Venezuela, entre adversarios y aliados

En el campo de las relaciones internacionales la formación  de  alianzas,  asociaciones  por  convención  y  relación  de  adversarios  es  práctica  común.  De  hecho  son  la  expresión  de  la  dinámica de un continuo que discurre como relación amigo-enemigo. Si el acercamiento en diversos ámbitos de las relaciones entre dos Estados alcanza el óptimo con la formación de alianzas estratégicas, como la que define a Venezuela con China y Rusia, esta última puesta de manifiesto con la remisión de la vacuna Sputnik V para  atender  el  requerimiento  de  salud  de  la  población venezolana; pero que se extiende a muchos otros campos  como  el  económico,  tecnológico,  energético  o  militar. En el extremo, los roces y fricciones constan-es  cargados  de  presiones  y  amenazas  por  parte  de  la  Unión Europea jugando al papel de policía bueno-policía malo en articulación con Estados Unidos delimita al  otro,  el  adversario,  el  contrario,  la  contra-alianza  que pretende imponer sus intereses. Sin embargo, a veces, llegan a  mantenerse buenas y hasta cordiales relaciones con terceros que por su parte,  tienen  relaciones  adversariales,  sin  que  ello  condicione la relación con el primero. Así podemos tener buenos entendimientos e intercambios con India, aunque  ésta  las  tenga  a  su  vez  con  Estados  Unidos.  Otro  tanto  pasa  con  Turquía  y  Siria,  siendo  respetuosos  de  aquellos,  entre  los  cuales  sin  embargo  hay  roces  y  fricciones. Más allá de las presiones que pudiesen des-plegarse sobre India, Viet Nam y Turquía por parte de grandes  potencias,  es  obvio  las  relaciones  de  asociación con Venezuela, partiendo de la visión compartida de  un  sistema  internacional  multipolar  sin  hegemon,  basado en el respeto a la soberanía, no injerencia en los  asuntos  internos  y  autodeterminación  de  los  pueblos. Así es la dialéctica de la compleja formación de alianzas y coaliciones internacionales en las que juega la Venezuela Bolivariana del Siglo XXI.

Deja tus comentarios