Diálogos y decolonización

Los venezolanos,  al igual que los otros pueblos   que habitan en  nuestra balcanizada gran nación latino-caribeña vivimos en una lucha permanente por nuestra dignidad y soberanía  enmarcada en  el intenso devenir de nuestros países periféricos insertos sin voz ni voto  en las  estrategias planetarias concebidas por  potencias decadentes y nacientes en respuesta a las crisis ambiental y sistémica globales,

Ante  ese panorama, varios  países de la región, hermanados por la añoranza de la unidad perdida, han iniciado un proceso de  Diálogo,   liderado por el presidente de México, Andrés  Miguel Lopez Obrador con el fin de constituirse en un  bloque escencialmente distinto a la OEA, comandada por EEUU y terminada de prostituir por el incalificable Almagro.

Un bloque capaz de dialogar de tú a tú con el hegemón estadounidense y demás naciones relevantes en el contexto mundial.  Iniciativa tomada en nombre de El  Libertador, pero  al parecer distinta también de los esquemas integracionistas anti imperialistas, decolonizadores, complementarios y  solidarios impulsados por el Comandante Chávez   vitales para la continuidad del proceso independentista  iniciado por nuestros ancestros hace más de 500 años.

¿Por qué la diferencia, la tibieza?  ¿Estrategia política? ¿Presiones? No lo sé, lo que sí sé es que desconocer los fundamentos  de lo  ya avanzado podría implicar un injustificable y lamentable retroceso,  tal como lo ha advertido  la profesora Judith Valencia.

Lucha común aliñada en nuestro caso por la tensión generada por El Diálogo en curso. Evento bien encaminado hasta el momento como lo demuestran la disposición de la oposición vocera de la Casa Blanca   a participar en las próximas elecciones y la aprobación unánime por parte de la Asamblea Nacional (AN) de acuerdos que ratifican la legitimidad del presidente Nicolás Maduro  así como la de funcionarios e instituciones electos  o constituidas en concordancia con lo contemplado en la CRBV. Acuerdos que obviamente  invalidan las decisiones espurias de poderes igualmente espurios improvisados por los lacayos de EEUU.

Meritorios avances,  producto del  esfuerzo  de nuestro  presidente  por restituir y mantener la PAZ, que deben desembocar en el levantamiento efectivo de las “sanciones”, en la recuperación de nuestro patrimonio, en el enjuiciamiento de los responsables de crímenes cometidos en nombre de la política   y en el reconocimiento y compensación  del daño infringido al  Pueblo.

Pueblo que, en el caso de los chavistas, ha resistido toda clase de embates no solo en procura de una abstracta PAZ como pregonan algunos,  sino también  y primordialmente  por lealtad al Comandante Supremo.  Por la esperanza de que el éxito de El Diálogo posibilite la recuperación de sus derechos,  su participación protagónica en la gestión pública, el inicio de un proceso integral de decolonización y la retoma  de la vía hacia el Socialismo del Siglo XXI.

Venceremos

Deja tus comentarios