Colombianización y repolitización

Que la despótica y corrupta narco-oligarquía colombiana, enquistada en el poder con base a un pasado virreinal que hace rato dejó de ser, vea a Venezuela con envidia y reviva conflictos históricos políticos y territoriales no tiene nada de extraño. Lo que sí es novedoso es la intensidad, la frecuencia, el descaro y la calaña de las agresiones. Exacerbadas supongo por la conversión de la Nueva Granada – lo de Colombia no les pertenece- en el principal productor/exportador de cocaína hacia el imperio estadounidense.

Relación comercial destructiva absolutamente perjudicial para los venezolanos. Nuestro país, por colindar con una nación detractora de la Patria Grande sometida a la voluntad de poder de la clase dominante norteña, se ha visto involucrado en un proceso perverso y muy peligroso, identificado popularmente como nuestra colombianización, producto de la expansión hacia nuestra territorio de los males y la violencia que desde hace décadas afectan negativamente al pueblo colombiano. Proceso interesadamente instrumentado por los amos del gran capital para apropiarse de insumos requeridos para transformar la coca en cocaína, aprovechar nuestras vías fluviales y marítimas para su traslado y exportación y, en este siglo, erosionar nuestra revolución bolivariana.

Colombianización que debe ser erradicada tanto de nuestroterritorio como de nuestro modo de vida donde lamentablemente se ha venido enquistando y normalizando pues, como diría Clodovaldo Hernández, pareciera que ocurre ante las narices de todos y no ante las de quienes son responsables de enfrentarla. Elemento importante para sacarla de nuestras vidas es una Repolitización con mayúsculas masiva y sostenida de venezolanos y no venezolanos que hacen vida en nuestro país con el fin de motivar la toma de conciencia de lo que ese nefasto proceso implica hoy (acabamos de conocer distintos ejemplos) y de lo que, de no detenerse, implicará para las futuras generaciones.

Repolitización que podría partir del material audiovisual disponible sobre Febreros y Abriles para revitalizar nuestro espíritu libertario y evidenciar el compromiso que todos debemos tener con nuestra Patria y nuestros compatriotas. Empezando quizás por los recientes testimonios dados por protagonistas militares y civiles del 4F sobre la crisis económica, política y moral que los llevó a participar en la Rebelión Militar, los antecedentes y principios que los inspiraron, los sucesos en sí y su trascendencia. Narrativas amenas que pueden servir de hilo conductor hacia una formación teórico/práctica más profunda necesaria para seguir adelante con elproyecto socialista bolivariano.

No se puede enfrentar al imperio y al sistema capitalista ni trabajar por el socialismo sin comprender sus orígenes, sus lógicas, sus dinámicas y sus manifestaciones. Y esto es particularmente importante en el caso de nuestra juventud objeto principal de la inducción consumista y la colonización cultural y epistemológica por parte del imperio estadounidense.

Venceremos.

Deja tus comentarios