Unas palabras para Ángel “Barcelona” Salazar

Escrito por Alexis Corredor

“El aire toma forma de tornado

Y en él van amarrados

La muerte y el amor”

La decisiva decisión de la I Asamblea Nacional de la Liga Socialista, en 1973-74, en la cual se aprobó que “Las luchas legales y pacíficas, pasaban a un plano principal, en el proceso de acumulación de fuerzas para el movimiento revolucionario, luego de la derrota de la lucha armada y las desviaciones ideológicas en las direcciones de los partidos que la habían impulsado entre 1965-1968” condujo a que ésta pequeña pero combativa organización, surgida de la táctica electoral del Voto Nulo  para las elecciones de 1973, iniciara un proceso de inserción en los diversos sectores sociales y de legalización ante el Consejo Supremo Electoral.

En 1976, luego del asesinato de Jorge Rodríguez padre, Secretario General fundador de la Liga Socialista por la DISIP y la consiguiente   represión y persecución contra nuestra organización, muchos hombres y mujeres del pueblo y el movimiento popular fueron encarcelad@s, perseguid@s, asesinad@s, asesinad@s, con la intención de acallar la protesta popular.

En esas arduas jornadas de lucha, conocimos a Barcelona.

Moreno, corpulento, voz retumbante, activo, operativo, risueño, con humor especial ( mezcla de su Margarita natal y su Barcelona-Puerto La Cruz, donde terminó de criarse), solidario y voluntarioso, pueden resumir aquellos momentos, donde compartimos, marchas de la Liga Socialista, reuniones en su UCV, ( centro político operativo) desde que llegó, desde oriente (o lo trajeron) a Caracas, por allá en 1977, para ordenar el MEUP frente social cuyo objetivo era incorpora  jóvenes, para formarlos políticamente  y organizarlos en la lucha para construir el socialismo.

En la Liga Socialista, marchábamos en columnas, y en muchas ocasiones, nos correspondió ser los responsables de vocear las consignas, y él con su característico tono y acento oriental expresaba: “Eeeeeeeel Sooocialismo se conquista peleando, peleando hasta vencer que el pueblo organizado conquistará el pode”. Él era esa una sola voz, mientras que en Caracas aprendimos a vocearla y gritar:

El Socialismo se conquista peleando, y luego repetíamos 3 veces peleando, peleando, peleando hasta vencer. Así comenzaron nuestros encuentros, en medio de risas y seriedad, para dar muestras de coordinación y organización. Pero él, nunca se despegó de esa particular forma de vocear nuestras consignas.

Luego, fue a cumplir otras tareas, y lo volví a ver en medio del huracán bolivariano, militando en PSUV Capital y en la Brigada Carlos García-José Aquino Carpio. Donde con alegría nos relacionamos compartiendo diversas responsabilidades.

Barcelona el constituyente.

Fuimos electos a la ANC, por el sector de trabajadores y me asignaron la Vicepresidencia de la comisión de derechos humanos y garantías constitucionales, cuya Presidenta es la abogada María Alejandra Díaz (a quién ya conocía) Inmediatamente constituimos el equipo con Francisco Cedeño, Agustín Calzadilla y Ángel Salazar. Allí fue donde supe su nombre, siempre lo llamaba Barcelona.

Fue el alma de esa vicepresidencia. Ordenado, dicharachero, disciplinado, cariñoso, inventor de ideas e iniciativas, cuentero popular, comelón, amoroso y militante vertical, junto a 3 compañeras de la Vicepresidencia, se ganó el respeto de las y los  que no lo conocían y delas y  los que lo conocían también.

Su decidida voluntad política, lo convirtió en otro constituyente (no le agradaba que yo lo presentara así, y debo decir que durante los últimos 18 meses no devengó salario alguno por la ANC);  y algunos veces, para hacerme molestar, hacia la aclaratoria de su condición. No obstante, en las tareas que nos tocó cumplir Ángel Salazar Barcelona, dejó muy en alto su papel como militante revolucionario.

Asambleas en comunidades, con trabajadores de educación, de la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores (Miranda)  del IPASME,  así como atender casos en la ANC, siempre asumió  todos y cada uno de esos compromisos político  como é fue  en su vida: disciplina y responsabilidad.

Su vacío en el equipo, es inmenso. En ese equipo, conocimos anécdotas de su infancia en Margarita; recuerdo cuando decía, mamá llamaba una sola vez: chiiiiiicho, ya está el almuerzo, apúrate que puede venir buenas tardes (refiriéndose a algún visitante de improvisto); y por supuesto dejaba de jugar e iba a comer. Así aprendimos de él.

Allí constituimos la Comuna de la Vice Presidencia.  A la hora del almuerzo. Siempre llevaba para compartir, con sal y mucho picante, y entre Visabeth, Yulin, Oscar, él y yo, hicimos del almuerzo una cotidianidad que era sumamente especial, ambientada con sus chistes, comentarios y sus chatarritas que eran la mejor sobremesa.

Su apoyo espiritual, saber que estaba en la oficina o en una reunión, era importante. Él siempre colocaba su toque. Siendo director de debates, haciéndonos críticas y llamamientos, era mi conciencia y mi jefe político.

Últimamente, Fernando Soto Rojas y él, pernoctaban en nuestra Comisión y escuchaba las conversaciones y debate entre ellos e invitados (yo me les escurría, porque siempre salía con una tarea), pero igual, ambos, y él con su particular forma, le infringían a ese especio un toque especial.

Finalmente, debo recordar, que Francisco (el Amiguito), Chicho y yo, funcionamos como un equipo, y cuando yo no asistía me decía; Francisco y yo creemos tal cosa, y le preguntaba, si me opusiera a esa idea que pasaría y acto seguido, con su elocuencia dicharachera oriental, expresaba : centralismo democrático camarada; para luego acompañar esa respuesta ideológicamente convincente con su eterna sonrisa entre dientes y media carcajada que achinaba más sus ojos y que daba por terminada la conversación.

En nuestras diferencias, que las hubo, nunca se anidó malestar. Entre chanza y camaradería, retomamos las tareas y acuerdos aprobados.

Extraño sus regaños y llamados de atención más sus órdenes de hacer esto o aquello.

Terrible 2020, que te llevaste, a Barcelona, a Chicho.

Hasta siempre Chicho. Y te digo Como me dijiste, cuando planificamos la Jornada Homenaje a Jorge Rodríguez de 2020:

Alexis, a Jorge lo recordamos  vivo, eso lo acordamos en la Brigada Carlos Wifredo García-José Aquino Carpio (PSUV).

Ten la seguridad que así te tendremos presente.

¡Honraremos nuestro compromiso!

¡Viviremos y Venceremos!

Deja tus comentarios