Los crímenes de la derecha fascista en el período 1960-2020

Escrito por Alirio Liscano

Vamos a esa etapa. Recordemos primeramente que el 4 de agosto de 1959, Rómulo Betancourt había disuelto a “plomo limpio” una manifestación de desempleados y estudiantes, en la Plaza Concordia de Caracas, con saldo de 4 muertos y 19 heridos.

La orgía de sangre del “puntofijismo” comenzaba. Once mil (11 mil) torturados, desaparecidos y fusilados, es el número de la Comisión de la Verdad, entre ellos más de un mil trecientos (1.300), lo que incluye a Víctor Soto Rojas, que siguen sin ser localizados.

Cronología Ajustada.

Masacre en El Garabato (Miranda, 1963).

Masacre en El Bachiller (Miranda, 1964).

Asesinato de Alberto Lovera (1965). Asesinato de Fabricio Ojeda (1966).

Masacre en Caracas-Petare: Luis Fernando Vera Betancourt, Eleazar Fabricio Aristiguieta y Félix Farías Salcedo).

Asesinato del Comandante Américo Silva (Alcabala del Pao, San Félix, Guayana, 1972).

Asesinato del “Motilón” Jesús Albero Márquez Finol,  Caracas, 1973.

Tito González Heredia es acribillado el 17-06-1976.

Jorge Rodríguez torturado y asesinado el 25-07-1976

Y José Aquino Carpio y Wilfredo García Silva el 29-06-1979

El “puntofijismo” siguió con el baño de sangre. En los años ochenta perpetraron cuatro masacres en fila: Cantaura (1982); Yumare (1986); El Amparo (1988) y El Caracazo (1989).

Pero, el amanecer estaba cerca. Se acabó la diversión, llegó el Comandante y mandó a parar.

Como se nota, usaron las matanzas y/o el crimen individualizado. Y siguieron. El signo de la derecha es la muerte y lo que la rodea: tortura, violencia, terrorismo, fusilamientos, desaparecidos, golpes de estado militares o paramilitares, judiciales, parlamentarios, económicos, petroleros, monetarios, diplomáticos, muy bien “aliñados” ahora con C-4, drones, sicariato, quemados vivos y descuartizamientos.

Seguimos con la cronología.

Puente Llaguno, 19 asesinatos.

Capriles “descarguen su arrechera”: 12 crímenes de la MUD

Leopoldo López, “la salida”: 42 crímenes a cuenta del psicópata.

“Guarimbas” (terrorismo) de 2014, 2015, 2016: varios centenares de muertes. Puntualmente, en 2017, 173 víctimas fatales.

En 2016 ellos habían asesinado a los Generales de la FANB Jorge González Arreaza (02-04-2016); Félix Antonio Velásquez con su esposa (28-05-2016) y Luis Albero Godoy (28-07-2016). También a los jóvenes Capitanes José Alexis Guillén y Ernesto Bracho Bravo;  a los Sargentos Isaac López, Rafael Castillo, Miguel Parra (Mérida) y Giovanni Pantoja.

Por cierto, en Mérida también asesinaron en 2017 a la luchadora social Gisselle Rubilar, a Doris Lobo y a un empleado de Cantv de apellido Castiblanco.

En 2017 desataron  la agenda terrorista. Quemaron vivo a Orlando Figuera y a otros 8 venezolanos humildes que “parecían chavistas”. Y mataron en plena juventud a Adriana Urquiola, joven intérprete de lenguaje de señas que para colmo estaba embarazada.

Hagamos un paréntesis. Ellos habían ganado la Asamblea Nacional el 6 de diciembre de 2015 “a punta de guerra económica” y “sin hacer campaña electoral”. Pero la marea roja salió a la calle a hacerles frente en 2016, un año decisivo. Esta batalla la “ganó” Chávez, porque fue un año en que seguimos lealmente su línea de “Pueblo a la Calle”.

La derecha fracasó en la Asamblea Nacional. El país entero los vio “poniendo la torta”. Golpetazos a todos lados, para arriba, para abajo, al CNE, al TSJ, al Ministerio Público. Con la OA, o sin la OEA, con Luis Almagro, sin Luis Almagro, con Ramos Allupo con Julio Borges. En fin, fracasaron. Quedaron ante el país como lo que son: unos pobres locos saqueadores, y adictos al dinero.

Nicolás lanzó la carta de la Asamblea Nacional Constituyente. Vale decir, otra vez “el Comandante mandó a parar”. Y luego los batimos ejemplarmente en 6 elecciones en fila. Y Venezuela pasa a  una fase política de paz, diálogo y elecciones.

Si sumamos a Danilo Anderson, Eliécer Otayza, Robert Serra, María Herrera y Ricardo Durán; y agregamos también a las 375 víctimas, líderes campesinos e indígenas (Sabino Romero, entre ellos). mencionados por el Presidente Maduro, los números precisan que las bajas provocadas por el fascismo venezolano desde 1999 no bajan de un mil (1000).

Ahora bien: ¿Dónde está Carlos Lanz?

A Carlos lo buscaremos hasta encontrarlo

Honor y Gloria a Alonso Valdez,  Darío Vivas y el “Chino” Khan.

Chávez Vive. Nosotros venceremos.

(Ver Alirio Liscano. El MIR y la Lucha Armada. Caracas, Vadell Hermanos, 2014).

Deja tus comentarios