El Socialismo Bolivariano del Siglo XXI se construye con capital financiero, cultura popular y educación liberadora

Escrito por Alí Rojas Ramírez

Desde la muerte física del libertador Simón Bolívar en el año 1830, se materializó la llamada Cuarta República que duró hasta el año 1999 donde el Pueblo venezolano votó a favor de la propuesta del Comandante Chávez de una nueva Carta Magna que fundamentó jurídica y políticamente el nacimiento de la Quinta República, retomando con fuerza el ideario del Padre de la Patria, Simón Bolívar. Entonces, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) de 1999 rompió estructuralmente con la Constitución de 1961, la cual era la que lo antecedía. Esa ruptura parte con un gran debate nacional que tenía como finalidad refundar a la república que tanto necesitaba el Pueblo venezolano mediante un referendo eminentemente popular. No obstante, el viejo modelo de democracia con sus partidos políticos que lo sustentaron fenecieron ante la historia cuando democráticamente se abrieron las puertas a un proceso revolucionario liderizado por el Comandante Hugo Chávez, donde el bien jurídico que se tutelaba por excelencia dejó de ser las cosas materiales de la clase dominante y desde ese entonces es él ser humano, él Pueblo como eje central.

El Presidente Constitucional Hugo Chávez después que logró transformar el ordenamiento jurídico de Venezuela por vías democráticas y pacíficas, tuvo un crecimiento cuantitativo y cualitativo de la mano de un Pueblo que fue aprendiendo a organizarse en múltiples ámbitos donde con su conciencia política e ideológica de clase fue empoderándose, aportando ideas, talentos, conocimientos y creatividad que permitió construir el modelo político que sintetizaba la CRBV como un gran Programa para superar el caos político que heredo el Pueblo, que hoy se identifica en cualquier parte del mundo con los aportes de la revolución bolivariana sin necesidad de decir que son chavistas. Ahora bien, la revolución bolivariana liderizada por el Comandante Hugo Chávez de la mano con el Pueblo fue avanzando y ganándose las victorias a pulso contra el sistema hegemónico que todavía impera en el mundo, el cual es él capitalismo salvaje. Por esa razón, el sistema imperial en la actualidad no quiere que simplemente una oposición llegue a ser gobierno en Venezuela, sino, está empeñado en destruir el Estado-Nación, utilizando su Poder Inteligente (Smart Power) para poder tomar el control que tenían en décadas pasadas de los recursos naturales y así enfrentar en los próximos años a sus enemigos estratégicos como lo son la Federación de Rusia y la República Popular de China, ésta última en el ámbito tecnológico y económico se expande rápidamente tejiendo una red comercial en el mundo que ciertamente fue trastocada por el Covit-19 a pesar del crecimiento de su PIB.

Como bien sabemos, la CRBV es una síntesis histórica que también debe ser superada en algún momento, en el cual existen un conjunto de normas que permite la convivencia de todas las doctrinas económicas, ya sean presocialistas e incluso las neoliberales en algunos aspectos, lo que se quiere decir es que a pesar de eso, en la actualidad estamos en una coyuntura compleja desde el punto de vista económico debido principalmente a las sanciones criminales; lo cuál motiva a preguntarnos: ¿Cuál es el mejor modelo económico político a seguir para la Venezuela bloqueada y asediada por el sistema imperial? Es claro para el mundo que en la historia del sistema capitalista, científicamente no ha podido resolver los problemas básicos de la humanidad como lo es la salud, el empleo, la alimentación, la educación, la vivienda y la preservación del ambiente, debido a que consideran al ser humano como un simple objeto dentro del mercado y de fácil manipulación psicológica a través del contenido venenoso de las redes sociales como uno de los factores del poder global que tributa a sus intereses hegemónicos. En consecuencia, es totalmente un error pensar en la idea de una Venezuela colonizada por un sistema económico político como el capitalismo, ya que está en decadencia mundial, es insostenible, se devora así mismo y para su mala suerte en el continente el pueblo venezolano tiene la consciencia política de esa situación a pesar de la agresiva guerra económica, financiera y comercial con las que nos han asesinado, robado y asechado mucho más que con los ataques mercenarios quirúrgicos porque ésta no es una guerra total convencional, sino una guerra no convencional que daña el bienestar integral del Pueblo en general.

Por otro lado, es valido recordar que en el Título I de la CRBV vigente está tipificado el artículo 1 que señala claramente que es en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador por la cual nos regimos, lo cual es volver a la raíz, a la esencia pura de la libertad, la igualdad, la justicia, la paz internacional y la soberanía de un Pueblo valiente, indómito y sin duda resiliente que está consciente que la principal amenaza es el imperialismo norteamericano. Queremos con ello significar que Venezuela dio un salto cualitativo donde se supera la tesis del rancio capitalismo y en consecuencia nos enfrentamos a la Doctrina Monroe con nuestra propia doctrina fundamentada en Simón Bolívar. No obstante, la fase superior del capitalismo actual es mucho más destructora, sanguinaria e inmoral para el planeta y además cuenta con gobiernos de derecha que se ofrecen para ser sus satélites porque es más fácil seguir a una potencia que generar una revolución transformadora que despierte al ser humano. Por lo tanto, Venezuela es un buen ejemplo mundial que la derecha siempre va a querer ensuciar.

Es necesario señalar que el modelo y la doctrina económico-política que tenemos en la Constitución no se pueden encontrar en ninguna corriente teórica exclusiva y prescrita en las ciencias políticas. Así que nuestro modelo está conformado básicamente por los constituyentes del momento y por el pensamiento ecléctico del Comandante Hugo Chávez, él cual siempre estaba dispuesto a generar una alianza estratégica de trabajo en conjunto con los empresarios de verdad que querían impulsar el desarrollo integral de la nueva Venezuela para construir un nuevo tejido empresarial que no sea propiamente el nefasto capitalismo, sino que sirva para transformar las estructuras injustas del sistema. Este modelo consiste fundamentalmente en una economía progresista en la que se debe continuar legislando en esa materia, ya que jurídicamente existe el reconocimiento de diferentes tipos de empresas y la libertad de pensamiento garantizada por la Constitución, las leyes y la revolución bolivariana que busca el desarrollo de las fuerzas productivas del país para mejorar las condiciones materiales y espirituales de la vida del Pueblo, lo cual sirve para construir el modelo económico propio llamado Socialismo Bolivariano del siglo XXI, que científicamente se comprobó lo exitoso del mismo con tan solo la fundación de sus pilares de nacimiento hasta que se intensificó la escalada criminal de ataque multifactorial de los enemigos de la Patria y de los adversarios traidores de Venezuela que tanto daño han causado después de la muerte física del Comandante Chávez.

Sobre la base de lo anteriormente señalado, hay que ser realistas y tener en cuenta que este nuevo paradigma económico-político que continuará desarrollándose en Venezuela en los próximos años convivirá con el decadente sistema capitalista porque es parte del proceso dialéctico que no depende del sistema económico de un solo país; pero se acerca ese momento donde la humanidad podrá dar el gran salto político generacional en la historia y como siempre los venezolanos y venezolanas ya picamos adelante con el Comandante Chávez y el Presidente Constitucional Nicolás Maduro, en él que éste último está dejando la vida sobre el tablero político internacional para superar las sanciones criminales que son unilaterales, ilegales, inmorales y violatorias de los Derechos Humanos (DDHH) de todos los venezolanos y venezolanas sin distinción alguna. Es necesario resaltar que una transición verdadera en cuanto al continente va a requerir el progreso político, social, cultural y económico de un conjunto de Estados con los que se pueda ejecutar un plan económico alternativo al sistema capitalista que es muy probable que su economía caiga dentro de los próximos 10 años sin reconstrucción cíclica y como la real politik en cuanto a las relaciones económicas se seguirán moviendo por intereses, se podrá complementar perfectamente con una visión geopolítica estratégica oportuna, común y solidaria, que se materialice en el escenario internacional cuando transformemos las circunstancias a la medida que elevemos los niveles de consciencia política de los pueblos y existan lideres de izquierda que piensen en grande. Dentro de éste orden de ideas, en respuesta a la pregunta formulada supra, básicamente debemos diagnosticar a través de un mapeo honesto y pragmático de lo qué tenemos, con quiénes contamos para avanzar en la construcción del Socialismo Bolivariano del siglo XXI, teniendo presente el bloqueo económico, financiero, comercial y mediático del sistema imperial; asumiendo drásticamente que Venezuela no necesita padrinos políticos, pero si, socios dispuestos a establecer acuerdos bilaterales y multilaterales en condición de igualdad para poder abrir el juego de ganar-ganar con el objetivo de aportar en la creación de un mundo multicéntrico y pluripolar en donde Venezuela puede llevar la batuta progresista del continente americano siempre y cuando esté conducida por una verdadera izquierda revolucionaria liderizada por el PSUV.

Dentro de éste contexto algunas consideraciones generales que dependen de nosotros son las siguientes: 1. Tengamos presentes que en Venezuela todavía no existe el Socialismo como la oposición rancia, apátrida e internacional dicen, tan solo hay un conjunto de elementos socialistas que dejó el Comandante Chávez como pilares fundamentales para ese nuevo modelo económico, humanista y nada dogmático que en los próximos años iremos desarrollando y materializándolo dialécticamente como el sistema que sustituirá al capitalismo salvaje y depredador, sin desconocer la vital importancia que tiene el capital financiero, la cultura popular, la educación liberadora y el motor de consciencia de la clase trabajadora para construir el Socialismo Bolivariano del siglo XXI. Si queremos construir nuestro propio modelo como lo es el Socialismo Bolivariano, no podemos caer en dogmatismo ni quedarnos estancados en el pasado de lo que pudo haber sido y por ahora no será, es necesario avanzar con determinación, manteniendo en la memoria nuestros legados históricos que nos identifican como Pueblo. Dentro de éste sentido, si realmente queremos seguir desarrollando nuestro propio modelo alternativo al capitalismo, estamos obligados por la historia a teorizar sobre la construcción del socialismo con características venezolanas a partir de la nueva economía productiva, la modernización científico tecnológica, la nueva cultura popular en el proceso social del trabajo con base al rendimiento productivo, la educación liberadora desde la infancia, la reforma de la Ley de Universidades y la actualización de los pensum educativos en coherencia con los objetivos específicos del Plan de la Patria dentro del marco territorial o sectorial con visión de futuro, atacando con el imperio de la ley cualquier germen capitalista de corrupción o premeditación y alevosía de los oportunistas que fingen ser revolucionarios. 2. Debemos ser flexibles en lo táctico y rígido en lo estratégico para poder cumplir con el Tercer Objetivo Histórico del Plan de la Patria, que consiste en convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, en lo económico y en lo político para la cual es de vital importancia combinar tres elementos esenciales, como lo son: la Fuerza de Trabajo Física e Intelectual que es el principal motor de una sociedad; la Materia Prima que tenemos en abundancia más allá del petróleo y los Medios de Producción ya sean del sector público o privado con los que se pueda articular; sin olvidar que el medio por excelencia es la tierra, cuya ley pertinente es recomendable revisarla para su posible reforma, al igual que meterle la lupa al Instituto Nacional de Tierras (INTI). Sin duda alguna es estratégico desarrollar las fuerzas productivas con el fin de generar gran abundancia de bienes al igual que el ofrecimiento de excelentes servicios y el adecuado poder adquisitivo de la clase trabajadora, lo cual mejoraría el bienestar integral del Pueblo en términos materiales y espirituales para poder construir el Socialismo Bolivariano del siglo XXI en la que tal vez, las Zonas Económicas Especiales puedan jugar un papel interesante que generen y reproduzcan un metabolismo ecosocialista debidamente supervisado. 3. Es preciso destacar que independientemente existan algunas leyes realizadas por el Comandante Chávez mediante habilitantes, algunos sindicatos, organizaciones, instituciones o medidas que hayan nacido en revolución con la bendición del Comandante, no significa que tengan que preservarse para toda la vida, siempre y cuando las mismas no permitan avanzar dentro de éstos nuevos escenarios o los sujetos no estén a la altura del momento y se tengan que reformar, derogar, cambiar o modificar las cosas; no hay que dudar en hacer lo necesario para poder materializar los objetivos del sueño estratégico porque la revolución es dialéctica. 4. Es conveniente darle mayor difusión en el mercado financiero internacional a la Ley Antibloqueo para el Desarrollo Nacional y la Garantía de los Derechos Humanos al igual que a la Ley Constitucional de Inversión Extranjera Productiva de bienes y servicios, con la finalidad de demostrarles el conjunto de políticas preferenciales que pueden tener las empresas foráneas en la construcción de ese nuevo tejido económico social propio en el Socialismo Bolivariano del siglo XXI, garantizando la igualdad de oportunidades y una competencia justa con la intervención oportuna del Estado venezolano en donde podamos asimilar su tecnología al igual que las experiencias eficientes que hayan tenido y sean útiles para la administración pública nacional.No obstante, en lo nacional el Estado tiene que ir más allá de controlar el costo del dinero, la multiplicación del dinero en la banca y de la direccionalidad que se le debe dar a los capitales del sistema bancario para poder hacer tangibles dichas medidas que permitan mejorar el bienestar común de los diferentes sectores sociales, apoyando con asesoramiento a los emprendedores productivos y abriendo el compás en la participación de las empresas nacionales que tengan o puedan tener la capacidad de procesar las materias primas con las que contamos, sin obviar la contraloría legal, política y social. 5. Es importante regularizar la organización y las actividades de los participantes en las diferentes ramas de la economía nacional, así como hacer equitativas las cargas tributarias desde le punto de vista racional dentro de ésta coyuntura de guerra multifactorial con la finalidad de recabar los ingresos fiscales principalmente de esas empresas activas en la construcción de la nueva economía más allá del cultural rentismo petrolero, sin olvidar que es nuestro fuerte y hay que sacarle provecho dentro de un mundo todavía dependiente de éste recurso natural. Es por todo eso que el Estado tiene que generar las orientaciones económicas y educativas en la sociedad e imponer la legalidad dentro del mercado donde participaran las empresas extranjeras y nacionales, para eso es fundamental una planificación económica abierta, equilibrada y justa que no permita desviarnos de los objetivos medulares del Plan de la Patria en la construcción del Socialismo criollo. En definitiva, tenemos que generar las condiciones materiales para construir el socialismo, jugando con las reglas del capitalismo que por ahora existe a nivel mundial, lo cual no podemos negar, pero si aprender de ellas, sacando lo positivo y eliminando radicalmente lo negativo. 6. Tenemos que aprovechar todas las experiencias promotoras del socialismo y de los países que vivieron tiempos difíciles de reconstrucción total debido a las guerras, al igual que los métodos positivos en cuanto a la operación y gestión del capitalismo que obviamente no es nuestro fin, pero si puede ser un medio para lograr objetivos concretos en los cuales culturalmente en Venezuela ha fallado, como por ejemplo en el mantenimiento, control y seguimiento de las empresas públicas y administración nacional, sin perder jamás los principios socialistas cuando toque revisar los mecanismos de gestión de las empresas estatales. 7. Redefinir las responsabilidades y participación del Estado, Gobierno y de las empresas aplicando las tres R en las estructuras de la administración pública con mayor auditoria y supervisión. Aquí es importante revisar por ejemplo el papel exclusivo que debe tener PDVSA y dejar de recargarlas de otras tareas, que si bien ejerció un papel importante para eludir el burocratismo propio del Estado Burgués que heredo el Comandante y así ayudar de diferentes formas al Pueblo, ya es el momento de reordenar las competencias propias de cada institución y tener un método más eficiente, eficaz, efectivo y diversificado que garantice el bienestar integral del Pueblo. El Comandante Chávez siempre tuvo una visión de futuro de ese bienestar integral colectivo que nunca será suficiente hasta que logremos materializar el sistema socialista. Lo negativo fue que siempre se dependió de su liderazgo, su fuerza, su ingenio y muchos no estuvieron a su altura, quizás no se supo comprender a pesar de la gran oratoria que enseño a la gente a pensar políticamente, fue más fácil seguirlo que estar a su lado combatiendo contra el sistema capitalista a excepción de algunos que tuvieron la oportunidad de vivir esa escuela en primera línea y otros de desaprovecharla. No obstante, la semilla del Comandante también está en el Pueblo, la cual continuará floreciendo y dando esperanza e interesantes frutos. En concreto, para superar la guerra multifactorial y construir el Socialismo Bolivariano del siglo XXI es necesario desarrollar el pensamiento estratégico que dejó el Comandante Chávez plasmado en el Plan de la Patria, el cual se construyo con el Pueblo y sigue vigente porque no se trata de un gobierno de 6 años, sino de una forma holística de existir, sin olvidarnos en la solución concreta de los problemas cotidianos mientras se va mejorando las condiciones materiales y espirituales del Pueblo, haciendo respetar la soberanía de Venezuela ante la ignorancia convencional sobre el Derecho Internacional y de la guerra no convencional avasallante por parte de los enemigos de la humanidad. 8. Es imperante reformar estructuralmente el sistema judicial, ya que éste Poder Público tiene que ser eficiente y debe de trabajar en armonía con el desarrollo constitucional del nuevo Estado, garantizando el cumplimiento de las normas y aplicación de la justicia social sin distinción alguna. 9. Es necesario tener una base de datos territorial de las fuerzas de trabajo física e intelectuales que existen en cada Consejo Comunal, Comuna o Ciudad Comunal a modo de tener presente su potencialidad y canalizarlas según su necesidad real, ya sea en el territorio o en el espacio laboral pertinente dentro de la planificación macroeconómica, mesoeconómica o microeconómica, mientras que se realiza una campaña cultural permanente de carácter eminentemente popular en las escuelas y comunidades como por ejemplo la que se hizo en cuanto a la siembra para transformar la realidad social hasta adoptar una nueva concepción cultural que quede para la historia. 10. Podemos aprovechar el nuevo fenómeno histórico de la migración venezolana que es claramente consecuencia de la guerra no convencional contra la Patria; construyendo grandes empresas o simplemente PYMES en el extranjero con la finalidad de generar divisas para el Estado venezolano, garantizándole a su vez a aquellos connacionales un empleo digno en sus diferentes áreas con base a un estudio de mercado previo de cada país, lo cual también serviría para proyectar sutilmente la ideología del Socialismo Bolivariano. 11. El Ministerio del Poder Popular de Planificación, Ministerio del Poder Popular de Economía y Finanzas, Ministerio del Poder Popular de Industrias y Producción Nacional, Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo, Ministerio del Poder Popular de Comercio Nacional y el del Exterior deberían conformar un equipo coordinado de trabajo para monitorear los eslabones de cada cadena productiva en el país, al igual que el impacto de la actividad financiera de las empresas participes en la profundización de éste nuevo modelo económico planteado en la Constitución, garantizando su desarrollo real, ordenado, eficiente, eficaz y efectivo que permita avanzar científicamente y no de forma aislada entre Ministerios de gran relevancia para el progreso económico del país. 12. Se amerita una profundización radical en el desarrollo económico que permita transformar las estructuras injustas de las cuales protestó el Comandante Chávez, y así avanzar para salir del estancamiento que nos han puesto las mal llamadas sanciones que son fundamentalmente crímenes de lesa humanidad. El crecimiento económico de Venezuela puede ser muy rápido si quitaran el bloqueo sistémico, pero independientemente de esa posibilidad, es vital desarrollar el nuevo modelo económico que vaya más allá del rentismo petrolero para poder diversificar la macroeconomía; en la que sin duda alguna surgirán aciertos, problemas y errores que habrá que enmendar rápidamente con mucha responsabilidad, seriedad, competencia y buenos métodos de trabajo, buscando la verdad científica en cada uno de los grandes acontecimientos negativos que se deben de evitar y ajustar, actualizando constantemente las relaciones de producción con base al plan estratégico para no desviarse en la construcción del sistema económico socialista. Pudiera parecer contradictorio para algunas personas en construir el Socialismo Bolivariano utilizando algunas reglas del capitalismo, pero la realidad histórica y mundial nos indica que todo es un proceso dialéctico cuantitativo y cualitativo en donde la energía social de la humanidad y los gobiernos tienen que generar las condiciones orgánicas que funcionen para superar cualquier tipo de contradicción natural, política o económica que evite dar el salto al vacío, sino, dar un salto a lo concreto y así derrotar para siempre al sistema capitalista destructivo que ha mutado desde los tiempos del esclavismo. Por lo tanto, el gobierno revolucionario con la patriota FANB tendrán como desafío histórico superar la guerra multisistemica al igual que las contradicciones sociales que se vayan generando en el camino de forma natural, pero es la única manera de hacer las cosas correctas porque de lo contrario Venezuela no existiría en el mapa mundial a pesar de que cada país tiene una identidad y decisiones propias que deben ser respetadas por todos los Estados y demás sujetos internacionales. 13. Un objetivo trascendental que serviría para transformar la cultura del Pueblo y fortalecer nuestro propio modelo de democracia socialista, sería el desarrollo de esa plataforma de Parlamento Comunal donde también se le consulte al pueblo organizado y en general, contemplando la capacidad decisoria de los mismos sobre los proyectos de leyes nacionales. Si logramos materializar el Parlamentarismo de Calle con método científico revolucionario y ampliamente democrático, blindaríamos socialmente la toma de decisiones de la mano con el Poder Popular con la finalidad de fortalecer el Estado de Derecho, lo cual moralizaría a la gente que vive la dinámica cotidiana como por ejemplo cuando sale a las calles, en la administración pública y en el proceso social del trabajo. También es vinculante que en los próximos años se reforme o enmiende la Constitución con varias finalidades, una de ellas es que las Comunas o Ciudades Comunales puedan sustituir a los Consejos Municipales en su función legislativa. Quizás esto tarde un poco más, pero cualquier candidata o candidato del Polo Patriótico para los Consejos Municipales está obligado moral e ideológicamente a plantear en todos los espacios ésta iniciativa revolucionaria en vez de atornillarse en los curules. 14. Requerimos una nueva clase de científicos, académicos, técnicos, profesionales e intelectuales de las diferentes universidades más allá del chavismo, que estén abiertos a trabajar para el país y que estén a la altura de las circunstancias de éste proceso dialéctico de liberación y construcción de una nueva sociedad, sin importar su ideología política siempre y cuando cumplan con los objetivos comunes y específicos. Eso alimentará sustancialmente el debate de ideas constructivas para el progreso dentro de esos ámbitos de importancia bajo un método respetuoso y apropiado que podemos decir que se viene desarrollando por ejemplo en la Mesa de dialogo y de trabajo con la oposición racional. 15. La estabilidad política que va generando la nueva Asamblea Nacional es muy trascendental para el desarrollo político de la vida social y de la cotidianidad institucional que debe de ser renovada, eliminando el burocratismo, la ineficiencia y la corrupción con métodos prácticos y cuadros políticos que se vayan preparando en lo ideológico y profesional para ejercer las riendas del nuevo Estado. 16. Así como en los próximos años el mundo irá superando al sistema imperial, Venezuela está obliga a superar el bloqueo sistémico construyendo el sistema socialista autóctono tomando en consideración las críticas constructivas que se mantengan en el centro de los intereses de la Patria y de la dignidad del pueblo en general que al final son lo mismo. No debería existir contradicciones entre los venezolanos y venezolanas que queremos mejorar la situación económica del país, ya que la gran mayoría pertenece a la clase trabajadora que quiere el bienestar integral del pueblo. Si bien es cierto, tenemos diferentes formas de pensar, lo cual es muy positivo, debemos tener presente quienes son los enemigos de la humanidad y de Venezuela, ahí no tiene que haber contradicción alguna después de todo lo que hemos vivido, pero es algo que depende mucho del conocimiento generador de conciencia en la que las redes sociales y la radio bemba son los medios de comunicación por excelencia en donde amerita la participación de tanques de pensamientos y laboratorios técnicos populares que descodifique y transmita en lenguaje coloquial las cosas, como por ejemplo el tema del impacto perjudicial de las mal llamadas sanciones. 17. La nueva Asamblea Nacional tiene que demostrar por la vía de los hechos concretos que existe una relación simbiótica entre la creación de leyes y reformas de algunas ya preexistentes con el desarrollo del nuevo modelo económico del país que está en nuestro ordenamiento jurídico. 18. Necesitamos ser mucho más severos contra los delitos de corrupción, ejerciendo el imperio de la ley para poder contener las ansias de los oportunistas que efectivamente existen no solo en la administración pública, sino en toda la sociedad culturalmente capitalista, la cual choca naturalmente con la creciente cultura socialista de éste nuevo modelo político de país que sigue su marcha gracias al Comandante. 19. Hay que sustituir en la cultura política venezolana el concepto de “nacionalismo” que proviene de la revolución francesa por el concepto de “Patriotismo”, el cual, en realidad contempla los principios, valores y sentimientos que nos caracterizan como un Pueblo libre, independiente, soberano y con total capacidad de autodeterminación para desarrollar la construcción del Socialismo Bolivariano del siglo XXI, utilizando el capital financiero producido o adquirido para levantar al país, sin olvidarnos de la gran importancia transversal de la clase trabajadora y de la educación liberadora para transformar al hombre y a la mujer nueva, con otro tipo de necesidades coherentes que sirva para orientar políticamente cada paso que se realice. 20. El PSUV debe restructurarse a través de un proceso electoral interno para oxigenar y dinamizar los Equipos Políticos Parroquiales con el objetivo central de estar en sincronía con la coyuntura política y los principios del libro rojo. En caso de ser cooptados sería bueno tomar en consideración a los militantes revolucionarios vinculados a los Consejos Comunales o Comunas de esa localidad. No obstante, los Equipos Políticos Regionales e incluso el Nacional también requieren revolucionarse para luego empezar con la tarea de debatir abierta y francamente sobre el desarrollo del Socialismo Bolivariano del siglo XXI en el plano económico, político, cultural, ético y social de la próxima década, tomando de forma crítico constructivo los últimos 20 años para proyectarnos a un futuro prospero, claro y seguro. Haciendo énfasis en el planteamiento partidista, se debe revolucionar el contingente de cuadros que permita rejuvenecer al Partido, formar ideológicamente a los mismos garantizando su lealtad a la Patria, promover el estudio de la cultural y que tengan la adecuada capacitación profesional para ejercer las riendas del gobierno, manteniéndolos bajo control permanente en donde se contemple la evaluación y promoción de los más destacados. 21. Es táctico darle mayor protagonismo a las gobernaciones del país con la finalidad de que trabajen coordinados y agarrado de la mano con los Consejos Comunales, Comunas y Ciudades Comunales, ya que estas últimas estratégicamente son parte de la nueva geometría del poder político social en el seno del pueblo. Por lo tanto, las leyes nacionales no deberían establecer bases excesivas pormenorizadas, ya que es necesario que se reserve a los estados un sector sustancial para implementar su potestad legislativa de desarrollo y que no sea meramente reglamentaria debido a la realidad particular que puedan tener. 22. Sistematizar los procesos históricos parroquiales, municipales, regionales y estadales para que los cuadros políticos puedan conocer los aciertos y errores cometidos que servirán de orientaciones para el futuro continúo en donde revolución bolivariana tendrá que ser más fuerte en el territorio para superar las contradicciones. 23. Dentro de esta perspectiva, el nuevo modelo económico de la Revolución Bolivariana tiene que estar acompañada de una base social fuerte como son los Consejos Comunales y Comunas, al igual que por parte del Gran Polo Patriótico, en especial el PSUV, por ende, éste último tiene que estar a la altura del momento histórico por lo que se debería profundizar la democracia socialista. Esto permitirá como se dijo anteriormente oxigenar, rejuvenecer y fortalecer las estructuras que es imprescindible que tengan una profunda conexión de afecto con el Pueblo y una metodología de respeto en su praxis cotidiana de trabajo político con el Poder Popular, combatiendo siempre la corrupción y el reformismo que está en contra del Estado Comunal o quiere aprovecharse de el, lo cual puede generar malestar con el Partido y el Gobierno siempre y cuando no haya correctivos.

¡Con bloqueo o sin bloqueo con el legado de Chávez me resteo!

Deja tus comentarios