado global tiene una doble naturaleza. Por un lado, mantener el statu quo es beneficioso para aquellos actores que estaban incluidos en este sistema y, si no eran beneficiarios directos, recibían ciertos beneficios de su posición geoestratégica o del rol de sus empresas. No fue coincidencia que la OMC estuviera  preocupada  por la transición del comercio condicionalmente multilateral al surgimiento de varios bloques, que amenazaban la hegemonía del sistema occidental.

Por otro lado, existen ciertamente una serie de inconvenientes y riesgos en la actual reorganización. Para Rusia, la exclusión de las empresas de logística del comercio mundial debido a las sanciones representa una seria limitación. Pero al mismo tiempo, no hay alternativa, por lo que todos los que no están del lado de Occidente deben resolver sus problemas por sí mismos y no confiar en las disposiciones de la OMC. El proteccionismo nacional y regional va en aumento y no hay nada que las organizaciones internacionales puedan hacer al respecto. Los intentos de los globalistas  de convencer a todo el mundo de que mantener las viejas cadenas de suministro significa un precio final más bajo es poco alentador en el Sur Global, es decir, los países en desarrollo.

La “fábrica mundial”, que incluye a China, India y varios otros países de la ASEAN, conoce bien los mecanismos de la globalización, por lo que preferirá reorientarse hacia otros mercados que creer en las promesas de Occidente. Además, China tiene una buena experiencia en la política de dumping, eliminando a los competidores de alta tecnología de EE. UU. y otros países desarrollados.

Todo lo que Occidente puede contar es un concepto de apoyo amistoso basado en un modelo de asociación abierta que incluye a los estados que comparten la comprensión estadounidense de los mercados abiertos y al mismo tiempo implementan estándares laborales y ambientales. La decisión de Europa de poner fin a las relaciones económicas con Rusia aceleró el desarrollo de este concepto. Esto abre la perspectiva de un nuevo bloque comercial formado por democracias liberales que buscan acercar las economías y las regulaciones. Para la gestión de la cadena de suministro, esto significa introducir una dimensión nueva y fuertemente geopolítica a la discusión más amplia de “reorientación” geográfica que hasta ahora ha fomentado la diversificación en un sentido más neutral. Esto se aplica principalmente a los sectores estratégicos,

En cualquier caso, la revisión propuesta de las políticas de colocación corporativa y las reducciones de la cadena de suministro serían económicamente costosas y requerirían mucho tiempo para Occidente, especialmente con cadenas de suministro complejas. Según estimaciones aproximadas, hasta el 26 % de las exportaciones mundiales por valor de hasta 4,6 billones de dólares podrían reubicarse en los próximos cinco años. Sin embargo, las decisiones corporativas relacionadas ahora deben tener cada vez más en cuenta aspectos políticos que antes optaron por ignorar.

Concretamente, esto significaría abandonar la simple lógica de trasladar la producción al extranjero y reemplazarla por una combinación flexible de políticas de «producción cerca de las fronteras», «reducción de personal» y «apoyo a los amigos». Dependiendo de la presencia de factores de producción y ubicación, esta combinación conduciría a una reconfiguración modular de varios segmentos de la cadena de suministro. En Occidente, creen que esto solo se puede lograr si el Estado y las corporaciones trabajan de la mano. El punto final de los esfuerzos para crear cadenas de suministro «seguras» de bienes y servicios estratégicos sería la reorganización geopolítica del mundo, dividiéndolo en cadenas de suministro Norte-Norte y Sur-Sur. En este caso, sería recomendable formar una coalición de aliados.

Sin embargo, dada la distribución geográfica global de los recursos, es cuestionable si tal modelo sería viable. Es de esperar que la aplicación de tal lógica conduzca a una interrupción masiva de los flujos comerciales, lo que resultará en enormes aumentos de precios para los consumidores.

Además, la crisis provocada por el coronavirus ha demostrado que no se puede hablar de ningún tipo de solidaridad (y por tanto de “apoyo a los amigos”). Sólo hay intereses estrechos. Este es otro aspecto sumamente negativo para el colectivo Occidente, donde intentan contar con la lealtad de sus ciudadanos, quienes, ante la caída del nivel de vida, acusarán a las autoridades de incompetencia.

Para Rusia, la reconfiguración actual presenta una clara ventana de oportunidad. Ya que es necesario deshacerse de la dependencia en el campo de la logística y, por el contrario, cubrir más segmentos de este sector para presionar los intereses de Occidente. En este sentido, la autarquía y la posición geoestratégica de Rusia juegan un papel fundamental. Queda por resolver los problemas técnicos relacionados con la sostenibilidad de las nuevas rutas. Estas son la Ruta del Mar del Norte, así como el corredor Norte-Sur a través del Mar Caspio, que pueden ser importantes comunicaciones estratégicas de Eurasia. Además, la expansión de las arterias de transporte en Asia Central a través de la Unión Económica Euroasiática tendría un efecto positivo en la economía de la UEEA.

Así, las cadenas de suministro globales y las cuestiones logísticas permanecerán en la agenda de los cambios geopolíticos de los próximos años. Esto debe tenerse en cuenta en la política exterior y la estrategia de seguridad nacional de la Federación Rusa.

Fuente: Katehon

Deja tus comentarios