ILUSIONES NECESARIAS: Incluso la Narrativa de la UE Como Actor Geoestratégico ha Estallado Ya

Escrito por Red Angostura

Por  Alastair Crooke.

La UE, al igual que la OTAN, siempre fue un proyecto político estadounidense para la subyugación de Europa. Y lo sigue siendo.

Algo extraño está ocurriendo en Europa. Gran Bretaña ha sufrido recientemente un “lavado de régimen” , con un ministro de Finanzas muy favorable a la UE (Hunt) allanando el camino a un primer ministro sin elecciones, el «globalista» Rishi Sunak. ¿Por qué? Bueno, para imponer recortes drásticos a los servicios públicos, normalizar la inmigración a 500.000 personas al año y subir los impuestos a los niveles más altos desde la década de 1940. Y para abrir canales sobre un nuevo acuerdo de relaciones con Bruselas.

¿Un partido conservador (tory) británico se conforma con eso? ¿Recortar las ayudas sociales y subir los impuestos en una recesión mundial ya existente? A primera vista, no parece tener sentido. ¿Sombras de Grecia 2008? Austeridad griega para Gran Bretaña, ¿nos estamos perdiendo algo? ¿Está esto preparando el escenario para que el «Remainer Establishment» señale a una economía en crisis (culpada por el fracaso del Brexit), y diga que no hay alternativa (TINA) sino un regreso a la UE de alguna forma, (los británicos con “la gorra en la mano” y la cabeza gacha)?

En pocas palabras, las fuerzas entre bastidores parecen querer que el Reino Unido reanude su antiguo papel de plenipotenciario de EE.UU. dentro de Bruselas, impulsando la agenda de primacía de EE.UU. (mientras Europa se hunde en la duda sobre sí misma).

Igualmente, extraño, y significativo, fue que el 15 de septiembre, el ex canciller alemán Schroeder entró sin previo aviso en la oficina de Scholtz, donde solo estaban presentes el canciller y el vicecanciller, Robert Habeck. Schroeder colocó una propuesta de suministro de gas a largo plazo de Gazprom sobre el escritorio, directamente bajo los ojos de Scholtz.

 

El Canciller y su predecesor se miraron durante un minuto, sin cruzar palabra. Entonces Schroeder alargó la mano, cogió el documento sin leer, le dio la espalda y salió del despacho. No se dijo nada.

El 26 de septiembre (11 días después), el gasoducto Nordstream fue saboteado. ¿Sorpresa (sí o no)?

Muchas preguntas sin respuesta. El resultado: No hay gas para Alemania. Sin embargo, un oleoducto de Nordstream (2B) sobrevivió al sabotaje y sigue presurizado y en funcionamiento. Pero sigue sin llegar gas a Alemania (salvo gas licuado a alto precio). La UE no ha impuesto sanciones al gas ruso. El suministro del gas Nordstream sólo requiere una autorización reglamentaria.

Entonces: ¿Europa  tendrá austeridad, pérdida de competitividad, subidas de precios y de impuestos? Sí, pero Scholtz ni siquiera echó un vistazo a la oferta de gas.

El Partido Verde de Habeck y Baerbock (y la Comisión de la UE) está estrechamente alineado con quienes en el equipo de Biden insisten en mantener la hegemonía estadounidense, cueste lo que cueste. Esta eurocoalición es explícita y visceralmente maléfica con Rusia; y en contraste, es igual de visceralmente indulgente con Ucrania.

¿El panorama general? En un discurso pronunciado en Nueva York el 2 de agosto de 2022, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Baerbock, esbozó una visión de un mundo dominado por Estados Unidos y Alemania. Según Baerbock, en 1989 George Bush ofreció a Alemania una «asociación para el liderazgo». «Ahora ha llegado el momento de crearla: Una asociación conjunta en el liderazgo». Una apuesta alemana por la primacía explícita de la UE, con el apoyo de Estados Unidos. (¡A los anglosajones no les gustará!)

Garantizar que no haya retrocesos en las sanciones a Rusia y que continúe el apoyo financiero de la UE a la guerra de Ucrania es una clara «línea roja» precisamente para aquellos en el equipo de Biden que probablemente estén atentos a la apuesta atlantista de Baerbock, y que entienden que Ucrania es la araña en el centro de una telaraña. Los Verdes juegan explícitamente a esto.

¿Por qué? Porque Ucrania sigue siendo el «pivote» mundial: La geopolítica, la geoeconomía, las cadenas de suministro de materias primas y energía, toda gira en torno a dónde se asiente finalmente este pivote de Ucrania. Un éxito ruso en Ucrania daría lugar a un nuevo bloque político y sistema monetario, a través de sus aliados en el BRICS+, la Organización de Cooperación de Shanghai y la Unión Económica Euroasiática.

¿Se trata entonces esta borrachera de austeridad europea sólo del Partido Verde alemán clavando la rusofobia de la UE? ¿O se están preparando Washington y sus aliados atlantistas para algo más? ¿Preparándose para que China reciba el «tratamiento ruso» de Europa?

A principios de esta semana, en Mansion House, el primer ministro Sunak cambió de marcha. Se «quitó el sombrero» ante Washington con la promesa de apoyar a Ucrania «el tiempo que haga falta», pero su principal objetivo en política exterior fue China. La antigua era «dorada» de las relaciones chino-británicas «ha terminado»: «El régimen autoritario [de China] plantea un desafío sistémico a nuestros valores e intereses», afirmo, citando la represión de las protestas contra el zero-COVID y la detención y paliza a un periodista de la BBC el domingo.

En la UE, el presidente Macron, presa de un pánico tardío ante la desindustrialización generalizada, ha señalado  que la UE podría adoptar una postura más dura frente a China, aunque sólo si Estados Unidos diera marcha atrás en las subvenciones de la Ley de Reducción de la Inflación, que atraen a las empresas de la UE a echar el ancla y navegar hacia Estados Unidos.

Sin embargo, es probable que la «jugada» de Macron se quede en agua de borrajas o, en el mejor de los casos, en un gesto cosmético, pues la Ley ya se ha legislado en Estados Unidos. Y, como era de esperar, la clase política de Bruselas ya está ondeando la bandera blanca: Europa ha perdido la energía rusa y ahora puede perder la tecnología, las finanzas y el mercado de China. Se trata de un «triple golpe», si se suma a la desindustrialización europea.

Ahí lo tienen: la austeridad es siempre la primer instrumento de la caja de herramientas de Estados Unidos para ejercer presión política sobre sus apoderados: Washington está preparando a las élites gobernantes de la UE para separarse de China como ya lo ha hecho de Rusia. Las mayores economías europeas ya están adoptando una línea más dura respecto a Beijing. Washington presionará al Reino Unido y a la UE hasta que crujan los puntos para conseguir el pleno cumplimiento de una ruptura con China.

Las protestas en China por la normativa Covid no podrían haber llegado en un momento más oportuno desde la perspectiva de los «halcones de China» estadounidenses: Washington azuzó a la UE en pleno modo de propaganda sobre las «manifestaciones» iraníes, y ahora las protestas en China ofrecen a Washington la oportunidad de entrar de lleno en la demonización de China:

La «línea» utilizada contra Rusia (Putin comete un error tras otro; el sistema se tambalea; la economía rusa está precariamente encaramada en el filo de la navaja y la desafección popular se dispara) – será «cortada y pegada» a Xi y China.

Sólo que el inevitable sermón moral de la UE antagonizará aún más a China: Las esperanzas de mantener un punto de apoyo comercial en China se desvanecerán y, de hecho, será China la que se «lave las manos» con respecto a Europa, y no al revés. Los líderes europeos tienen este punto ciego: puede que algunos chinos deploren la práctica del bloqueo de Covid, pero seguirán teniendo sentimientos profundamente chinos y nacionalistas. Odiarán los sermones de la UE: «Los valores europeos sólo hablan por sí mismos, nosotros tenemos los nuestros».

Es evidente que Europa se ha metido en un profundo agujero. A sus adversarios les amarga la moralina de la UE. Pero ¿qué ocurre exactamente?

Bueno, en primer lugar, la UE está enormemente sobreinvertida en su narrativa sobre Ucrania. Parece incapaz de leer la dirección que están tomando los acontecimientos en la zona de guerra. O, si la lee correctamente (de lo que hay pocos indicios), parece incapaz de corregir el rumbo.

Recordemos que, al principio, Washington nunca consideró que la guerra pudiera «ser decisiva». El aspecto militar se consideraba un complemento -un multiplicador de la presión- de la crisis política en Moscú que se esperaba que desencadenasen las sanciones. El concepto inicial era que la guerra financiera representaba la línea del frente – y el conflicto militar, el frente secundario de ataque.

 

Sólo con la inesperada sorpresa de que las sanciones no lograron «conmocionar y sobrecoger» a Moscú, la prioridad pasó del ámbito financiero al militar. La razón por la que lo «militar» no se consideró en un primer momento «de primera línea» fue que Rusia tenía un claro potencial de dominio escalatorio (un factor que ahora resulta tan evidente).

Así que aquí estamos: Occidente ha sido humillado en la guerra financiera, y a menos que algo cambie (es decir, una escalada dramática por parte de los EE.UU.) – perderá militarmente también – con la clara posibilidad de que Ucrania en algún momento, simplemente implosione como Estado.

La situación actual en el campo de batalla es casi totalmente contraria a la narrativa occidental. Sin embargo, la UE ha invertido tanto en su relato sobre Ucrania que, en lugar de replegarse, se limita a reevaluar la situación real.

Y así, al redoblar la apuesta narrativa (apoyando a Ucrania «todo el tiempo que haga falta»), el contenido estratégico del pivote «Ucrania» gira 180 grados: Ucrania no será «el atolladero afgano de Rusia». Más bien, su trasero se está convirtiendo en el «atolladero» financiero y militar a largo plazo de Europa.

“El tiempo que sea necesario» da al conflicto un horizonte indeterminado, pero deja a Rusia el control del calendario. Y «mientras sea necesario» implica exponerse cada vez más a los puntos ciegos de la OTAN. Los servicios de inteligencia del resto del mundo habrán observado las lagunas de la OTAN en materia de defensa aérea e industria militar. El pivote demostrará quién es el verdadero «tigre de papel».

“El tiempo que sea necesario”: ¿lo ha pensado bien la UE?

Si Bruselas se imagina también que esa tenaz adhesión a la narrativa impresionará al resto del mundo y acercará a esos otros Estados al «ideal» de la UE, se equivocará. Ya existe una gran hostilidad hacia la idea de que los «valores» o las disputas de Europa tengan alguna relevancia más allá de sus fronteras. Los «otros» verán la inflexibilidad como una extraña compulsión de Europa al autosuicidio, justo en el momento en que el fin de la «burbuja de todo» amenaza ya con una gran recesión.

¿Por qué iba Europa a redoblar sus esfuerzos en el proyecto «¿Ucrania”, a costa de perder su prestigio en el exterior?

Quizá porque la clase política de la UE teme aún más perder su narrativa interna. Necesita distraer la atención: es una táctica llamada «supervivencia».

La UE, al igual que la OTAN, siempre fue un proyecto político estadounidense para la subyugación de Europa. Y lo sigue siendo.

Sin embargo, la narrativa meta-UE -a efectos internos de la UE- postula algo diametralmente distinto: que Europa es un actor estratégico; una potencia política por derecho propio; un coloso del mercado, un monopsonio con poder para imponer su voluntad a quien comercie con ella.

En pocas palabras, la narrativa de la UE es que tiene una agencia política significativa. Pero Washington acaba de demostrar que no la tiene. Ha echado por tierra esa narrativa. Así pues, Europa está destinada a convertirse en un remanso económico. Ha «perdido» a Rusia, y pronto a China. Y se está dando cuenta de que también ha perdido su posición en el mundo.

Una vez más, la situación real en el «campo de batalla» geopolítico contradice casi por completo la narrativa de la UE como actor geoestratégico.

Su «amigo», la Administración Biden, se ha ido, mientras se acumulan poderosos enemigos en otros lugares. La clase política de la UE nunca ha sido consciente de sus limitaciones: era una «herejía» incluso sugerir que el poder de la UE tenía límites. En consecuencia, la UE también ha invertido demasiado en esta narrativa de su agencia.

Colgar banderas de la UE de todos los edificios oficiales no cubrirá la desnudez ni ocultará la desconexión entre la «burbuja» de Bruselas y su despreciado proletariado europeo. Los políticos franceses se preguntan ahora abiertamente qué puede salvar a Europa del vasallaje total. Buena pregunta. ¿Qué se hace cuando estalla una narrativa de poder hiperinflada, al mismo tiempo que financierizada?

Fuente: Observatorio de Trabajadores en Lucha

9 diciembre.

Deja tus comentarios