Las vacas se secan

Ningún «criador» de ganado perdía de vista la necesidad de acrecentar el rebaño. Para ello, los viejos «matereros» propiciaban las condiciones en que las vacas tuvieran el mayor número de partos en su vida reproductiva y así aumentarlo de tamaño.

Los viejos montunos llamaban «materita»  a cualquier unidad de producción que fuese pequeña pero también por el estancamiento de su rebaño, cuando se trataba de ganado dedicado exclusivamente a la producción de leche. Sabían por experiencia que una vez parida, la monta del toro debería ocurrir dentro de los 3 meses siguientes y así lograr un parto anual que aumentara idealmente el rebaño, porque «las vacas se secan» a los 2 ó 3 meses posteriores a la lactancia de 9 meses.

Como los rebaños eran generalmente pequeños, no costaba mucho detectar la hembra en celo y facilitar la  monta en el tiempo debido, de tal manera que a la edad de 4 años una vaca debía haber parido 2 veces. Sin embargo, la falta de controles y registros de reproducción que hoy en día existen incidió en la baja productividad y el poco crecimiento del rebaño en muchas «materas».

A veces, la necesidad de recuperar el peso del animal recién parido provocaba la prolongación de esa etapa de «sequía», haciéndolo improductivo.

Los trabajadores venezolanos han visto prolongar un estancamiento de su ingreso real, mientras la clase burguesa de grandes, medianos y pequeños empresarios han engordado su capital. A pesar de las políticas de protección social que ha implementado el gobierno nacional en medio del daño causado por los imperialistas y sus secuaces a nuestra economía, es imposible vivir con salarios tan bajos y viendo crecer la desigualdad.

Es tiempo ya de superar claramente esta situación porque los trabajadores también «se secan», no pudiendo pedírseles más sacrificios.

 

¡ORGULLOSAMENTE MONTUNO!

 

Deja tus comentarios