Buen decolonizador será

El bicentenario de nuestra la Batalla de Carabobo, los horrores cometidos contra las naciones originarias en Canadá y en EEUU, la elección de una mapuche como Presidenta de la Convención Constituyente en Chile y el protagonismo de los Pueblos en nuestro entorno nos obliga a reconocer y combatir los efectos colaterales del los abusos y malos tratos recibidas por nuestros ancestros indígenas y africanos por parte de nuestros también ancestros españoles.

Nos obliga a develar las raíces patriarcales y racistas de esa primera colonización, perfeccionada luego bajo la lógica de la modernidad y del capitalismo por los británicos y sus engendros, los blancos, anglosajones y protestantes norteños, ya no solo contra los indígenas y los negros sino contra el 99% de los habitanrtes del planeta, incluidas nuestras élites-subalternas, tristes repetidoras de las estrategias alienantes urdidas por los amos del gran capital.

Nos obliga a asumir con seriedad una contraofensiva; una revolución cultural que aleje lo foráneo destructivo y rescate lo propio. Chávez -consciente de que para el imperio no somos naciones sino unos sitios plenos de recursos, poblados por unos salvajes que ni los merecen ni saben aprovecharlos- dio importantes pasos hacia nuestra decolonización al plantear en la Agenda Alternativa Bolivariana, la necesidad de anteponer lo social a lo económico.

Y una vez en la Presidencia, al tomar la bandera de la soberanía, la organización y el protagonismo del Pueblo. Al darse cuenta de que el norte de la V República debe ser el socialismo adaptado a nuestras condiciones y tiempo. Al refundar la FANB e instrumentar la unión cívico militar y al retomar el camino de la integración solidaria de la gran nación latino caribeña.

Luego de su partida y pese a la guerra liderada por el imperio estadounidense, durante los mandatos del Presidente Maduro se ha logrado dar continuidad a las iniciativas decolonizadoras impulsadas por Chávez. Se han creado centros de estudios decoloniales y se ha incluido la decolonización entre los once Temas Centrales del Plan de la Patria 2025. Pero ello no basta, la colonización no es un tema. Es una penetración sistematica e integral de una lógica, de una cultura que impregna de colonialidad y dependencia a nuestro pensar, sentir y actuar. Razón por la cual la decolonización debe ser igualmente abarcante.

La decolonización no se decreta, se impulsa y se practica. Es una tarea ardua y constante sobre todo estando atrapados de manera subalterna en un capitalismo globalizado. Tenemos la oportunidad de aprovechar los cambios que están impulsando los pueblos hermanos para vernos en ese espejo, interpretarlos y debatirlos ampliamente con el fin de convertirnos en buenos decolonizadores…

Llevar a cabo una revolución cultural no es una opción sino una necesidad vital.

Deja tus comentarios