Coyuntura y momento político 2021

Escrito por Fernando Soto Rojas

“A 45 años del asesinato del Maestro Jorge Rodríguez recordar siempre la         política como el eje central para despejar incógnitas: el debate político en los colectivos, el debate en torno a una línea programática común y el desarrollo de métodos de dirección y de trabajo justos, democráticos y adecuados a las circunstancias históricas para avanzar en la acumulación real de fuerzas revolucionarias” FSR

Una autocrítica de Juan Germán Roscio

Palabras de Fernando Soto Rojas en la reunión de la Brigada Carlos Wilfredo García y José Aquino Carpio/Red Angostura, 24 de julio, 2021

“Por los hábitos de mi educación, yo no conocía otro derecho natural que el despotismo, otra filosofía, que la ignorancia, ni otra verdad que mis preocupaciones…ciegamente sacrifiqué mi servicio a la tiranía española hasta el año 1809…Durante la expedición de Francisco de Miranda por Ocumare y Coro, yo fui uno de los que en 1806, tomaron armas y plumas para destruir a los buenos que intentaban conquistar mi libertad y la de mis hermanos”

Para los Camaradas que forman parte de la Brigada García-Carpio, los elementos centrales de la coyuntura no nos son extraños. Dado el debate de las ideas que hemos desarrollado como colectivo; en consecuencia, para ganar tiempo, presento un esquema-síntesis:

  1. Enfrentamos como pueblo, clase y Nación venezolana, mediante una articulación democrática con movimientos sociales progresistas, personalidades democráticas, partidos de izquierda y Estados anti-imperialistas, a un imperialismo yanky aliado a gobiernos neoliberales de Europa y a oligarquías, apátridas de la región, en plena decadencia histórica pero que siguen teniendo control de elementos de poder y aún son poderosas. Esas fuerzas conservadoras y burguesas desarrollan una política de cerco y aniquilamiento real a muerte contra Venezuela y la Revolución Bolivariana. Hemos señalado que el imperialismo está en decadencia histórica; esa decadencia tiene que ver: con la paridad atómica entre las potencias mundiales; el agotamiento de las doctrinas del capitalismo (social democracia, social cristianismo y fascismo); y el comienzo del fin de la hegemonía del dólar como moneda única de intercambio monetario mundial del comercio; y la aceleración de la crisis estructural del capitalismo y por tanto de sus contradicciones, denunciada a temprana edad por el marxismo. Ante circunstancias tan críticas: la política del imperialismo es la guerra y el fascismo, no tiene salida positiva ni a través el neoliberalismo ni con su regreso a fórmulas keynesianas ya fracasadas.
  1. Por otra parte, está el surgimiento de un bloque de poder anti-hegemónico conformado por la Federación Rusa, la República Popular China, la República Popular Democrática de Corea, la República Islámica de Irán, la República de Cuba, la República Bolivariana de Venezuela, la República de Nicaragua, el Estado Plurinacional de Bolivia y un conjunto de gobiernos progresistas, movimientos democráticos y partidos de izquierda que se oponen de diversas maneras a la política hegemónica del imperialismo yanki: El Estado norteamericano, pretende ser fiscal, juez y policía del mundo, en un mundo que ya es multipolar y multicéntrico, tal como lo señaló el Comandante Chávez.
  1. Venezuela la Revolución Bolivariana y el Presidente Nicolás Maduro.

Hemos resistido durante 22 años la política imperialista y continuamos el poder, eso es lo verdaderamente fundamental más allá de limitaciones, obstáculos, errores y las críticas.

Bush, Obama, Trump y ahora Biden, no cesan en su estrategia de desestabilización política y económica de Venezuela y así derrotar de la Revolución Bolivariana con el objetivo de establecer un protectorado yanki, volver al coloniaje y apropiarse de las riquezas minero-petroleras del país.

La contradicción principal es hoy la de imperio-nación venezolano como principal, y la fundamental no es otra que la capital-trabajo, las cuales se han agudizado hasta tal punto que se pudieran personificar como la contradicción Biden-Maduro.

El proceso bolivariano y socialista sometido hoy a presiones y amenazas desde varios flancos, ha pasado por varias etapas que el Presidente Nicolás Maduro en su discurso del 2 de septiembre del 2014, titulado 5 Revoluciones para avanzar hacia el socialismo periodiza, puntualiza como sigue: entre 1999 hasta 2009 se promueve el proyecto constitucional en medio del acoso de las fuerzas contrarrevolucionarias; entre los años 2004 y 2006 la revolución se define como antiimperialista y socialista, es el Socialismo del Siglo XXI; la tercera fase comprende entre 2009 y 2019 y se expresa en el Plan de la Patria. Y el último ciclo se sitúa temporalmente entre 2019 y 2029. En el marco de todo este proceso, las Cinco Grandes Revoluciones se resumen como: la revolución económica o productiva; la revolución de la educación; la revolución de las misiones socialistas: la revolución política del Estado; y la revolución del socialismo territorial.

El Presidente Maduro con mando único de la revolución, la unidad cívico-militar, la conducción política del PSUV, la alianza del Polo Patriótico, y la concepción de la lucha de todo el pueblo (la guerra del pueblo), una política de unidad nacional, diálogo y d paz, ha logrado incorporar a importantes sectores de la oposición en el marco de la Constitución y del respeto a la ley, abriendo caminos diplomáticos, conversaciones con los gobiernos europeos y de América Latina contra la injerencia yanki. El Presidente Maduro ha logrado con políticas justas y adecuadas, a cada momento complejo y difícil, despejar incógnitas.

Frente a las circunstancias tenemos a mano las propuestas de:

  • Defensa de la soberanía y del Poder Popular
  • Garantía constitucional de la paz y el diálogo
  • Formas de democracia participativa, protagónica y decisoria
  • Ampliar el nuevo sistema de justicia
  • Naturaleza pluricultural de la Patria
  • Funcionamiento de Asamblea Nacional como una totalidad dialéctica con los otros Poderes Públicos del Estado
  • Constitucionalización de las misiones
  • Preservación de la vida de los venezolanos garantizando el futuro frente al bloqueo y al COVID-19;
  • Lenta recuperación de la economía nacional, pero todavía nos falta mucho por hacer en el ámbito económica
  • La activa participación política de las mujeres y de la juventud.
  • Consolidación de los Consejos Comunales y las Comunas, avanzando rumbo a las ciudades comunales…

En lo fundamental, hemos salido victoriosos de esta situación compleja y difícil.

Estamos en la era Bicentenaria de Carabobo, Carabobo somos todos y todas. Debemos seguir perseverando en nuestro rumbo estratégico e histórico del Socialismo Bolivariano del siglo XXI.

Vamos a la batalla electoral del 8 de agosto y del 21 de septiembre de 2021:

Esta reunión es para prepararnos para dar esas dos batallas, y contribuir con la unidad del pueblo, del PSUV y del Chavismo que desde ya nos asegura la victoria

En el mundo, en este año 2021, se realizan o realizarán 68 elecciones, 23 de América Latina y América del norte, 13 en Europa y 22 en Asia, África y Oceanía, pero las más democráticas y humanistas, son las de Venezuela, de igual forma, son las más combatidas y cuestionadas por la mediática imperialista. En Nicaragua son el 7 de noviembre del presente año y esperamos un triunfo contundente del pueblo nicaraguense, siendo la gestión del Comandante Ortega muy buena, principalmente en los servicios de salud que son excelentes.

Concluyo diciendo que nuestros discursos y métodos de dirección de trabajo, debemos mejorarlo en calidad y cantidad para así poder avanzar en la articulación democrática con el PSUV y nuestro pueblo. Ello supone un discurso político contundente, fundamentado teórica, histórica y constitucionalmente, y en la legitimidad popular: hay que avanzar con un lenguaje sencillo, creativo, y comprensivo.

Nosotras y nosotros debemos siempre aspirar a ser militantes de las rojas auroras, siempre debemos pensar, debatir y soñar, por el modo de producción superior del Comunismo de cada quien según su necesidad a cada quien según su capacidad de trabajo.

El comunismo es un modo de producción superior y bello, pero antes, pasaremos por una larga transición, y esa transición cuenta mucho de cómo debemos ser como militantes, cuadros proletarios, preocupados siempre por las condiciones materiales de vida del pueblo y prestando siempre la debida atención a nuestros métodos de trabajo que muchas veces están preñados de pragmatismo como filosofía y de un tareísmo como práctica empírica.

Debemos permanentemente evaluar la coyuntura y revisar el programa Bolivariano de la Patria y rendir cuenta y balance ante el pueblo, antes sus organizaciones legítimas.

Una conciencia socialista solo es posible combinando la lectura, el estudio, la formación integral y la articulación democrática con el pueblo. Como diría Pío Tamayo: “La libertad, la ciencia, el arte y la belleza” para construir el socialismo.

Bolívar abrió en Venezuela y el mundo el camino hacia la libertad, Chávez comprendió a Bolívar y cabalgó despertando a importantes multitudes del pueblo, avanzando por los caminos de la independencia y la libertad.

Nosotros debemos consolidar ese ideario, ese legado y sin “culipandeo”, profundizarlo para servir al pueblo y a la Patria Bolivariana con el mando del Presidente Nicolás Maduro Moros.

“A 45 años del asesinato del Maestro Jorge Rodríguez recordar siempre la política como el eje central para despejar incógnitas: el debate político en los colectivos, el debate en torno a una línea programática común y el desarrollo de métodos de dirección y de trabajo justos, democráticos y adecuados a las circunstancias históricas para avanzar en la acumulación real de fuerzas revolucionarias”

Deja tus comentarios