En dolor mayor

Parafraseando al cantor del pueblo Ali Primera, con su canción “En dolor Mayor” hoy te decimos Adiós en dolor Mayor, a ti Chino Khan, amigo entrañable, camarada y combatiente de luchas interminables.

Chino recuerdo que nos conocimos en los pasillos de la Universidad Central de Venezuela, en esos espacios nos encontrábamos y debatíamos permanentemente las diatribas de la otrora izquierda venezolana, coincidimos en las trincheras de lucha en las puertas de aquella que fue nuestra casa de estudios la que vencía las sombras, ahí estabas Chino en primera línea de batalla, con tus manos llenas de piedras, enfrentándonos a los cuerpos represivos de los gobiernos opresores de la IV república, ahí vimos a muchos compatriotas caer en el combate.

Te veía dirigir las asambleas de los trabajadores universitarios, con tu discurso encendido en la majestuosa Aula Magna, iluminada por las nubes de Calder, desplazaste a la burocracia sindical de la derecha, imponiendo la democracia sindical en la Asociación de Empleados Universitarios.

Vino luego el surgir de una nueva esperanza para el pueblo venezolano, con el triunfo del Comandante Chávez, y ahí nos vimos de nuevo, convirtiéndote en motor fundamental junto al Presidente de la República Nicolás Maduro, en la construcción de la Fuerza Bolivariana de los Trabajadores (FBT), como alternativa política de la clase trabajadora, ante la traidora y entreguista patronal de la desaparecida CTV.

Vivimos juntos, el golpe de Estado de abril de 2002, recuerdo que junto al camarada Jacobo Torres que fuimos a buscarte a la “concha” donde te encontrabas, redactamos un manifiesto de la FBT llamando a huelga general, de ahí acudimos junto al pueblo a la concentración en Miraflores, asaltamos el palacio presidencial, hasta la aparición del Comandante Chávez.

Chino, siempre te recordaremos, por el humor que te caracterizaba, por tu ímpetu de lucha, por tu irreverencia, por mantenerte siempre fiel a los principios por la construcción del socialismo. Vivirás por siempre en nuestros corazones.

Deja tus comentarios