La unidad

La unidad en el ámbito político, históricamente ha sido y será de vital importancia, ya sea para los que creen en el capitalismo, como para los que creemos en el socialismo. Durante muchas décadas la izquierda venezolana no logro unificarse, a pesar de que se coincidía en lo estratégico; la toma del poder para la construcción del socialismo, pero en lo táctico, algunos planteaban el camino, a través de la guerra de guerrillas y otros la insurrección obrera y popular.

Este fue siempre el drama histórico para el pueblo de Venezuela, la falta de unificación de la izquierda venezolana, hasta que llego el Comandante Chávez y nos unifico a todos, y luego a la gran mayoría nos unió en el PSUV, llegando al poder por la vía electoral, se rompieron los clásicos, los dogmas, lo cual quiere decir, que el socialismo no se construye basado en una receta o una formula conseguida en los textos del marxismo.

La unidad, no es una simple quimera, sino debe estar inexorablemente basada en un programa revolucionario, como base fundamental de la unificación y en el caso de la revolución bolivariana nuestro programa es el Plan de la Patria.

En este tiempo histórico que vivimos, de asedio permanente del imperio norteamericano, con intentos de cercenar nuestra soberanía, debemos cerrar filas en defensa de la patria y en defensa incondicional de nuestro líder el Presidente Obrero Nicolás Maduro.

Aquellos divisionistas, que critican la conducción de la revolución bolivariana, a partir del fallecimiento del Comandante Chávez, señalando que nos estamos apartando del socialismo, bajo el argumento de la no profundización de la revolución, es la falta de compresión de  que estamos en una etapa de transición de continuas contradicciones, cargando con la pesada herencia del pasado, sufriendo la presión enemiga de los países capitalistas.

El socialismo no avanza sobre una línea recta, sino con distintas aristas y bifurcaciones, después que hemos dado un salto gigantesco hacia adelante, esta negado a retroceder, debemos continuar con la revolución de manera permanente.

Deja tus comentarios