En Venezuela no hay dictadura

Es falso, Sres. Daniel Martínez, José Mujica y Danilo Astori que en Venezuela haya “una dictadura”, como acaban de declarar en sospechosa coincidencia temporal, y también coincidente con la retrógrada, como le es natural, posición blanqui-colorada.

No es una dictadura, ni tiene un gobierno autoritario, como lo demostraremos en este escrito de uruguayos residentes en Venezuela, pertenecientes al Comité Bolivariano Artiguista; sino que es una democracia participativa y protagónica.

Son incomprensibles esas declaraciones en plena campaña electoral uruguaya, incorporando un tema fuera de agenda, que produce revuelo, estupor y rechazo de militantes o simpatizantes frenteamplistas, y dudas sobre sus dirigentes, así como debilitamiento de la militancia. Deben saber que la derecha uruguaya, aprovechará esta situación, y la convertirá en un punto de polémica, que los llevará a encrucijadas, poniendo en tela de juicio las propias posiciones, hasta ahora, del gobierno de Tabaré, es decir del propio partido de los declarantes. Es una grave afectación a la campaña frentista y a la necesidad de un cuarto gobierno para el pueblo. Objetivamente es un paso a la derecha, pero rechazamos, por ahora, las interpretaciones que han comenzado a regarse, de contubernio con el régimen que gobierna EEUU o sus delegaciones: Brasil y Argentina. Lo que es claro, es que objetivamente es otra opinión que favorece a las políticas de bloqueo que impiden entrada de alimentos, medicinas, repuestos; medidas coercitivas llamadas “sanciones”; robo , saqueo y bloqueo descarado de bienes y activos financieros de Venezuela, piratería pura, terrorismo económico.

El objetivo es dañar los derechos humanos del pueblo, para que se levante contra el gobierno que eligió en elecciones libres, universales, secretas, supervisadas por cientos de observadores y técnicos electorales de todo el mundo.

El brutal bloqueo y saqueo, se acompaña con amenazas expresamente declaradas de invasión militar por sí, o por los varios países al servicio de EEUU, agrupados en el Cártel de Lima, que trae a la memoria la vergüenza de la Triple Alianza que invadió y destrozó pueblo y patria paraguayos, piedra ignominiosa que todavía nos pesa. Por lo representativo de los dirigentes aquí mencionados, cuya valoración tiene un peso cualitativo, sus declaraciones pueden provocar el efecto intervencionista militar que busca EEUU. Por lo tanto están asumiendo la gravísima responsabilidad de provocar una gran masacre como la que se ha cometido y se mantiene contra Irak, Libia y Siria, para mencionar casos de mayor notoriedad. Realmente, ¿tienen idea de la magnitud de sus consecuencias? Del horror de la guerra, del dolor, desolación y muertes que sus declaraciones contribuirán a provocar.

Decíamos que en el contexto de los ataques a Venezuela, muchas de las posiciones de esos agentes, no tienen la misma relevancia que la que pudiera surgir de los dirigentes progresistas de Uruguay. ¿Y por qué esta afirmación? Uruguay, pequeño país, de gran reconocimiento y prestigio internacional, por su ejemplar democracia con derechos sociales durante décadas, que había sido interrumpido por la brutalidad del pachecato y la dictadura cívico-militar, recuperado con los gobiernos frentistas especialmente en materia social, tiene un peso propio y específico en materia internacional.

Y ha sido en estas etapas de agresión a Venezuela donde Uruguay se ha distinguido, resistiendo soberanamente inmensas presiones, por una posición de no injerencia, de defensa de la auto determinación de los pueblos, y no se ha plegado a las actitudes de los gobiernos ultra neo liberales y de derechas deshumanizadas, tales como Colombia, Argentina y el Brasil de Bolsonaro. Éste recibió el gobierno de un presidente usurpador, (Temer) asumiendo la presidencia luego que el Plan Cóndor judicial puso preso a Lula, el candidato preferido por el pueblo, para que no pudiera participar en las elecciones. Con este espécimen que lidera los ataques a Venezuela, que no ha ocultado su cavernícola pensamiento político, que con su Ministro Moro tiene preso a Lula, coinciden Martínez, Mujica y Astori, con sus lamentables declaraciones. Extraña coincidencia.

Pero el gobierno del presidente Tabaré, hasta ahora, no se plegó a la estrategia de injerencia contra Venezuela, y ha sido el dique , junto con organizaciones sociales y políticas, que ha impedido la realización de los planes más extremos del régimen de EEUU y sus secuaces reunidos en el llamado Cártel de Lima. El gobierno tendrá que sufrir las arremetidas de la derecha rosada, que está eufórica por la gran oportunidad que estos declarantes les regalaron para intimar al gobierno, y obtener renta en la campaña electoral.

La soberanía, la defensa de la Patria y de la Constitución, los Derechos humanos, la Justicia Social y la Paz, son los bienes irrenunciables que el gobierno del Presidente Maduro y el pueblo están decididos a defender. A este pueblo digno y su gobierno que han sabido ser solidarios cuando tuvieron oportunidad, debemos seguirlos apoyando.

La paz y la soberanía de Venezuela, son la paz y la soberanía de Nuestra América.

Escribe Eduardo Mernies, de la REDH capítulo Uruguay y de la Comisión de Asuntos Internacionales del Frente Amplio luego de recibir este escrito, para reafirmar que lo que dicen estos tres compañeros es a título personal, no representan ninguna resolución ni posicionamiento del Frente Amplio, y se contradice con las resoluciones oficiales del Frente Amplio adoptadas en los órganos competentes. La delegación del Frente Amplio en el Foro de São Paulo suscribió la declaración final del Encuentro, en la cual se habla de Venezuela. Basta con leerla y esa es la posición del FA. Lo demás, son posturas individuales que no cuentan con aval de ningún organismo de la fuerza política.

 

Los ataques que sufre Venezuela

Los compañeros Martínez, Mujica y Astori , sorpresivamente y con diferencia de pocas horas, declararon que en Venezuela hay una dictadura.

Nos apresuramos nosotros también,  uruguayos residentes o que hemos residido en Venezuela desde hace decenas de años, a declarar que es falsa e indignante esa acusación,  producto de la matriz que las masivas campañas dirigidas por EEUU han montado en todo el mundo.  No obstante, sorprende que veteranos hombres de la política puedan ser víctimas de esas matrices, que son herramientas de agresión, y convertirse en agentes trasmisores de esas infamias.

Realmente, hay una dictadura, una dictadura mundial: es el régimen que gobierna en EEUU.  Veamos por qué este juicio, y con los fundamentos que expondremos  también nos preguntamos si los sorpresivos acusadores de Venezuela, no están enterados de la historia de injerencias, invasiones y crímenes cometidos por EEUU en Nuestramérica, en el Caribe y en el mundo entero. El régimen de EEUU, ha pasado de ser el gran  gendarme al gran dictador mundial, lo cual ya no oculta ni disimula.

Aparentemente, los compañeros Martínez, Mujica y  Astori están sordos y ciegos, o padecen de una transferencia espacial y confunden Venezuela con EEUU.  Algunas “perlas”: El actual Presidente del régimen que gobierna en EEUU,  ha ordenado ampliar a cientos de kilómetros de extensión un muro en la frontera de México, iniciado por Obama, el anterior presidente. Y no se abstiene de declarar todos los extremos de los atropellos que realizan y realizarán,  tanto en el interior de su país, como en todo el mundo. Responsable por su imperialismo de la hambruna que provoca,   se ha producido el fenómeno de las masivas columnas de migrantes que en su desesperación pretenden pasar a  donde está la “despensa” de los alimentos que EEUU ha trasladado a su territorio. Y en la frontera se produce el terrible drama de los desesperados que son  reprimidos y amontonados  en campos de concentración,  hombres y mujeres,  separándoles de sus pequeños hijos a quienes instalan en grandes jaulas  expuestos a malos tratos y abusos.  Todos, adultos y menores, son maltratados, insultados, golpeados, algunos asesinados, e inclusive se han denunciado violaciones de mujeres y menores.

La Sra. Bachelet, Comisionada de los DDHH de la ONU, y su equipo, no saben de esto porque han estado probablemente de viaje por la luna.

Sería suficiente lo que referimos para calificar al régimen de EEUU como culpable de agresión a los  más elementales DDHH.  El mismo régimen atropella, injerencia, avasalla, bloquea, amenaza, invade, bombardea, territorios y países,  viola constantemente todas las leyes internacionales, todas, TODAS, produciendo matanzas de cientos de miles de habitantes y destroza viviendas, ciudades, infraestructuras, cuando quiere y porque quiere, sepultando  naciones y culturas.

Con prepotencia y soberbia no cumple  y se retira unilateralmente de  los acuerdos previamente firmados, por ejemplo, el climático de París, o los acuerdos nucleares con Irán, obligando a Europa a seguirlo sumisamente, e inclusive colocando al mundo en riesgo de un conflicto nuclear con la República Democrática de Corea.    Monta cientos de bases militares en otros países -¿para y por qué será?-  donde sus miembros no aceptan ni cumplen con las leyes nacionales. Se alía al Estado de Israel que ha confinado a un gueto a la población de Gaza, usurpando las tierras de campesinos palestinos,  implosionando sus hogares y  asesinando a sus defensores. No acepta jurisprudencia de organismos internacionales, por ejemplo la Corte Interamericana de DDHH, la Corte Penal de La Haya, a cuyos miembros inclusive les amenazó y les prohibió la entrada a EEUU retirándoles sus visas. Se burla de resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y las transgrede como fue el caso de Libia, y tampoco acata importantes  resoluciones de la Asamblea General de este organismo mundial,  por ejemplo, la orden de levantar el bloqueo a Cuba.

Impone la jurisprudencia de sus tribunales para controversias con otros países (en algunos casos con complicidad de otros nacionales).   Ha creado un ambiente permanente de amenaza internacional, lo que provoca que muchos gobiernos y políticos quieran hacer “buena letra” ante esa dictadura.  Pero también en algunos casos, gobiernos de países con ciertos poderíos, han defendido sus intereses, o  soberanía y el derecho internacional,  como el caso de Venezuela, o produciéndose graves riesgos para la paz mundial como los casos de pretendidas imposiciones ante Irán o Corea Popular.  A lo que deben agregarse las propagandas negativas contra Rusia y China, para dificultar su crecimiento e impedir la multipolaridad internacional. Y hay mucho más para describir esa dictadura que EEUU pretende hacerla mundial. Se podría seguir con más atropellos y crímenes.

 

Cómo vivimos

Justamente esa dictadura imperialista  es la que está asediando a la  Venezuela Bolivariana, de la forma que describimos en la primera parte  de este informe artículo.  Y el asedio de EEUU tiene sus cómplices en la propia Venezuela, donde los grupos de la llamada oposición  actúan como una quinta columna.  Ante sus continuas derrotas electorales y de golpes de estado, sabotean constantemente y cada tanto tiempo organizan marchas violentísimas, que han provocado decenas de muertos inclusive quemados vivos. Algunos de los organizadores y ejecutores de esta barbarie han sido detenidos, juzgados según la ley, y condenados.

El poder mediático, sus agentes, y algunos despistados,  les llama “presos políticos”. Cada tanto ejecutan golpes de estado que ni son reprimidos  porque se extinguen por sí solos, aunque dejando algunas víctimas como el del 30 de abril 2019.

En julio se develó un complot terrorista, con identificación de sus dirigentes asociados con algunos grupos de la oposición, cuyos planes incluían asesinar al presidente y a una decena de dirigentes de distintos poderes, instalar explosivos en determinados túneles y vías, y “eliminar unos  60” miembros de colectivos bolivarianos. Un plan terrorista en toda regla.  Cometidos los crímenes  posicionar de presidente al Gral. Raúl Baduel que estaba y está preso, o al auto proclamado.  Los detenidos han pasado a la lista de “presos políticos” de los medios hegemónicos.

Sobre el abastecimiento interno han pasado en esta materia por varias etapas, desde esconder alimentos, repuestos, medicinas, los productos de higiene (el papel higiénico se convirtió en su bandera),  contrabando masivo a Colombia;  a la etapa actual, donde el abastecimiento es masivo, pero crearon un mercado negro de las divisas, cuyo valor suben brutalmente y diariamente para que las grandes roscas económicas en una pirámide invertida lo apliquen a los precios de los productos, en alza también  diariamente, produciendo una hiperinflación inducida brutal.

Hasta el 2014, con los gobiernos bolivarianos, la población había alcanzado niveles muy altos de calidad de vida, tal como lo reconocían todos los organismos internacionales especializados en educación, (Unesco), alimentación (FAO), salud (OMS), vivienda (Obras Públicas y Socorros ONU),  el índice de Gini y otros. El régimen dictatorial mundial no podía permitir tal resultado de un gobierno que se había fijado una meta de socialismo SXXI, venezolano, “mal ejemplo” para otros pueblos, y con petróleo.

Y de la leve agresividad, pasó a la abierta y total. La señal fue en el 2015 con el Decreto Orden Ejecutiva de Obama, por el que se declaraba a Venezuela “una amenaza inusual y extraordinaria” que constituía un peligro para la seguridad de EEUU.  ¿Sería por el ejemplo?  Y para mayor claridad, hizo aquella declaración de que los EEUU podían “torcer el brazo” a quienes quisieran, por la vía diplomática, económica o militar.

Entonces año a año el  bloqueo, ya descrito en la primera parte, más la quinta columna, con las roscas económicas incrementando desabastecimiento al principio  y luego su inflación inducida,  crearon  graves situaciones de vida a la población, provocando una emigración que hasta unos  tres años atrás no existía. Cuando nadie se iba y muchos llegaban.  Lo lamentable es que muchos de esos emigrados, no tienen conciencia de la causa de su situación, asumiendo que es por culpa del gobierno, convirtiéndose en inocentes,  en algunos casos,  agentes de desinformación.

La novedad de la agresión de EEUU en el 2019 fue, en el colmo del descaro y del absurdo, crear la figura de presidente auto proclamado, y a tales efectos eligió  a un oscuro diputado de una Asamblea en desacato por su irregular conformación,  cuya mejor calificación fue mostrar las nalgas en algunas de sus marchitas callejeras. Se dejó de eso, y se auto proclamó “presidente” en una pequeña plaza pública, un presidente que nadie votó como diría Galeano, pero que el poder mediático se encargó de convertir en una figura pública.  Hacia él  derivaron algunos de los millones de dólares robados mediante confiscaciones al gobierno de Venezuela, más 40 millones que estaban destinados a Centro América.

Esos fondos sirven para masificar la contratación de mercenarios, intentos de magnicidio, compra de cómplices, periodistas encubiertos como “profesionales”,  agasajos a corresponsales extranjeros asentados en el país, golpes de estado, e inclusive alguno que otro traidor.

El objetivo es la permanente  desestabilización del país, pero ante el fracaso, han apelado a solicitar la intervención armada contra Venezuela: contra su propio país. Es inadmisible  cualquiera sea la posición o pensamiento político de cualquier ciudadano, que solicite una invasión militar a su propia patria. Esto define al sujeto, a sus seguidores y a lo que representa. Un delito de esta naturaleza en Uruguay o en EEUU por ejemplo, motivaría una larga condena penal, y social y política.

Es importante para comprender el acoso que sufre Venezuela, tener en cuenta que el  Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó en marzo de 2019 la resolución anual sobre medidas coercitivas unilaterales, cuyo proyecto  “Las repercusiones negativas de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos”, fue adoptado con 27 votos a favor, 15 en contra y 5 abstenciones y fue presentado por el embajador Jorge Valero, representante permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante este foro multilateral con sede en Ginebra, en nombre del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal).

 

Cómo luchamos, cómo resistimos

En el medio de enormes dificultades,  el gobierno ha ido “inventando” soluciones, ha logrado mejorar la producción agro alimentaria, ha incrementado el número de pensionados, que sobrepasan los 3 millones, leyes de protección a los trabajadores e inquilinos,  mantiene en ejecución la construcción y entrega de viviendas subsidiadas o entregadas sin costo, ya van 2.700.000 hogares, hermosas y confortables viviendas a sectores de clases popular y media en la Gran Misión Vivienda Venezuela, mantiene todas las misiones sociales y especialmente la Misión de salud  gratuita Barrio Adentro, con miles de módulos de primera atención, y cientos de Centro de Diagnóstico Integral, C.D.I., y Servicios de Rehabilitación Integral, S.R.I. atendidos generalmente por médicos y técnicos cubanos, ha creado un sistema de bonos que el gobierno entrega en las cuentas bancarias de cada uno, convertido en paliativo financiero, instala en todo el país múltiples y gigantescas ferias a cielo abierto, de comestibles y hortalizas con precios muy bajos, y muy especialmente ha creado los Comités Locales de Alimentación y Producción, CLAP, que consiste en una caja o bolsa de varios artículos alimenticios y de higiene, que el gobierno vende quincenalmente a precio sustancialmente menor que en el mercado.

Estos Claps se entregan en los lugares de trabajo, en los Consejos Comunales, en las Comunas, y directamente en los domicilios de personas impedidas. Ya llegan a 6 millones de hogares, convirtiéndose en una exitosa herramienta para paliar la inflación inducida y anteriormente el desabastecimiento.  En este sentido, debemos agregar que el régimen de EEUU,  para impedir que el pueblo se alimente,  acaba de resolver lo que ellos llaman “sanciones”, apuntando a afectar directamente a este sistema.  Parece que esto no lo sabe la Sra. Bachelet.

Sin pretender ser exhaustivo,  se debe destacar la profunda e íntima Unión Cívico Militar, clave en la estrategia de defensa y lucha por la independencia, soberanía y garantía ciudadana. Esta Unión Cívica Militar que se ha manifestado en la expresión “leales siempre, traidores nunca”, ha alcanzado altos niveles de organización, preparación y equipamiento, y especialmente en los últimos años  se ha organizado una gran Milicia voluntaria, que ya ha llegado a cerca de tres millones, con proyección de cuatro millones para el próximo año.

Y en materia de relaciones exteriores, Maduro y su gobierno han continuado la exitosa  política diplomática de paz creada por Chávez,  e  incrementado sus relaciones de amistad y económica con Rusia, China, Turquía, Bielorusia, India, entre otros.

Acaba de finalizar en Caracas la Gran Asamblea de Cancilleres de los países integrantes del Movimiento de Países No Alineados, MNOAL con 120 países  miembros de la ONU, de todos los continentes,  que manifestaron su total adhesión a la paz, al diálogo, y el expreso reconocimiento al Presidente Maduro. También concurrieron 15 países en calidad de observadores, entre los cuales estaba Uruguay.  También en Caracas se reunió del 25 al 28 de julio, el histórico Foro de San Pablo, en su sesión  XXV con una gran concurrencia internacional de partidos y organizaciones sociales de izquierda, con la  destacada participación, entre otros, del Frente Amplio de  Uruguay representado por el compañero Eduardo Mernies. El Foro repudió el bloqueo contra Venezuela y Cuba y apoya las políticas del presidente Maduro y el diálogo.

Todos los cientos de participantes han sido testigos de las amplias libertades públicas que gozan los venezolanos, en todas las materias, prensa, políticas, gremiales, sindicales, de reunión, circulación, etc., y su sentido amistoso y de alegría, así como su capacidad para resolver y vencer las dificultades impuestas.

Por lo grave que ha sido,  y las consecuencias que puede provocar, debemos mencionar la visita que por invitación del presidente hizo la Sra. Bachelet, en su condición de Alta Comisionada de los DDHH de la ONU.

El informe que se le atribuye  no tuvo en cuenta ninguna de las informaciones que le fueron suministradas por el gobierno, ni por los centenares de víctimas y familiares de  víctimas de las acciones terroristas ejecutadas por la oposición, del bloqueo y otras instancias. Su informe completamente sesgado y falso en varias áreas, y ocultando otras,  está planificado para usarse como instrumento propagandístico contra Venezuela y su gobierno Este efecto lo advertimos en el comentario de uno de los compañeros,  y peor, para inducir a una intervención militar, una nueva hecatombe contra un país inocente, cuya culpa es tener petróleo y aspirar a ser independiente.

Por tratarse un tema delicado y por su importancia, pedimos fraternalmente que los compañeros, todos, lean el documento “70 Observaciones” de la Cancillería venezolana, y la carta personal del Presidente Maduro, donde se expone claramente que el informe atribuido a la Sra. Bachelet no recoge muchos datos aportados por el Estado, como por ejemplo el despojo a Venezuela de más de 30 MIL MILLONES DE DÓLARES de sus activos petroleros, y la confiscación de  7 MIL MILLONES DE DÓLARES destinados a la compras de alimentos y medicinas. Tampoco tuvo en cuenta informes  de las familiares y víctimas de la violencia opositora,  y lo reiteramos por lo sagrado que es la vida, sino las matrices de la hegemonía imperial, promoviendo la impunidad de los victimarios.

Es útil para entender el contexto,  leer el informe producido por el politólogo chileno venezolano, Sergio Rodríguez Gelfeistein https://www.tercerainformacion.es/opinion/opinion/2019/07/09/es-la-hija-del-general-bachelet-nada-mas, referente a la Sra. Bachelet, su ideología real, el ejercicio de su conducta política y sus secretas conexiones con cierto organismo de EEUU. Igualmente interesante el análisis de la académica  Pasqualina Curcio sobre el informe Bachelet http://redangostura.org.ve/?p=1837 , y los escritos sobre el tema de Luis Britto García, Premio Nacional de Literatura y Premio Nacional de Humanidades en Venezuela http://luisbrittogarcia.blogspot.com/2019/07/bachelet-con-la-vara-que-midas.html

El informe sobre Venezuela presentado por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Michelle Bachelet fue además rechazado por el abogado de EEUU experto en DDHH y ex funcionario de Naciones Unidas  Alfred de Zayas que calificó el documento  como “defectuoso y decepcionante”, pues debería haber condenado claramente la violencia de los líderes de la oposición de extrema derecha y los llamamientos a la intervención extranjera en Venezuela (…) está lamentablemente desequilibrado y no saca conclusiones que puedan ayudar al pueblo venezolano que sufre”.

Realmente, la estatura de estadista del presidente Maduro ha crecido en el medio de dificultades, y la población lo acompaña activamente en el esfuerzo y la comprensión de las mismas.  Gran parte del pueblo lo admira y ama como un digno sucesor de Chávez, y del más grande, Bolívar, “el hombre de las dificultades”. Ha sido intransigente en el respeto de la ley, los DDHH, la Constitución de la República, la autonomía y respeto de los distintos poderes, que en Venezuela son cinco.  Se apoya continuamente en la opinión del pueblo, trabajando intensamente ante el asedio de EEUU y los gobiernos que están a su servicio,  y lo convoca con regularidad a grandes manifestaciones donde él trasmite su energía y recibe el entusiasmo del pueblo.

 

Un exhorto para concluir

Confiamos que estas humildes pero comprometidas líneas frenteamplistas sean tenidas en cuenta por todos los compañeros progresistas y especialmente por los compañeros Martínez, Mujica y Astori. Hay una dictadura mundial que es la de EEUU, cuyo régimen tiene un presidente que asumió con menos votos que su adversario electoral.

En Venezuela hay un Presidente, Maduro, elegido el 20 de mayo de 2018, en prístinas elecciones tal como ya lo hemos detallado, y cada vez más querido  y defendido por su pueblo.

Podemos recoger como algo positivo de las confundidas declaraciones de los compañeros referidos, las reacciones de rechazo que de inmediato comenzaron a producirse en Uruguay, especialmente desde los sectores de base y de dirigentes políticos frenteamplistas.

Confiamos en que por el bien del Uruguay y de Nuestramérica,  del Frente Amplio, del cuarto gobierno, de la fraternidad con el pueblo y gobierno bolivariano de la paz y de no a la guerra, haya una rectificación del equívoco, que multiplicaría las adhesiones al cuarto gobierno.

Por el COMITÉ BOLIVARIANO ARTIGUISTA DE VENEZUELA

Isidoro H. Duarte, Beatriz Abraira, Myriam Mondragón, Blanca Lema, Elida Pinto, Antonio Meirelles y María Alcira Matute.

Deja tus comentarios